Es Lo Cotidiano

Marchan entre 200 y 300 porque 'El INE no se toca'

Guanajuato Capital reúne a políticos y académicos

INE
Marchan entre 200 y 300 porque 'El INE no se toca'
Marchan entre 200 y 300 porque 'El INE no se toca'

Guanajuato, Gto. El general Sóstenes Rocha levantó aún más su espada para apoyar el grito de “¡El INE no se toca!”. Entre 200 y 300 asistentes había lo mismo militantes y ex militantes de los partidos, políticos independientes, docentes de la Universidad de Guanajuato, empleados y empleadas de los tres órdenes de gobierno.

Pudieron ser más, pero la convocatoria fue lanzada el sábado por la noche. No esperaba a tanta gente, dijo Luis Miguel Rionda, uno de los convocantes en la marcha donde otra consigna constante fue “¡El INE es del pueblo, no del gobierno!”.

Algo poco común en la cultura de las marchas: salieron puntuales, a las 10:30 horas de la mañana. La mayoría, con camisa blanca y una parte con un moño rosa, con el tono de los colores del Instituto Nacional Electoral.

A diferencia de otras ciudades, donde los convocantes eran integrantes del Frente Cívico Nacional (FCN), donde confluyen priistas, panistas y perredistas, esta vez fueron ciudadanos y ciudadanas que el sábado por la tarde-noche mandaron a cadenas de WhatsApp y Messenger la convocatoria.

Pancartas improvisadas y pocas consignas mostraron que no se trata de la gente curtida en la manifestación. Otro dato: la gran mayoría era gente de entre 40 y 70 años.

Al frente destacaban las figuras del secretario del Migrante y Enlace Internacional de Gobierno del Estado, Juan Hernández; el ex secretario de Finanzas, Marco Antonio Vergara Larios: el ex dirigente estatal de PRI, Luis Antonio Muñoz Mosqueda.  También sobresalía Carlos Chávez, regidor panista del ayuntamiento local. Más atrás, Luis Miguel Rionda, profesor de la UG y la Universidad Iberoamericana (UIA) y ex Consejero del Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG). Otro personaje vinculado a órganos electorales fue Luis Moreno Villalobos, vocal Ejecutivo de la Junta Local del INE en Guanajuato.

Entre otros personajes, estaba Rubí Araujo, la primera regidora trans del ayuntamiento capitalino, En ese tiempo, por el Partido de la Revolución Democrática, luego candidata por Movimiento Ciudadano y ahora luchadora social independiente por los derechos de la diversidad sexual.

Perredistas como José Luis Barbosa y Carolina Contreras, panistas y priistas de a pie, profesores y profesoras de la UG, la Universidad de León y la Universidad Santa Fe. Investigadores sociales y trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y dependencias estatales.

Con una patrulla de Seguridad Vial abriéndoles paso, bajaron por Paseo de la Presa, entre sonidos de apoyo de automovilistas. Al llegar a Embajadoras hubo aplausos y se sumaron varios rezagados.

Siguieron por Sangre de Cristo y luego por Sopeña hasta confluir en el monumento a la Paz. 

A las consignas de ¡El INE no se toca, ni la democracia se trastoca! Y ¡El INE es del pueblo, no del gobierno!, se sumaron ¡Únete, pueblo y seremos más! No hubo siquiera una mención al presidente Andrés Manuel López Obrador ni su partido.

Fueron gritos de decencia extrema, sin pintas ni alteraciones, en paz y con saludos de beso en mejilla.

Gente que luchó contra el viejo modelo del gobierno como organizador de las elecciones y gente que no suele manifestarse así. Esta vez confluyeron.

Luis Miguel Rionda fue el orador único y breve. Señaló que la reforma electoral propuesta por el gobierno federal representa un retroceso en la lucha por la democracia. Dijo que la iniciativa es un intento de regreso al autoritarismo. Es una intención que hay que parar en seco. La gente joven no está, dijo en referencia a que la concurrencia estaba repleta de personas de 40, 50 años y más, ellos no vivieron al autoritarismo.

La concentración terminó con el canto del Himno Nacional.

Entrevistado al término de la marcha y al solicitarle una explicación técnica y no política, Luis Miguel Rionda declaró que la propuesta de reforma no desaparece al INE como órgano electoral, pero el gobierno federal pretende echar a la gente que actualmente lo integra bajo el señalamiento de estar a favor de la oposición. Acabarían con toda una vida de experiencia de la gran mayoría y serían suplida por personas afines al gobierno, indicó.

Explicó la inoperancia de la propuesta para elección de consejeros y concluyó que, al tratarse de propuestas de los tres poderes, al estar éstos bajo control del partido del presidente, se trataría de candidaturas con el sello de Morena. Al establecer una elección abierta, los 60 candidatos tendrían que hacer campaña nacional y sólo podrían cumplir ese cometido con el apoyo de partidos políticos.

Dijo que es necesario reducir recursos a los órganos electorales, pero mediante la reestructuración y redefinición de sus procesos. También se requiere reducir el número de legisladores plurinominales, pero no bajo los criterios que plantea la propuesta, pues con ese esquema se generaría una sobre representación.

Rechazó la propuesta de desaparecer las diputaciones de representación distrital y los órganos electorales estatales, pues eso sería atentar contra el modelo federal. Mejor que digan que quieren un modelo centralista, aseveró, y que no nos quieran engañar.

Comentarios