Es Lo Cotidiano

Futbol e inclusión social

Pablo E. Montes Palomares

Futbol e inclusión social

Captura de pantalla 2015-06-28 a las 15.33.45

El Albino United F.C. 

 

Ya sea de manera profesional o como aficionado, el futbol es el deporte más practicado en todo el orbe. El balompié se ha hecho tan popular que logra reunir verdaderas muchedumbres para presenciar un partido. A pesar de las restricciones que entes internacionales como la FIFA puedan hacer sobre él, su práctica ha traspasado fronteras y derribado barreras, de manera que su disfrute no distingue edad, sexo, raza o clase social. Así, de ser una actividad recreativa exclusiva de estudiantes universitarios, se convirtió en goce y sufrimiento para pueblos enteros.

El hecho de patear una pelota tiene antecedentes bien antiguos. Se pueden rastrear actividades protofutbolísticas en China o civilizaciones como la maya o azteca. El Popol Vuh, libro sagrado de los mayas, nos habla de la práctica del Pok ta Pok (Juego de pelota mesoamericano, tlachtli en náhuatl o taladzi en zapoteca), más que juego un ritual en el que se enfrentaban la luz y la oscuridad, Tezcatlipoca y Quetzalcóatl. El guerrero derrotado tendría que ser decapitado, para así fertilizar la tierra con su sangre. El nombre tiene que ver con el sonido de la pelota al hacer contacto con la superficie de la cancha.

El futbol que conocemos hoy puede ser un aglutinado de todas esas expresiones antiguas en las que el ser humano proyectó su imaginación a través del juego, y que no se reducen al ejercicio de un solo deporte, sino a todos los que impliquen la utilización de una pelota. De esta manera, los impedimentos para ejercer alguna de estas actividades lúdicas son prácticamente nulas. Por ejemplo, ni siquiera existen hoy día impedimentos físicos para jugar al futbol. A nivel mundial existen organizaciones que pretenden apropiarse del balompié, haciendo de lado las ataduras de organizaciones rectoras como la FIFA.

Desde esta perspectiva, se puede decir que el gusto por el juego de pelota proviene de tiempos remotos ha cambiado en su trayecto histórico, con la intención de emparejar las condiciones y los estilos alrededor del mundo. De hecho, se ha convertido en un factor incluyente de la sociedad actual, ya que se han buscado formas y alternativas para que su práctica abarque a todos los sectores. El Futbol para amputados es una disciplina que en México es relativamente nueva, pero ha sido difundida ampliamente en otras partes del mundo.

Existe un mundial de la especialidad que en el 2014 se llevó a cabo en Culiacán, Sinaloa (México).  Uzbekistán es considerada una potencia en el tema para amputados, ya que ha sido tricampeón mundial (2008, 2010 y 2012). El campeón vigente es Rusia, y México es subcampeón de la modalidad en el Copa América. Existe en el país la Liga Nacional de Futbol para Amputados, que cuenta con un promedio de 13 equipos: Zorros de Sinaloa, Dorados de Sinaloa, Lobos de Jalisco, Tigres de Nuevo León, Ciclones de Colima, Dragones del Estado de México, Coyotes de Querétaro, Guerreros del D. F., Alcaldes de Jalisco, Gallos de Aguascalientes, Héroes de Ensenada, Guerreros Laguna de Durango, Equipo de Futbol León de Amputados de Guanajuato.

A partir del pasado mundial la disciplina ha sido difundida ampliamente dentro del territorio nacional. La intención es madurar el proyecto para fortalecer a la selección que nos representará en torneos continentales y mundiales. Así, a pesar de las restricciones que se piensa pueden tener las personas en estas condiciones, ellos salen a flote y nos demuestran que el futbol es una herramienta para fomentar la inclusión de estos sectores subestimados de nuestra sociedad, y que son capaces de realizar esta y cualquier otra actividad.

Otras de las circunstancias de discriminación con la que nos enfrentamos a diario es el de las preferencias sexuales. En los ámbitos del deporte profesional son pocos los que se han atrevido confesar públicamente su condición de homosexuales, ya que eso aún es mal visto, y es como poner los clavos del ataúd a la carrera deportiva. Uno de los casos más controvertidos es el de Justin Fashanu, futbolista inglés de origen africano, quien vio en ascenso su carrera durante la década de los 80, situación que se revirtió cuando anuncio públicamente sus preferencias sexuales.

Desde que hizo el anuncio, su carrera ya no fue la misma y fue rechazado para jugar en cualquier club de renombre. Además su color de piel incrementó el rechazo social, de manera que cayó en picada en todos los ámbitos. Fashanu se suicidó en 1998 a la edad de 37 años, después de una larga depresión.

Buscando vencer estos estigmas sociales, existen agrupaciones que en torno al futbol han encontrado alternativas de aceptación e inclusión. Tal es el caso de la Asociación Internacional de Fútbol de Gays y Lesbianas (IGLFA) o la asociación GAPEF (Gays Apasionados por el Futbol).

El objetivo de ambas asociaciones es promover espacios donde se dé apertura a todo tipo de personas para la práctica del futbol. De esta manera se han creado agrupaciones similares en distintos países, que se encargan de organizar torneos, y eventualmente se conforman selecciones nacionales que participan en torneo mundial. Actualmente, a la par de la Copa América en Chile se lleva a cabo en Argentina la Copa América LGTB, con la participación de países como Bolivia, Chile, Uruguay, Perú y el anfitrión Argentina.

Así, a través de estas medidas, organizaciones como las antes mencionadas aportan un grano de arena, pequeño pero valioso, en la lucha por la inclusión y el respeto. Proyectando al futbol como un conducto para alcanzar estos objetivos, la lección es ver el campo de juego como un pequeño mundo en el que todos participan por igual, para lograr una meta compartida a través del trabajo en equipo. Meta que también han sabido encontrar otros sectores olvidados, como ese pequeño grupo que conformo el Albino United F.C.

Una persona de padres negros, nacida con piel blanca y ojos claros, es considerada en varios países africanos como una maldición para la familia; son rechazados y sus oportunidades de desarrollarse socialmente son casi nulas. En Tanzania, por ejemplo, se les considera seres sobrenaturales y a veces son buscados por brujos o chamanes para realizar rituales, mismos que requieren de su muerte para que surtan efecto. De esta manera, las dificultades de vida para las personas albinas en el continente africano son abundantes, y las oportunidades de sobresalir pocas.

Dar es-Salam, ciudad capital de Tanzania, vio nacer en el 2008 un proyecto que se denominó Albino United F.C. Los fundadores fueron los hermanos John y Óscar Haule, ambos de piel negra. El resto del equipo se conformaría por personas con el padecimiento de albinismo. Las condiciones fueron desfavorables desde el principio, ya que la mayoría del equipo no podía exponerse durante largos periodos al sol, además del rechazo que sufrieron para participar en las distintas ligas del país.

La oportunidad llego cuando lograron ingresar a la tercera división del país, aunque Albino United fue derrotado por sus contrincantes en cada uno de los partidos de su temporada debut. Pero disfrutaron de otros triunfos mayores: la sociedad africana comenzó a mirarlos con otros ojos y las oportunidades comenzaron a llegar. El equipo fue invitado de honor durante el Mundial de Sudáfrica, y aunque las condiciones de rechazo no se han vencido del todo, este tipo de iniciativas han servido para que la idea que pesa sobre ellos vaya en el camino de cambiar.

El futbol juega su papel en la sociedad como factor de cambio y herramienta de inclusión, aunque en ocasiones no lo vemos de esta manera. Estos ejemplos muestran el potencial benéfico que fenómenos como los deportivos pueden tener.

Desde esta perspectiva, vemos como nos podemos apropiar del futbol a pesar de los elementos capitalizadores del mismo, y a partir de ello, redimir el carácter que poseía en sus orígenes.

Fuentes:

http://incluyete.org.mx/futbol-para-amputados/

http://www.albinismo.org/NOLA/blog/historias-albino-united-fc

http://iglfa.org/about-us

http://www.gapef.org/

 Email: paulin_mendiak@outlook.com twitter: @PaulinMendiak 

Comentarios