Buscar
17:22h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

The Artwoods: lo que hace a un grupo mod

Juan Antonio Sánchez, aka Mod TJ1

Para definir lo que en realidad es un grupo mod, es necesario echar un ojo al pasado y revisar la historia de este fenómeno que día a día adquiere más fuerza. Hay que trasladarnos a la Inglaterra de finales de los 50 y principios de los 60, donde un puñado de jóvenes innovaron en estética, música, actitud y transporte; imaginarnos cómo eran los fines de semana para cientos y tal vez miles de jóvenes de clase media que se desbarataban bailando los ritmos modernos importados de la lejana Norteamérica, llenos de euforia, estimulados por sus más aliadas anfetaminas, purple hearts, blues…; así como de Jamaica por parte de los inmigrantes de color: soul, R&B y ska… Aunque a los artistas que interpretaban estos ritmos no se les podía considerar mods aún.

Sánchez, Juan Antonio - The Artwoods, que hace a un grupo mod

No pasaría así con un buen número de grupos ingleses que tocaban los ritmos de sus ídolos y un poco más tarde sus propias canciones, ya con su estética, su actitud y su propia manera de interpretar. Entre ellos estuvieron los Kinks, los Detours, el Spencer Davis Group, los Creation, los Action y, sin duda alguna, los Artwoods, el grupo que nos ocupa en estos momentos. Un grupo que, sin duda, llena todas las características de lo que es un grupo mod en realidad: buen R&B, actitud y –por qué no decirlo– tipos bastante caritas, aunque parezca un comentario más bien de una chica.

Este excelente quinteto de buen R&B británico impregnado de un bonito sonido de Hammond se formó en Londres en 1963. Fue una de las muchas bandas que se dedicaron a tocar R&B de los grandes del género como Muddy Watters, Sonny Boy Williamson, Chuck Berry o Bo Diddley. La banda estaba formada por Arthur Wood (voz), Derek Griffiths (guitarra), Jon Lord (órgano), Malcolm Pool (bajo) y Keef Hartley (batería.)

Arthur “Art” Wood, líder de la banda, era el hermano mayor de Ron Wood (miembro de los Birds, los Creation, el Jeff Beck Group, los Faces y los Stones.) Art también había sido uno de los componentes originales del mítico Blues Incorporated, uno de los primeros grupos británicos dedicados al R&B, fundado por Alexis Korner y Cyril Davies. Art Wood se dedicaba sólo a cantar coros, con lo que se buscó la vida y más tarde formó el llamado Art Wood’s Combo. Poco después, para ser exactos en 1963, el grupo se rebautizó con el nombre definitivo de The Artwoods.

Cuentan que los Artwoods eran de los grupos más queridos por los jóvenes seguidores del modernismo y se les podía ver en los mejores clubes de la época como lo era el 100 Oxford Street, mismo que da título a un recopilado de la banda. Estos chicos tocaban con pasión y es algo que se nota en sus grabaciones, llenas de energía y rabia, repletas de buenos temas de R&B, donde sobresale su lado bailable, casi soul (sólo escucha Keep Looking o I Feel Good y sabrás de qué estoy hablando) característica que los diferenciaba de otras bandas de esos años.

Editaron un puñado de singles, EP’s y solo un LP (Art Gallery) entre el ’64 y el ’67, año en que la psicodelia y las pocas ventas mermaron los ánimos de los chicos. Para poder comprender la música de los Artwoods es necesario escuchar este disco, que contiene desde el clásico R&B de la época, interpretado con mucha pasión y energía que les ponía a la par con grupos como los Animals o Them (temas como Sweet Mary, Down in the Valley, Stop and Think It Over, Goodbye Sisters, Big City o She Knows What I Want) hasta verdaderas joyas de soul anfetamínimo y bailable como Don’t Cry No More, One More Heartache y I Take What I Want. Me llama mucho la atención que el lado A finaliza con un instrumental titulado I’m Looking for a Saxophonist, muy curioso de verdad. Para poner una cereza en el pastel, creo, sólo les faltaba un sax.

En 1967 la Decca saca al mercado un EP llamado Jazz in Jeans, mientras que la banda publica un sencillo con la Parlophone, What Shall I Do b/w In The Deep End, aunque acaban fichando con Fontana. Por una sugerencia de un empleado de la Phillips A&R, los Artwoods dejan de llamarse así y pasan a ser conocidos como los St. Valentine’s Day Massacre. Con este nombre el final del grupo era inminente. Después de publicar su primer y púnico single con Fontana, Brother Can You Spare A Dime b/w Al’s Party, la banda llegó a su fin. Keef Hartley fue el primero en irse, ingresando a las filas de los Bluesbreakers de John Mayall y más tarde formando su propio grupo. Derek Griffiths y Malcolm Pool se concentraron en trabajos de sesión, mientras que Jon Lord aceptó una oferta del exSearcher Chris Curtis para unirse a los Randbout, el embrión de Deep Purple. Como final; Art Wood inició una carrera en solitario y acabó formando parte de The Downliners Sect después en los horribles 80.

Es así como una de las mejores y más representativas bandas del movimiento mod llega a su fin para lamento de muchos de sus seguidores… ¡incluyéndome a mí!

***

Juan Antonio Sánchez (Tijuana 1972-2014) fue un mod pionero, apasionado del R&B, el beat, la psicodelia y los sonidos sixties mexicanos. Entusiasta de las Vespas, DJ, coleccionista, era una enciclopedia de rock, pero escribió muy poco. Este es uno de esos textos privilegiados que dejó; fue publicado originalmente en el fanzine La Trampa del Bulevar en febrero de 2009.

[Ir a la portada de Tachas 182]