Es Lo Cotidiano

CUENTO

Conticinio

Samael Alba

Conticinio - Samael Alba
Conticinio - Samael Alba

Hay un momento en la noche donde todo calla, la luz de las estrellas en la arquitectura todo lo detalla; es el momento donde las fotografías nacen, en el conticinio los retratos yacen. Hoy, frente a la Catedral de Huesca preparo mi equipo, con una bebida caliente mi sueño disipo, en espera del mejor ángulo de la casa religiosa, un hombre interrumpe de manera curiosa.

—Es hermosa, ¿no lo cree? —comentó el monje, en extremo pálido; portaba un cetro y un hábito escuálido.

—Claro—callé, acerqué mi brebaje cálido y preparé el trípode con mucho ánimo.

—Hace mucho tiempo que camino por Huesca, pero esta catedral es novelesca; máximo logro de mis hijos, su trascendencia está en este cortijo.

—¿Quiénes son su descendencia? —pregunté sin estridencia.

—Grandes son los pasos del Todopoderoso, que en su huella deja estos monumentos generosos; esto que tiene delante suyo, a la fe se lo atribuyo, elocuencia de la absolución, ¡el anatema primitivo en construcción!

Un fuerte aire tumbó mi material, el silencio reinó de forma celestial, el monje había desaparecido y mi fotografía había ya perecido. La culpa fue del monje por aparecer, a la siguiente noche tendría que volver. Durante el día visité el Museo Diocesano, entre las salas tuve un episodio malsano: en un cuadro se exhibía la pintura del Rey Monje, gobernador de Huesca nacido en el siglo XI, siendo el mismo que apareció por la madrugada, lo que provocó en mí la peor sensación aletargada.




***
Samael Alba. Es Licenciado en Cultura y Arte por la Universidad de Guanajuato, guionista, cinéfilo y aspirante a escritor.

[Ir a la portada de Tachas 320]

Comentarios