jueves. 09.07.2020
El Tiempo
Es lo Cotidiano

CUENTO

Calentamiento global, parte 2

Samael Alba

Fotografía de Samael Alba
Fotografía de Samael Alba
Calentamiento global, parte 2

 

 

El cemento se derretía bajo mis pies, los vidrios escurrían por las paredes de los rascacielos, las nubes de polvo corrían libres por el cielo, agrietando los cerros y perforando la madera seca de árboles antiguos.

El tiempo se me escurrió tan lentamente de la muñeca que me perdí en eones de sed e insomnio, caminaba por calles destruidas y ruinas cadavéricas de lo que alguna vez llamamos civilización; no respiraba más que fuego y ceniza, no miraba más allá que la espesa bruma tóxica del desecho.

Estaba ante el mar de esqueletos, cráneos salpicados en dinero, sus costillas eran mordidas por los últimos carroñeros que la vida permitió. ¿Hombres, mujeres o niños? No había más diferencia, las cuencas vacías de las calaveras se repetían una tras otra en una línea infinita de agonía.

¿Acaso fuimos algo más que un ensayo? ¿Algo más que el cataclismo? ¿Otra cosa más que una sincera abominación? Toda voluntad escapó de nuestro pecho, cualquier rayo de bondad desapareció por el veneno que disparamos hacia el cielo; los cánticos, pinturas y los más bellos versos se quemaron con el rayo fulminante del sol, penetrando el débil color azul sobre nosotros.

El infierno sobre nosotros, el que provocamos, uno del que ya no escapamos.




***
Samael Alba.
 Es Licenciado en Cultura y Arte por la Universidad de Guanajuato, guionista, cinéfilo y aspirante a escritor.

[Ir a la portada de Tachas 329]

Comentarios