Es lo Cotidiano

ESTA CANCIÓN PODRÍA SER TU VIDA, NOVELA POR ENTREGAS, XVII [II]

Astral Weeks (Van Morrison, 1968) [II]

José Luis Justes Amador

Esta canción podría ser tu vida, novela por entregas, XVII [II]
Esta canción podría ser tu vida, novela por entregas, XVII [II]
Astral Weeks (Van Morrison, 1968) [II]

[Ir a Esta canción podría ser tu vida, XVI]

Aquella situación era un milagro o una trampa. Si hubiera pensado en la bondad humana me habría inclinado por la primera. En caso de ser más pesimista, mi elección mental hubiera sido la segunda. Como nunca he creído en nada más allá de algunos teoremas matemáticos, me limité a asentir. Algo dentro de mí quería contárselo a todo el mundo. Y ese mismo algo, o quizá otro algo diferente también dentro de mí, me decía que me callara. Que debía callarme. Por un segundo me imaginé como en esas viejas caricaturas con dos diminutos personajes a ambos lados de mi cabeza. Uno, el rojo, me decía que aprovechara. El otro, el blanco, a mi derecha me susurraba que era eso. Que simplemente necesitaban un lugar donde bañarse. Nada más.

Mi cuerpo iba por otro lado. Por su lado.

Showin' pictures on the Wall
Whisperin' in the hall
And pointin' a finger at me

No recuerdo de qué hablamos. Supongo que con Gloria, la madre, de cosas del trabajo. Con Gloria, la hija, de cosas del estudio. O sea, de lo mismo. Poco a poco me fui entrenado de todos los chismes y las relaciones, las lícitas y las ilícitas. De las que todo el mundo sabía y de las que deberían ser secretas. Si un pueblo, sin importar del tamaño que sea, es un infierno, una institución educativa dentro de ese pueblo es el último de los círculos del infierno. El de los chismosos.

Llegamos. Si hubiera sabido que tendría invitados, invitadas, hubiera recogido la casa un poco más. No sé cuál de las dos hizo un comentario, sonrojante para mí, sobre mi estilo de ropa interior. La otra el comentario sobre la novela de moda, algo sobre un eterno conflicto armado en la parte norte del país, que aunque estaba sobre la mesa todavía, conservaba el sello de papel transparente. Ni siquiera tenía dos toallas.

Takin' good care of your boy
Seein' that he's got clean clothes

Las manchas rojas y blancas seguían en mi cabeza. A ambos lados. “Di una estupidez”, decía una. “Cállate”, corregía la otra. Una parte de mi cabeza se sentía en esos minutos basura de videos que se ven a altas horas de la mañana. La otra en un viejo manual de comportamiento social.

—Podemos usar una. Compartirla. La segunda tendrá que secarse con una toalla húmeda.

And here I am
(…)
Trying to do my very best
I'm nothing but a stranger in this world
I got a home on high

No pasó nada. Se bañaron. Platicamos. Se fueron.

In another land
In another time
In another place
In another face

Solamente quedaba esperar que el curso terminara, para pedir mi cambio a otra ciudad.

CÓDIGO DE INSERCIÓN:

 

***
José Luis Justes Amador (España, 1969) es filólogo con un posgrado en Cambridge sobre poesía inglesa contemporánea. Sus publicaciones más recientes son "99" (2019, UAA) y "El poeta, enamorado, escucha 'The Velvet Underground and Nico'" (2018, IMAC).


[Ir a Esta canción podría ser tu vida, XVI]
[Ir a la portada de Tachas 361]

Comentarios