Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

La doctrina del shock, de Naomi Klein

Jaime Panqueva
La doctrina del shock, Naomi Klein
La doctrina del shock, Naomi Klein
La doctrina del shock, de Naomi Klein

De unos meses para acá se ha formado un grupo llamado FRENA, cuya “Gran Estrategia” es lograr la dimisión del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Según ellos, el político tabasqueño encarna: “el origen y causa raíz de cientos de manifestaciones y golpes a la libertad, la democracia, la armonía, la paz, el bienestar, la justicia y la verdad. Por tanto LA YUGULAR es su presencia como mandatario nacional.” Para no meterme a fondo con su pésima redacción, acompañaré la anterior cita con un solo “sic”. Este grupo tiene, por supuesto, página de internet y cuentas en las principales redes sociales desde donde realiza la difusión de sus actividades, en particular caravanas de coches, que algunos medios han tenido el pésimo detalle de llamar “marchas”, pues estos caballeros ni siquiera se dignan pisar el asfalto como lo han hecho durante décadas, movimientos por la reivindicación de verdaderas luchas sociales.

Entrar a su página de internet y a sus redes es un ejercicio macabro, pues no sólo atentan contra la investidura presidencial (que no tendría nada de malo en una democracia) sino también contra el buen gusto, el lenguaje y la historia (imperdonables estos tres últimos).

Su sobresimplificación de la política nacional y la radicalidad del lenguaje anti-izquierda, recuerda los peores momentos de las dictaduras latinoamericanas de los años 60 y 70. Ante la ausencia de liderazgos políticos de oposición medianamente coherentes, capaces de encauzar en una derecha propositiva y moderna a ciudadanos con tan poca formación política y cultura general, me pareció importante recomendar esta semana el libro de Naomi Klein, La doctrina del shock.

Editado como un compendio de la historia reciente de grandes desastres económicos, políticos y ambientales, impulsados particularmente por el neoliberalismo de la escuela de Milton Friedman, con sus altibajos, es un libro que no puede dejar de elogiarse por su visión globalista, documentada con profusión. Klein inicia en los experimentos avalados por la CIA en los años 50 para lograr el cambio de conducta o el lavado cerebral del enemigo, y recorre décadas y continentes; desde Indonesia, pasando por Sudáfrica, Chile, Argentina, Corea del Sur, la Inglaterra tatcheriana, la Nueva Orleans del Katrina o la Sri Lanka del tsunami. La teoría desplegada es perturbadora: los grandes choques por cataclismos, o el terror de Estado, han dado paso a la implantación de medidas que nunca pudieron imponerse de forma democrática en momentos de paz o estabilidad por su gravísimo coste social, además del posterior saqueo de los recursos públicos.

Quizá el recorrido sea un tour de force imposible para un adicto al FRENA, pero para cualquier lector perspicaz, en los tiempos de la pandemia, queda la tarea de vigilar cuántas leyes se han aprobado en lo oscurito durante los días del confinamiento bajo la excusa de luchar contra la enfermedad o sus consecuencias. Estoy seguro que habrá mucho que comentar.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com


[Ir a la portada de Tachas 370]

Comentarios