Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

El legado de los monstruos, de Ignacio Padilla

Jaime Panqueva

Jaime Panqueva
El legado de los monstruos, de Ignacio Padilla
El legado de los monstruos, de Ignacio Padilla

 

Nacho Padilla murió hace ya cuatro años en una carretera mexicana, y hasta la fecha no sabemos quién conducía o qué pasó con el trailer implicado en el accidente. Su obra, compuesta por cuentos, novelas y ensayos, no sigue iluminando, por fortuna. Esta semana, visité uno de sus últimos ensayos El legado de los monstruos, tratado sobre el miedo y lo terrible (Taurus, 2013) para reflexionar sobre objetivización de nuestros temores en seres fantásticos, los monstruos, que “convierten el miedo a lo incierto en algo en apariencia comprensible y hasta negociable.” Y mucho más que una explicación acerca de los monstruoso y de un catálogo de personajes conocidos o por conocer, Padilla alumbra no sólo hacia la literatura y la ficción, sino también hacia la política, que se nutre de ese combustible pánico, y la forma en que puede manipularlo:

El miedo ciertamente sirve para amedrentar al opositor, pero se usa más que nada para la sujeción de los aliados. La debilidad del colectivo fortalece lo mismo a sus enemigos que a sus líderes. Cuanto más consciente sea una comunidad de su vulnerabilidad, mayor será su disposición a entregarse al domesticador del miedo: el señor feudal cobra tributo a sus vasallos a trueco de protegerlos del invasor, la Iglesia exige sumisión a cambio de librarnos del infierno, el príncipe sangra su reino con el pretexto de repeler al infiel, el político amontona votos para emprender una guerra asegurando que sólo así la sociedad amenazada podrá conservar sus privilegios. Con frecuencia, el tamaño de la amenaza es exagerado o prevaricado por el poderoso, como hará también quien aspire a desplazarlo: uno y otro acuden a la retórica del miedo a la pérdida, el cual va a parejas con el deseo de cambio.

Se extraña la lucidez de Padilla para leer la sociedad de nuestro tiempo, así como para crear sus propios monstruos, en particular con el proyecto personal que había emprendido con la Micropedia o compendio de relatos breves que llenaron varios de sus libros. El legado brinda un espejo para reflexionar sobre nuestra vida, así como un escaparate donde se analizan vampiros, caníbales, antropoides siderales, ogros, brujas y engendros de la literatura y el cine mundial.

Para recomendar este libro no temo abusar de las citas textuales, pues la calidad de la prosa es innegable, así que cierro con una más:

El miedo sublimado a través del envoltorio de la ficción nos permite aguzar el estado de experiencia y acelerar nuestra percepción de lo real. Nos fuerza a ver, actuar y discriminar con mayor lucidez y agilidad.

 

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 390]

Comentarios