Es lo Cotidiano

SOL–FA MUSIC

Sol–Fa Music • BURNIN’, Bob Marley and the Wailers, 1973 • Luis Humberto Carlín Vargas

Luis Humberto Carlín Vargas

Burnin', The Wailers, 1973 - Carátula del álbum
Burnin', The Wailers, 1973 - Carátula del álbum
Sol–Fa Music • BURNIN’, Bob Marley and the Wailers, 1973 • Luis Humberto Carlín Vargas

 

En 1973, cursando el segundo de secundaria, escogí a Etiopía como tema para la materia de geografía. Fue tal el impacto que causó en mí la figura del emperador en ese momento (quien al ser entronizado cambió su nombre original Ras Tafari por el de Haile Selassie), que empecé a interesarme más en lo que alrededor de su figura empezaba a generarse. En 1974 escuché mi primer disco de Reggae, en la legendaria tienda de discos en la CDMX llamada HIP 70, un lugar icónico donde se podían conseguir las cosas más extrañas de producciones musicales a finales de la década de los sesenta, pero también durante los setenta y ochenta.

El disco BURNIN’ es el sexto en la producción musical de Bob Marley and the Wailers, y el segundo con un sesgo ya muy politizado, como característica de ese estilo musical llamado Reggae que se expandió muy rápido en el mundo. Ya desde el título nos enfoca en la problemática que va a tratar.

Al emperador Selassie se le divinizó a partir de la filosofía de un intelectual jamaiquino llamado Marcus Harvey, y esto se convirtió en una especie de religión con características muy particulares, a lo que le dieron el nombre de rastafarismo; obviamente sus seguidores, los rastfaris, se encontraban principalmente en la perennemente sometida Jamaica.

La deidad principal del rastafarismo fue adjudicada a Selassie (que murió en 1975, después de un golpe de estado que lo condujo a prisión, donde pereció), con el nombre de JAH, y en muchas de las letras de Marley se hace referencia a él.

Sería muy largo mencionar todo el contexto histórico, político y religioso que envuelve este tema, pero consideré necesario hacer este pequeño preámbulo para entender más la relación Jamaica-Etiopía-Rastafarismo-Selassie.

Dejo una liga con una melodía de Johnny Nash para que se pueda apreciar la similitud rítmica del cadencioso, contagioso y bailable ritmo del Calypso (originario de Trinidad y Tobago, tan popular en la década de los 60) con el Reggae. La diferencia estriba en que en el Calypso las letras son vivencias de amor y/o coloquiales, pero no políticas. En el Reggae, todo va enfocado a los problemas de las comunidades de origen africano, ubicadas alrededor del mundo, haciendo énfasis en su liberación y/o independencia; y a lo político de una manera profunda y en especial a Jah. Es un canto religioso, extremadamente politizado. Dejo la liga del álbum BURNIN’, para que lo escuche Usted. Esta producción ha sido reeditada muchas veces, con mejoras al remasterizarse, y en algunas de estas ediciones se le suman composiciones inéditas. Una de las piezas, Burnin´ and Lootin´, incluida en ese álbum, es de mis melodías favoritas, y dejo la liga en una versión en vivo para que la aprecie. Incluyo parte de la letra, para que se entienda de dónde me nació el gusto por este estilo, y sobre todo, cuándo y por qué. Una canción de desesperanza, de miedo, de llanto profundo, de opresión a minorías étnicas, de una llamada de auxilio.

This morning I woke up in a curfew (Esta mañana me desperté con toque de queda)

O God, I was a prisoner too (Oh Dios, yo también fui prisionero)

Could not recognize the faces standing over me (No pude reconocer las caras que estaban sobre mí)

All dressed in uniforms of brutality (Todos vestidos con uniformes de brutalidad)

Burnin' and a-lootin' tonight (Ardiendo y saqueando esta noche)

Burnin' and a-lootin' tonight to survive (Ardiendo y saqueando esta noche (para sobrevivir)


 

En ese álbum encontramos algunas de las melodías más famosas de Marley, como por ejemplo: Get up, stand up, composición de Marley-Tosh; además de Rastaman Chant, compuesta por la misma dupla y I shot the sheriff, compuesta por Marley, a la que hizo muy popular el extraordinario guitarrista Eric Clapton. BURNIN sería la última producción con los tres miembros originales: Marley, Tosh y Wailer. Como dato curioso, en el año 2003 se le clasificó en el lugar 319 de las mejores quinientas producciones a nivel mundial. Y no me queda duda de su magnífica hechura.

Hoy el rastafarismo ha caído en una perversión, pues la práctica inicial ha cambiado mucho, igual que la esencia de la filosofía rastafari, y sólo se adopta el estilo para dar cabida a letras que no contienen el material necesario para llamarle Reggae. Para la segunda mitad de la década de los 70 el Reggae se volvió muy popular dentro y fuera de Jamaica, y fue adoptado por muchos grupos que lo incluyeron en sus producciones. Incluso muchos de esos grupos que podíamos llamar NO “REGGAECEROS” se inmiscuyeron en los proyectos musicales de los propios creadores del Reggae. Ejemplos hay muchos (Rolling Stones, entre otros).

El grupo Police, conocido mundialmente, es el más representativo al adoptar el ritmo en casi todas sus producciones, pero en la mayoría de los casos no son asuntos políticos, lo que convierte en Calypso la mayoría de sus melodías.

Como nota aclaratoria para la gente que cae en el error de decir rastas, al estilo de llevar el cabello de la forma en que lo llevan muchos rastafaris, el nombre correcto que se les da es el de dreadlocks.

De Bob Marley, Peter Tosh, Ziggy Marley, los Wailers, del rastafarismo y del Reggae, hay mucho que escribir, pero hoy sólo nos referimos brevemente, a este especial estilo.

 

 

Hold me tight – Johnny Nash

https://www.youtube.com/watch?v=HYhRpbqe1Zg

 

Burnin and lootin – Bob Marley and The Wailers

https://www.youtube.com/watch?v=E0hSmgpFFL0

 

Burn

https://www.youtube.com/watch?v=X2W3aG8uizA&list=PL-UWPlRIl68p4OElkh65Hi5Wrv7yjOmEv&index=1

 


[Ir a la portada de Tachas 421]

 

 

 

 

 

Comentarios