Fuga de talentos

“El desafío es crear acuerdos regionales en las condiciones de homologación de salarios competitivos y prestaciones sociales…”

 

 

Fuga de talentos

El mundo del trabajo se  transformó de forma acelerada e inédita desde finales del siglo XX y con particular fuerza en los albores del XXI, a partir de la  transformación de las prácticas productivas, con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información y los grande avances tecnológicos, junto con la puesta en operación de nuevos modelos de gestión industrial que dan valor agregado a las competencias laborales y a la calificación técnica y científica de quienes se incorporan a un trabajo en el sector industrial, especialmente en el sector  manufacturas y de servicios.

Las nuevas formas de incorporación e integración de los trabajadores a una empresa han centrado sus esfuerzos en profesionalizar los mecanismos de reclutamiento y selección del personal  por una parte, y por la otra, han desarrollado esquemas de integración laboral que incluyen los procesos de inducción a la empresa, donde la socialización de la filosofía y valores de las instituciones es un elemento relevante, a la vez de ofrecer capacitación laboral (técnica y de procesos) que permitan una incorporación eficaz y eficiente de los nuevos empleados a la empresa.

Tradicionalmente se creaba una expectativa de vida de largo plazo a partir de ingresar a una empresa, con valores intrínsecos al mundo del trabajo como la identidad, lealtad y compromiso de largo plazo, pero que ya no son parte del horizonte laboral que implica ahora el ingreso de las personas al mundo laboral, al menos en Occidente.

La permanencia como aspiración laboral en un empleo se ha fragmentado. La línea de tiempo como trayectoria laboral ahora tiene múltiples puntos de ruptura, cambio y lapsos, que incluye en muchos casos vivir en nuevos territorios, en el tenor de la globalización y de las nuevas dinámicas de producción y de la oferta de bienes -productos y servicios-, que incorporan las experiencias de intercambio y de inversión estratégica a nivel internacional.

El reto para todas empresas que se instalan en México, combina el entender estos cambios en la visión e intereses de los jóvenes que buscan un lugar en el mundo del trabajo y las necesidades particulares de la industria y de los contextos socioculturales específicos de las personas. Se trata de ubicar y reclutar el mejor talento humano, a la vez incorporarlo a un proyecto laboral, con las atenuantes que el entorno impone, entre ellas la movilidad laboral y la fuga de talentos.

Las empresas industriales que invierte en un país buscan crear una sinergia para aprovechar los recursos, presupuestos, talentos, infraestructura y seguridad, en el contexto del desarrollo de los centros urbanos y comunidades humanas, e impulsar un desarrollo económico sustentable y sostenible.

El compromiso de las empresas ante la fuga de talentos tiene diversas esferas de acción y de oportunidad para configurar y construir un sistema de trabajo, que reconozca por una parte el problema de la educación para el trabajo, la formación integral de las personas, que incluye formación en competencias –conocimientos, habilidades, actitudes, destrezas y valores-, así como el diseño e implementación de procesos específicos de capacitación y adiestramiento, a la vez de desarrollar un sentido socioemocional de identidad y pertenencia hacia la empresa, hacia la comunidad y hacia los propios trabajadores.

El desafío es crear acciones inteligentes que contribuyan a retener y conservar a los empleados, disminuyendo la movilidad laboral, lo que incluye una serie de estrategias de base que van desde crear un sistema homologado de salarios –competitivos-, así como de prestaciones sociales y laborales sustentadas en el cumplimiento del marco legal vigente, pasando por crear acciones continuas de comunicación organizacional, en las que se creen mecanismos y dinámicas internas dialógicas y de interacción, en dónde los empleados conozcan de forma directa y continua lo que sucede en la organización, esto es, que vean y sepan de los logros y de las dificultades de la empresa, pero también, que la organización escuche empáticamente a sus colaboradores. Esto implica, invertir en el diseño y operación de un plan estratégico de comunicación, que trabaje hacia afuera (centros urbanos y comunidades) y hacia adentro (clima laboral e interacción interna).

Los jóvenes necesitan también tener experiencias de formación profesional y laboral, lo que implica que la industria reconozca que todavía hay un desfase en México en el campo educativo entre la escuela y el mundo del trabajo, entre los centros de formación de Educación media superior y educación superior -universidades y tecnológicos- en relación con las necesidades y requerimientos de las empresas.

En este desfase, se incluye una gran oferta de empleo, una de las causas de la fuga de talentos, esto es, el cambio que hacen los trabajadores de una empresa a otra —muchas veces después de haber invertido en la capacitación especializada-, por la necesidad que las empresas tienen de contar personas calificadas y que les “ofrecen” algo más, lo que hace que los empleados se dan la oportunidad de “irse” a probar a diversas empresas, ante el arribo de muchas inversiones que generan oportunidades laborales y buscan atraer con urgencia a empleados.

El desafío es crear acuerdos regionales en las condiciones de homologación de salarios competitivos y prestaciones sociales, en las que las empresas puedan atender de forma creativa y colaborativa, con una perspectiva integral, algunas de las aspiraciones y necesidades socioemocionales de los trabajadores, para crear y fortalecer elementos como la identidad, pertenencia y lealtad al proyecto que impulsan quienes los contratan, y que no sólo les ofrecen un salario adecuado, sino una forma digna y humana de desarrollo personal para toda la vida, al menos idealmente.

Este texto fue publicado en “Shimbun –business and lifestuyle-” en japonés  en el número 36 de junio de 2019, pág. 5. Agradezco a la Mtra. Verónica Carreño la invitación a participar con esta colaboración.

Comentarios