04:38
08/05/13

A propósito del Día de la Madre (más allá de la abnegación)

A propósito del Día de la Madre (más allá de la abnegación)

Celebrar el día de las madres en nuestro país es, más que una festividad, un culto. Las consideraciones que hacen Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis y Fernando Savater, sólo por mencionar algunos, pintan un nítido retrato de lo que para los mexicanos es la madrecita linda.

Sin embargo, me distanciaré un poco de lo meloso e hiper comercializado del tema, para abordarlo desde el punto de vista del derecho de las mujeres a vivir una maternidad libre y digna. Si partimos de reconocer que Guanajuato es el tercer estado con mayor índice de embarazo adolescente, y entre los cuatro, de más alta fecundidad, tendremos entonces que reconocer que en lo público y en lo privado, algo no estamos haciendo bien. Y si a esto le sumamos que también peleamos el liderato de los estados en los que menos mujeres emplean métodos anticonceptivos y de prevención de enfermedades de transmisión sexual, entonces la reflexión es obligada.

Las políticas públicas han estado sujetas a los prejuicios y dogmas ideológicos de los gobiernos panistas de los dos últimos sexenios. Especialmente en el sexenio de Juan Manuel Oliva en el que deliberadamente se bloqueaba el acceso a las mujeres a la información objetiva y científica y a las políticas de empoderamiento de su cuerpo y las decisiones sobre el mismo, sujetándolas a una manipuladora perspectiva de famiia. El incipiente gobierno de Miguel Márquez no define aún con claridad el rumbo. No son buenas noticias que en el IMUG, los cambios se hayan reducido al relevo en su titular, pero ante la presión de los feminicidios y la tendencia a la alza de la violencia hacia la mujer, parece que vemos signos.

Pero el cambio cultural es un reto que nos incumbe a todos y todas, tendríamos que rechazar conceptos que anclan y estigmatizan el papel de la mujer como pilar de la sociedad y a la madre como pilar de la familia. No somos malabaristas. Para sostener adecuadamente tremenda responsabilidad se requiere más que UN pilar, se requiere el trabajo y el compromiso conjunto de los integrantes del tejido que forman ambas estructuras sociales.

El gobierno del Presidente Peña Nieto, ha lanzado un programa de Seguro de Vida para Jefas de Familia, bien. Las madres que tienen esta responsabilidad pueden contar con la tranquilidad de que si fallecen, sus hijos hasta los 23 años (se considera apoyarlos hasta la edad universitaria) accederían a un apoyo mensual. Sin embargo, si ponemos atención en los anuncios de este programa social, alaban a la mujer que asume varias responsabilidades y rematan diciendo: A ti que eres madre y padre a la vez.

Es justo lo que debemos ir transformando. Una madre jefa de familia es eso: una mujer con fuertes responsabilidades en las que además de la formación de los hijos, debe solventar económicamente los gastos. Es una gran madre, una gran mujer. No es padre, aunque se esforzara.

El 10 de mayo se debería celebrar por las siguientes razones:

  • Porque ninguna mujer muera por falta de atención oportuna en sus embarazos y partos
  • Porque ninguna mujer se vea impedida de ser madre por falta de acceso a tratamientos contra la infertilidad
  • Porque ninguna mujer carezca de recursos propios o brindados por el estado para una maternidad segura y saludable
  • Porque ninguna mujer ser señalada y estigmatizada por no tener en sus planes de vida la maternidad
  • Porque ninguna mujer viva la maternidad como una carga o una imposición social o legal.

Uno de los conflictos que cada vez viven más mujeres es cuando enfrentan su desarrollo laboral con la maternidad. Es por eso que en una muestra de real compromiso con la igualdad de hombres y mujeres, el Estado no debe disminuir sus esfuerzos para generar la infraestructura de guarderías y horarios extendidos en las escuelas que permita a las mujeres el acceso a la educación continua y a más y mejores niveles en su desarrollo profesional.

Comentarios