Eddie Van Halen: pulsaciones a dos manos

“…se queda con nosotros su sorprendente invitación por trastes, cuerdas, riffs y resonancias...”
Eddie Van Halen
Eddie Van Halen
Eddie Van Halen: pulsaciones a dos manos

Ejemplificó con claridad el concepto de guitar hero, no sólo por sus lucidores malabares e indudable capacidad pirotécnica, sino sobre todo por la gran influencia que hoy se puede rastrear en varios guitarrista y por el sello interpretativo que imprimía a las cuerdas con esos veloces y contundentes fraseos, conocido como two-handed tap, distinguible en sus participaciones con algunos colegas y, por supuesto, en la famosa banda que lideró durante varios años. De alguna manera, representó un puente entre los grandes de finales de los sesenta y principios de los setenta, como Jimi Hendrix, Eric Clapton, Jimmy Page y Toni Iommi, y varios guitarristas posteriores del ámbito del rock en general y del hard en particular.

Bautizado en los Países Bajos como Edward Lodewijk Van Halen (26/01/1955), se mudó con su familia a Pasadena en los sesenta y junto con Alex, su hermano, empezó a estudiar piano; curiosamente, iniciaron a tocar el instrumento contrario al que se dedicarían con enjundia desde que se presentaban de manera informal y a la postre los hiciera famosos. En Los Ángeles integraron Mammoth, grupo que formaron en los setenta junto con el cantante David Lee Roth y el bajista Michael Anthony, para después renombrarse Van Halen, dejando en claro que la sangre llama y la casa nunca pierde. Corrían los breves años del punk como vendaval expresivo.

Y justamente su debut se tituló Van Halen (1978), en el que se destapó el virtuosismo puntilloso del guitarrista haciendo erupción mientras corría con el diablo, ampliando las posibilidades sonoras del instrumento y abriendo toda una tendencia que sería bien capitalizada por el hard rock ochentero. La amplitud del espectro que alcanzaba Eddie, desde un metal clásico hasta un pop elusivo, quedó de manifiesta en Van Halen II (1979), manteniendo el nivel de su predecesor, y en Women and Children First (1980), combinando velocidades múltiples y dibujando elaboradas figuras en el aire sonoro, como bailando en la noche lejana.

Después de Fair Warning (1981) y Diver Down (1982), con todo y el famoso cover de Oh Pretty Woman de Roy Orbison, rompieron barreras con 1984 (1984), entrando de lleno al estrellato ochentero, teclados insertados cortesía del mismo guitarrista, y dándole una cara más chacotera al rock duro, mostrando que también se puede saltar, dar piruetas y sonreír mientras se recorren las seis cuerdas con absoluta soltura. Ante el inicio de la relación amor-odio con David Lee Roth, el cantante Sammy Haggar le entró al micrófono en la siguiente etapa de la banda, produciendo 5150 (1986), salpicado de varios cortes que sonaron amplio entre sueños sobre amores imposibles, y el consistente OU812 (1988), con los vericuetos a tope por parte del sonido guitarrero.

Siguieron For Unlawful Carnal Knowledge (1991), para estar listo de inmediato rumbo a la cima del mundo; Right Here Right Now (1993), buena oportunidad de admirar el despliegue en vivo, y el irregular Balance (1995), ya mostrando un desequilibrio entre el vocalista y el guitarrista, a pesar de regalar algunos cortes de buena factura con los infaltables fraseos imaginativos; en aquellos años todavía alcanzó a salir Van Halen III (1998) con el exvocalista de Extreme Gary Cherone, y en el que Eddie se animó a cantar en el corte How Many Say I. Tras una prolongada ausencia y con el regreso de Roth, entregaron A Different Kind of Truth (2013), reparador y enérgico y regreso de la banda, mostrando distintas caras del estilo habitual, lleno de intensos repiqueteos, ahora con el Van Halen jr. en el bajo y, faltaba más, Roth en la cantada. Tokyo Dome Live in Concert (2015) fue la última grabación oficial de la banda.

Vértigo y elasticidad en el movimiento preciso de los dedos sobre las cuerdas de sus guitarras, convertidas en objetos de diseño bien disfrazadas y nombradas según el caso (Frankenstrat se llamó una de ellas), al punto de crear su propia línea comercial, además de crear un dispositivo de afinación. Colaboraciones memorables en Beat It (1983), de Michael Jackson aunque sin aparecer en los créditos; con Brian May (Star Fleet Project, 1983) y con Roger Waters (Lost Boys Calling, 1999); sus composiciones figuraron en cintas como The Wild Life (1984) y Tornado (1996). Parte distinguida del olimpo guitarrero junto a los ya mencionados y otros prestidigitadores del estilo como Steve Vai, John Petrucci, Joe Satriani, Yngwie Malmsteen y Randy Rhoads, entre otros. Eddie Van Halen falleció el 6 de octubre en Santa Mónica pero se queda con nosotros su sorprendente invitación por trastes, cuerdas, riffs y resonancias.

Comentarios