La mirada de Eliseo • Vicente y la mariguana

La mirada de Eliseo • Vicente y la mariguana

La mirada de Eliseo

Eliseo Martínez Pérez es un hombre con raíces hondas en la participación ciudadana. Empresario de la industria del calzado. Las sandalias Kínder. Un patrón cercano a sus trabajadores. Fue alcalde de León por el PAN, en 1992. Intentó ser el candidato de ese partido a Gobernador de Guanajuato, en el año 2000. No pudo. “Lo derrumbaron”, dirían él y sus apoyadores -que no son pocos ni poco influyentes- las artimañas de Juan Manuel Oliva y compañía.

Le ganó el exrector de la UG, Juan Carlos Romero Hicks, todavía entonces con el aura de santidad de la academia y hoy sólo un senador panista, más. Eliseo regresó como aspirante a la Alcaldía, con la franela del PRI y el Verde. Fue una experiencia más bien triste, y desafortunada, claro. Hay quienes necean en que la suya fue la mejor administración municipal del PAN en los 24 años ininterrumpidos que despacharon ahí. A lo mejor, sí; a lo mejor, no. Tampoco, nada que ver con la pulcritud y la eficacia a rajatabla, que le endilgan sus fans irredentos.

La conversión de una colonia, La Morelos, en cuartel de Policía; la compra tolerada de computadoras a un pariente; y el cambio de uso de suelo de reserva ecológica a fraccionamiento residencial El Molino, como el 2 de Octubre, “ya casi se olvidan”, pero no. De tanto en tanto, Eliseo permaneció en su fábrica como referente a la mano de los reporteros, pocos, con ganas de molestar al PAN o a los gobiernos panistas. Rutina.

Su nombre reapareció en la lista de consejeros del Observatorio Ciudadano de León, el OCL Versión Uno. El que inventaron Carlos Medina, Ricardo Sheffield y “Coco” Carpio, con dinero público. Harto. Con el fin de fiesta –nada más faltó que llegara la policía-, Eliseo fue uno de los sorprendidos por el dineral gastado. No tenemos ningún elemento para no creerle. No fue el único al que arrastró la voracidad de otros en el experimento.

Pero Eliseo es un tipo de carácter. Ahí se quedó, para empujar de nuevo. La verdad, se agradece la terquedad. El miércoles, en el resurgimiento el OCL, ni siquiera fue a la cabeza de la mesa. La voz, como corresponde, la llevó Luis Alberto Ramos, en su calidad de presidente del Consejo. Eliseo, como el resto, observó la presentación, breve, por cierto, en la pantalla. Comenzaba a desayunar cuando lo interrumpieron los periodistas. Les urgía salir de ahí, para ir a la marcha curtidora. “El oficio más hermoso del mundo”, dicen que dice Gabriel García Márquez, quien seguro hace mil años que no reportea. En fin. Ni modo. Entrevista banquetera a mitad del banquete. Huevos, en realidad. Huevos.

“El PAN es el nuevo PRI”, espetó Eliseo Martínez Pérez ante las grabadoras. “Pasó de ser fuente de esperanza, a un partido más. El punto de quiebre fue el corporativismo. Su práctica inició con Carlos Medina en su largo, largo, largo interinato en la gubernatura de Guanajuato, cortesía de Carlos Salinas de Gortari. Se copiaron las estrategias del PRI”, sostiene Eliseo. Colonos, profesores, taxistas, tianguistas, profesionistas. Su control como palanca del Gobierno. El corporativismo que inexorablemente se vuelve barril sin fondo.

“Tú das, pero llega un momento en que ya no puedes dar todo lo que la gente está pidiendo”, reflexiona Martínez Pérez.

Él cargó el costal y sabía lo que tenía dentro. El PAN copia, no lee. Así se fue el PRI y así se fue el PAN. Por turnos, en México, así se van todos. Y, a falta de propuesta, a esperar el hartazgo de los ciudadanos, en otra vuelta de tuerca. El golpeteo de Alfredo Ling al Gobierno de Bárbara Botello es el ejemplo de la eternización del método. Los hombres del sistema, como el redivivo Ling, no ponen la vista en el ciudadano. Que es lo que suponemos a partir de su prédica, pretende el OCL. El desayuno de Eliseo, ya está frío.

Vicente y la mariguana

El logo del “Simposium EEUU – México sobre la Legalización y Uso Médico de Cannabis”, que organizan el Centro Fox y Jamen Shively, exdirectivo de Microsoft y CEO de Diego Pellicer Inc., en el rancho San Cristóbal, es simpatiquísimo: una brillantísima hoja de marihuana al centro de una señalética de “Prohibido”, que se hace añicos.

Vicente ya tiene todo prácticamente listo para el encuentro que se realizará el viernes 19 y el sábado 20 de este mes, y que arranca con las palabras de bienvenida del expresidente de México y de Jamen Shively, los organizadores.

El primer panel: “Status de la legalización de cannabis en los Estados de Colorado, Maryland y Washington de la Unión Americana”, lo modera el propio Shively y participan “10 especialistas de EEUU, 10 especialistas de México y el público asistente”.

El siguiente panel: “Situación de la legalización de cannabis en México”, lo modera Jorge Castañeda, secretario de Relaciones Exteriores en el sexenio foxista.

Enseguida, el turno para moderar es para el propio Vicente Fox, en un panel de título larguísimo, que es éste: “Cambio de paradigma: Del crimen y violencia a la armonía y legalización. Del empleo a criminales a empleos formales y de calidad. Del mercado negro a la transferencia y fiscalización de recursos. Del gasto para la lucha contra la criminalidad al presupuesto para información, educación y prevención”. Todo eso.

Entre los moderadores, figuran también el escritor Héctor Aguilar Camín y el médico Julio Frenk, ex secretario de Salud federal e investigador del tema.

Habrá que reconocerle a Vicente Fox que, del anuncio primero, ha pasado a la propuesta de la discusión seria de un asunto polémico por naturaleza, con un programa que suena de lo más interesante y que habrá que seguir con atención.

En tanto en la ciudad de México, donde los diputados del Partido de la Revolución Democrática -siglas en el Gobierno de la capital- arman una iniciativa de ley en el mismo sentido de legalizar para usos medicinales y recreativos el consumo de mariguana, la propuesta no las trae todas consigo.

En la semana, especialistas del Instituto de Ciencias Penales, Inacipe, la Secretaría de Salud del DF, el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de los Centros de Integración Juvenil y de la Asamblea Legislativa, coincidieron en que la legalización de la mariguana en el Distrito Federal es inviable y se pronunciaron en contra.

Esas voces se levantaron en el foro: “El por qué no a la legalización de la mariguana en el Distrito Federal”, donde, de plano, Israel Alvarado, investigador del Inacipe, defendió que la ALDF carece de facultades para decidir la legalización de la mariguana, una facultad exclusiva de la Federación.

Y “como para que la cuña apriete…” el diputado local del PRD, Eduardo Santillán, sostuvo  que es falso el argumento de que la mariguana es menos dañina que otras drogas: “No podemos tratar de reducir un problema de seguridad, el narcotráfico, y aumentar un problema de seguridad pública”. Así, ni cómo.

La Jaula

Qué no habrá visto el Cristo Rey de la montaña de El Cubilete, ahí en Silao.

Cualquier cantidad de accidentes de peregrinos, con saldos muy rojos; un homicidio que se pierde en la lejanía del año 1990; y ahora un par de sacerdotes con más dotes policíacas que los que presumen capacitación israelí.

Resulta que los sacerdotes Jesús Ortiz y Francisco Javier Bueno, el lunes a la noche escucharon el ruido que hacían dos desconocidos al intentar robar un vehículo propiedad del santuario. Subieron al propio y emprendieron la persecución hasta la comunidad de El Mogote, ya en la ciudad de Guanajuato.

Descubiertos, los truhanes prefirieron abandonar el vehículo y huir a toda carrera.

La verdad, nos encantaría felicitar a los párrocos por su valentía. Pero, no. Lo suyo fue imprudencia. El riesgo que corrieron, grande. Para eso está la Policía. Bueno, tampoco. ¡Que se roben la camioneta, hombre! Son fierros…

Comentarios y quejas: tigresdepapel1@gmail.com y @FPacomares

Comentarios