Tigres de Papel • 8M México • Francisco Javier Mares

“…el Día Internacional de la Mujer encuentra a las mexicanas sin cambios mayores –no para bien, al menos-…”

Tigres de Papel • 8M México • Francisco Javier Mares


El ‘8M’, el Día Internacional de la Mujer encuentra a las mexicanas sin cambios mayores –no para bien, al menos-, en favor de sus derechos, su integridad física y por la igualdad laboral. En términos discursivos, la efeméride conmemora su lucha en pro de la igualdad, justicia, paz y desarrollo.

El INEGI hace lo que puede, y hurga en la estadística en busca de los números que mejor vistan al país en su trato a las mujeres –sin lograr demasiado.

Al tercer trimestre de 2021, en los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo-Nueva Edición, ENOEN, México tiene una población total de 127.8 millones de personas. Las mujeres son el 52% de la población -66.2 millones-. Los hombres, el 48% -61.6 millones.

El 54% de las mexicanas está en el rango de 30 años y más –en los varones, es justo el 50%.

Con todo y que es innegable el avance de la participación de las mujeres en la política y en la administración pública, los números son todavía muy cortos.

En 2020 hubo una mujer por cada tres hombres como jefa de una administración municipal. Baja California, en primer lugar, con 4 alcaldesas en sus cinco municipios. En Tlaxcala y Aguascalientes las mujeres son mayoría como síndicas, y en Querétaro y Durango como regidoras, dice el INEGI.

En Tlaxcala solo 10.2% de las 60 presidencias municipales las encabezan mujeres, Oaxaca tiene 22.6% de mujeres síndicas y Morelos el 28.2% de mujeres regidoras –Guanajuato no aparece en ninguno de los extremos…

Otro, sin embargo, es el tema dominante cuando se habla de la condición de las mujeres en México: la violencia criminal contra ellas.

En 2020, la violencia familiar sólo estuvo después del robo. Aumentó 5.3% entre 2019 y 2020 -en una reflexión que pronto se volvió lugar común, se atribuiría al periodo de confinamiento por covid-19: las mujeres, al permanecer más tiempo en sus hogares, se encontraron más expuestas a la violencia de sus agresores.

Los delitos contra las mujeres, investigaciones abiertas en 2020, representan 14.8% del total. El ¡80.4%! corresponden a delitos de violencia familiar, con una mujer como la víctima más frecuente –el abuso sexual, alcanzó 8.4%; la violación simple/equiparada, 6.6%; el acoso sexual, 2.0%, y el hostigamiento sexual, 0.7%.

El INEGI hace énfasis en la participación económica de la mujer. Para el tercer trimestre de 2021, en México había 51.7 millones de mujeres de 15 años o más de edad. De este total, 44% formaron parte de la Población Económicamente Activa, PEA, 22.8 millones, y 56%, 28.9 millones, estuvieron en la Población No Económicamente Activa, PNEA. Aun así, el 56% desarrolló alguna ocupación informal y 44% una ocupación formal.

En los negocios, 1.6 millones de establecimientos tenía como propietaria a una mujer y emplearon a 2.9 millones de personas. El 52.2% de los establecimientos de mujeres propietarias se dedicaron al comercio, seguidos de 36.9% que se enfocaron a los servicios.

El 36.6% de los establecimientos MIPYMES de manufacturas, comercio y servicios tuvieron a una mujer como dueña. El 89.7% de los establecimientos propiedad de una mujer no contó con equipo de cómputo, 91.3% no tenía servicio de internet para la operación del negocio y 59.1% no utilizó sistema contable para llevar un registro de sus gastos e ingresos.

A la calle

Este martes se programaron manifestaciones en las plazas públicas de las ciudades más grandes del país. Y ni siquiera con los mejores augurios.

El presidente AMLO, en su ‘mañanera’, machacó en el trabajo por la igualdad -a fin de sacar la vuelta a la conmemoración en concreto, y eludir la referencia directa al ‘Día Internacional de la Mujer’ -acaso el ángulo más extraviado de su discurso político.

Dijo primero que “No queremos ni hombres ni mujeres en la pobreza, es lo que más nos importa, que se pueda combatir la desigualdad económica y social que padecemos…”, para rematar: “Tenemos información de que se están preparando con marros, con sopletes, con bombas molotov. ¿De qué se trata? Eso ya no es defender a las mujeres, ni siquiera es feminismo. Esa es una postura conservadora, reaccionaria, en contra nuestra, en contra de la política de transformación” –sin remedio, pues.

Ahí mismo, en Ciudad de México, Martí Batres, el secretario de Gobierno de la administración de Claudia Sheinbaum, fue más allá y repasó el armamento que, él sabía, llevarían las mujeres a la marcha: “entre ellos: cizallas, alicatas, sopletes, martillos, picos, piolets, hachas, mazos, cadenas, tubos, bazucas de fabricación casera, bombas molotov, tasers eléctricos, tijeras, de estas tijeras grandes para cortar lámina, cohetones, petardos, gasolina, thinner, navajas, palos y gas pimienta…”

Diría el clásico: así no se puede.

El lunes sobrevoló la Ciudad de México un dirigible con sendos mensajes en sus costados: ’10 feminicidios diarios’ y ‘Ninguna en el olvido’. Una protesta inteligente, que ganó la atención. Ese es el punto. La violencia asfixia a las mujeres en el país, y eso no lo cambia la retórica con la que el presidente inicia el día, todos los días…

En números muy conservadores, México alcanza el ‘8M 2022’, con al menos 23 mil 439 mujeres asesinadas de 2015 a enero del 2022: únicamente 5 mil 597 se investigan como ‘feminicidios’ –¿le suena conocido el recurso?

A propósito, en el estado -ya daremos cuenta de lo ocurrido- levantaron la mano para ir de manifestación las mujeres de las ciudades del corredor industrial y la capital. Y para la jornada de este miércoles 9 ‘Un Día Sin Nosotras’, las universidades privadas Ibero León y De La Salle anunciaron todas las facilidades para trabajadoras, profesoras y estudiantes –acá a los colectivos, en todos los caminos de Guanajuato, les sobran los motivos para protestar. Uno más: cuatro meses y medio después, la noche del lunes, previa al ‘8M’, murió la joven trabajadora social herida en el ataque simultáneo a las casetas de policía en León el 20 de octubre de 2021.

(A)La Jaula
Las momias

Este fin de semana los capitalinos de Guanajuato dieron otro pasito para atajar el atropello que pretende su alcalde, el panista Alejandro Navarro, que quiere llevarse a las momias en el carrito del súper. El lunes entregaron 6 mil 559 firmas –necesitaban el 3% del padrón electoral, 4 mil 314-, para llevar a plebiscito la No contratación de una deuda pública por 69 millones de pesos, con los que se construiría el nuevo ‘Museo de las Momias’, proyecto que, todo mundo coincide, encubriría un centro comercial propiedad del clan del alcalde. Ahora el Ayuntamiento debe entregar el paquete al IEEG, y éste decidir si procede o no la consulta. Hasta parece que esto ya cambió.

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com
Twitter: TigresDePapel

Comentarios