La incredulidad ante el cambio climático

"Es inadmisible que día con día la situación empeore trágicamente y no  todos estemos encargándonos de manejarlo..."

La incredulidad ante el cambio climático

El pasado lunes se llevó a cabo el foro "Cambio climático: perspectivas y acciones" que se presentó en el marco de la celebración de la 45ª Reunión del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). En el foro se tocó, en el espacio para preguntas abiertas, el tema sobre "los escépticos al tema". La exponente se limitó a decir que su tarea es tener evidencia científica pero se encuentran imposibilitados de obligar a los gobiernos a aplicar estas medidas (no olvidemos que es el Estado el que tiene el uso exclusivo y legítimo de la fuerza), así que trabajan sólo mediante "recomendaciones". Es fundamental traer a discusión ese punto, pues existiendo el escepticismo ante cualquier aspecto de impacto mundial, nos encontramos con un problema mucho mayor, que es el hecho de que no se tomen medidas imparciales sobre la cuestión.

Es inminente que el problema con el cambio climático sea creciente, pero no es imparable. La parte más vulnerable del sistema ecológico en el que vivimos es la atmósfera, ya que es delgada, y gracias a su composición se vuelve susceptible de cambios y modificaciones generadas por infinidad de factores. Algunos naturales. Otros no tanto. Es bien sabido, y científicamente probado que la cantidad de emisiones de CO2 están directa y proporcionalmente relacionadas con el aumento en la temperatura media global, y a su vez, que los tres principales sectores de emisión antropogénicos de CO2 son los que utilizan combustibles fósiles: El transporte, los servicios públicos (electricidad, gas, petróleo, etc.) y la producción industrial.

Es inadmisible que día con día la situación empeore trágicamente y no  todos estemos encargándonos de manejarlo. Tan sólo en el 2016, según la Organización Mundial de Meteorología, fue un año de récords (1) :

  • Fue el año más cálido, con aproximadamente 1.1°C por encima desde el periodo preindustrial.
  • El CO2 alcanzó nuevos niveles máximos de 400 ppm en la atmósfera
  • El nivel del mar ascendió fuertemente durante 2015/2016, y El Niño alcanzó nuevos máximos históricos.
  • El calor oceánico fue el segundo más alto registrado, contribuyendo al blanqueo de coral y mortalidad de peces tropicales.
  • La extensión global de hielo marino descendió más de 4 millones de km2 por debajo del promedio.
  • Severas sequías e inundaciones desplazaron a cientos de miles de personas.

Los principales actores de la negación se encuentran tanto en instancias públicas como privadas. Principalmente, la negación e incredulidad ante el cambio climático surge de los intereses comerciales perseguidos por parte de las corporaciones que distribuyen productos que afectan al medio ambiente, o empresas que son causantes de externalidades negativas en cuestiones de contaminación, debido a las tecnologías obsoletas que utilizan en su producción. Las posturas de negación surgen alrededor del año 2000, y se oponen al consenso científico que ratifica que el calentamiento global está causado en su mayoría por actividades humanas. Parte de este pensamiento se gestó desde 1991* con la Coalición de Clima Global, que en lugar de presentar hechos, influyó en la opinión pública, criticando las causas antropogénicas del cambio climático.  

Más específicamente, los actores a quienes conviene desmentir el problema en cuestión son: Al libre mercado, a los laboratorios de ideas o "think tanks", a las superpetroleras, a las empresas individuales y asociaciones de la industria que representan petróleo, acero, automóviles y empresas de servicios públicos y a los líderes políticos que basan la economía de su país, mayormente en producción relacionada con combustibles fósiles .

Por otro lado, la negación del cambio climático también beneficia a: las compañías aseguradoras, las compañías energéticas, ingenierías y constructoras, compañías privadas de agua y a las compañías agrícolas.

Y existen también varios políticos que han negado públicamente el cambio climático, entre ellos se encuentran Nicolas Sarkozy (Francia) Mariano Rajoy  y Juan Carlos Girauta (España) Vladimir Putin (Rusia) George W. Bush y Donald Trump (Estados Unidos). Sólo por mencionar algunos.

Así que a todos estos entes, individuales y colectivos, así como públicos y privados que han reposicionado el calentamiento global como teoría y no como hecho, los llamaremos los actores de la incredulidad.

Es fácil para los actores de la incredulidad no reconocer lo que sucede, pues cuando uno reconoce o acepta algo, en cualquier ámbito, se ve (mínimo) moralmente obligado a hacer algo al respecto. Y con la negación ocurre lo contrario. Es más fácil declararse escéptico de algo, por más absurdo que parezca, para poder eximirse de la responsabilidad que conlleva. Aunque considero que es imposible declararse incrédulo de los huracanes, ciclones y demás desastres naturales que han azotado al mundo en los últimos años, de la continua desaparición de especies tanto animales como vegetales, del derretimiento de los glaciares, de la destrucción del hábitat de millones de animales (incluidos nosotros ahí), de la escasez de agua –que se vuelve cada vez más amenazadora-, de las inundaciones y sequías que han provocado el desplazamiento de cientos de miles de personas que no encuentran refugio fácilmente, del cambio en las estaciones y las fechas de emigración de las aves, del blanqueamiento de arrecifes de coral, de los incendios forestales, y de los bruscos cambios en el estado del tiempo, no sólo mes tras mes, sino a lo largo de un solo día.

Si la revolución industrial, científica y tecnológica ha traído tantas bendiciones a los actores de la incredulidad, claramente viene también con sus respectivas responsabilidades, que es inconcebible e irracional no tomar en cuenta, pues ponen en juego la vida de todo lo que conocemos. Las tecnologías han sobrepasado la naturaleza humana, y así como nos han dañado, también tenemos todo lo necesario para revertir el daño, pero como dice Al Gore en una de sus conferencias: "Tenemos todo lo que necesitamos, menos voluntad política" (2) Y es ahí donde se encuentra la principal cuestión por la que no se ha podido avanzar como se debe, en materia de cambio climático. No podemos seguir reparando el daño al planeta únicamente en la medida que le convenga a cada país o corporación, o exclusivamente con iniciativas privadas o independientes. Si los gobernantes o candidatos no vislumbran el hecho de que sus votantes tienen una inquietud abismal sobre un tema en específico, no verán la manera de abordarlo e implementarlo correctamente. Es nuestro papel involucrarnos en la exigencia de  nuestro derecho universal a un medio ambiente sano, para poder desarrollarnos y preservar la vida de nuestra propia especie y del mundo.

No comprendo cómo podemos pretender criar a nuevas generaciones e inculcarles que no deben temer acerca del futuro, si son vagas nuestras acciones para aportar más a un futuro bienaventurado en todos los aspectos. No nos sirve de nada que los científicos hagan su trabajo y presenten todas las verdades, causas y consecuencias que han presentado si no nos involucramos políticamente, como los entes políticos que somos, si no aprovechamos el hecho de que tenemos derechos políticos para exigir lo que merecemos y trabajar a favor de ello.

Es inaudito que los actores de la incredulidad sigan tomando las normas de regulación en materia de contaminación como recomendaciones, pues, a mi ver, la atmósfera y el oxígeno que respiramos no es sujeto de límites territoriales, es sujeto de universalidad. El cambio climático no se traduce sólo en que "haga más calor", sino que penetra en procesos de cambios biofísicos y sociales ante los cuales debemos ser responsables y sensibles, pues si uno no se ocupa de la vida propia... ¿Quién más lo hará?

Para más información pueden consultar los siguientes links y fuentes. Sus comentarios son siempre bien recibidos.

Fuentes consultadas

(2) Al Gore, Albert (2008) "Una nueva concepción de la crisis climática". Conferencia en línea. Disponible en: https://www.ted.com/talks/al_gore_s_new_thinking_on_the_climate_crisis?language=es

Begley, Sharon (Agosto 13, 2007). The truth about denial . Marzo 4, 2017, de NBC news.
Disponible en:  http://web.archive.org/web/20100914175320/http://msnbc.msn.com/id/20122975/site/newsweek/

Hertsgaard Mark . (2006). While Washington Slept . Marzo 4, 2017 , de Vanity Fair Politics
Disponible en: http://www.vanityfair.com/news/2006/05/warming200605?currentPage=

Llamas Miguel . (2009). ¿Consenso? 150 científicos niegan la teoría del cambio climático del IPCC. Marzo 4, 2017, de Ciencia y libertad digital
Disponible en: http://www.libertaddigital.com/ciencia/consenso-150-cientificos-escepticos-niegan-el-calentamiento-antropogenico-1276378505/

Morales, José. Martínez, Amparo. Ruiz, María. Krug, Thelma. Sánchez, Roberto. Vera, Carolina. Pichis- Madruga Ramón (Marzo 27,2017) "Cambio climático: perspectivas y acciones". 45va Reunión del Grupo Intergubernamental de expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Llevado a cabo por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) en Guadalajara, Jalisco.

(1) Organización Meteorológica Mundial (Marzo 21, 2017) "El clima bate varios récords en 2016 que repercuten a escala mundial.
Disponible en: https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/el-clima-bate-varios-r%C3%A9cords-en-2016-que-repercuten-escala-mundial

U.S. Energy Information Administration (Marzo 16, 2017) "U.S. Energy related Carbon Dioxide emissions, 2015"
Disponible en: https://www.eia.gov/environment/emissions/carbon/

Comentarios