Jaime Panqueva
12:59
11/07/20

La ira del Fiscal General

"...el antiguo régimen también pervive en una parte de la 4T..."
La ira del Fiscal General

El viernes pasado, en un ejercicio inusitado, pudimos escuchar el debate entre el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero con el académico y asesor independiente Edgardo Buscaglia. A raíz de declaraciones vertidas por este último sobre la procuración de justicia en México y la pugna poco disimulada entre el Fiscal General y el titular de la UIF, Santiago Nieto.

Primero, hay que señalar que un evento de esta naturaleza habría sido impensable hace unos años. Con todo lo que se cacareaba la alternancia y la apertura, nunca vimos un careo a este nivel con funcionarios como Genaro García Luna, Jesús Murillo Karam o Arely Gómez, cuyas actuaciones en la PGR quedaron para la historia.

Gertz, el primer fiscal general, que ya he tenido ocasión de criticar en este espacio, tuvo la entereza de escuchar y responder cuestionamientos de uno de los analistas más capacitados y elocuentes en estos momentos. Sin embargo, quedó claro que no se había preparado adecuadamente para un debate de hora y media, y que tampoco supo controlar sus emociones y centrar su discurso en los hechos y datos, más allá de sus percepciones personales.

No sólo eso, falseó al explicar el funcionamiento de la institución que tiene a cargo mediante interpretaciones inverosímiles de la ley. Se plantó como el funcionario del viejo régimen a la espera de que los querellantes le resuelvan los casos. Negó las capacidades para iniciar investigaciones de oficio de la Fiscalía, soslayó los enormes recursos con que cuenta su institución: ministerios públicos, peritos investigadores, fiscalías especializadas… Se mostró como un navegante en solitario que desconoce la forma en que debe trabajar con otras dependencias del Estado para que se presenten los criminales ante la justicia y se llegue a una condena. Lleva casi dos años en el cargo y le faltan siete más.

Buscaglia tuvo paciencia y siempre sacó el debate del ámbito personal o afectivo, cuando el tono del Fiscal se puso ríspido; cuando Gertz se enrocó, presentó cifras contundentes; y cuando insinuó que no conocía las leyes por no ser mexicano, Buscaglia dio cátedra. Su frase: “los cortos circuitos entre usted y el Doctor Nieto son un regalo de Navidad para el Cártel Jalisco Nueva Generación”, condensa el horror que vive México con instituciones que anteponen intereses personales de funcionarios en medio del baño de sangre que vivimos diariamente.

Algunas de sus propuestas, que ha explicado ampliamente en los medios desde hace años fueron: crear un pool institucional antimafia, adaptando experiencias de otros países al marco legal mexicano, y rescatar a la SEIDO, cuya plantilla según comentó se ha recortado de 6.000 a 1.000 colaboradores, algo que el funcionario no supo desmentir en ese momento con cifras (así de preparado iba).

De Gertz rescato su entereza y buena voluntad, pero como todo mexicano espero que esto no quede sólo en palabras y que las propuestas que se comprometió a evaluar se conviertan en acciones concretas para abatir la impunidad. Y lo repito aquí, Gertz nunca me ha parecido el funcionario independiente y experto que esta institución requiere, arrastra demasiados vicios del régimen PRIANista y eso quedó manifiesto en el debate.  

Para cerrar, comento que este tipo de auditorías ciudadanas son fundamentales en una democracia, y recuerdo que incluso la Fiscalía General de la República prevé en su ley orgánica la formación de un Consejo Ciudadano, que por razones inexplicables aún no se ha nombrado por parte del Senado de la República. Bueno, quizás no sea tan inexplicable, el antiguo régimen también pervive en una parte de la 4T y ésta le tiene un miedo muy justificado a que la sociedad civil asuma veedurías y auditorías de cualquier órgano del Estado.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

Comentarios