Martes. 15.10.2019
El Tiempo
Jaime Panqueva
00:01
17/08/19

Rosario Mártir

“La misma prensa que reclama por nuestro sistema penal, por la puerta giratoria que permite a delincuentes en flagrancia —o con pruebas contundentes en su contra- llevar su proceso en libertad, rasga sus vestiduras por la prisión preventiva a Rosario Robles…”


No entiendo. La misma prensa que reclama por nuestro sistema penal, por la puerta giratoria que permite a delincuentes en flagrancia —o con pruebas contundentes en su contra- llevar su proceso en libertad, rasga sus vestiduras por la prisión preventiva a Rosario Robles. Por fin hubo un juez con el carácter, y los elementos para confirmar una medida cautelar solicitada por la fiscalía, en medio de muchos que tienen la potestad para hacerlo, pero temen aplicarla, o porque el Ministerio Público no las solicita. Y, claro, ahora se le acusa de parcialidad por su relación familiar con Dolores Padierna.

Varios artículos he escrito sobre la forma absurda en que se aplica la presunción de inocencia. En uno de ellos, de hace algunos años, “A dónde va la justicia”, lo hice sobre un caso particular donde el Ministerio Público pidió prisión cautelar a un ladrón armado que fue capturado en flagrancia y videograbado por las cámaras del establecimiento. Revisé el video de la audiencia oral, y comenté en dicho artículo varios de sus vicios. El juez hizo caso omiso de pruebas contundentes, y permitió al acusado seguir el proceso en libertad. No le he seguido el paso al delincuente, pero dudo que se haya enmendado.

Hace un par de semanas comenté el robo a un coche estacionado, y cómo tras la posterior captura de los presuntos responsables, en posesión de las tarjetas de crédito sustraídas, estos fueron puestos en libertad ante la descoordinación de la fiscalía. Hoy siguen libres y con su botín.

La misma prensa que se queja de la corrupción, ahora apapacha a Rosario Robles y le echa una manita a su defensor. En vez de revisar la audiencia de casi 12 horas, donde se exhibieron pruebas y testimonios relevantes, se sumerge en busca de una tesis de licenciatura de hace por lo menos 15 años para embarrar al juez Felipe de Jesús Delgadillo, cuya idoneidad para llevar el caso sólo fue cuestionada cuando la resolución fue adversa a los intereses de la defensa.

Cuando se carece de argumentos es muy común desbarrancarse en este tipo de descalificaciones. ¿Parcialidad? ¿Olvidaron que detrás de todo esto se encuentra la Estafa Maestra, que fue descubierta por un sector de la prensa mucho más serio y responsable?

¿Olvidaron acaso de dónde hubo que traer a Javier Duarte o a Tomás Yarrington, por sólo mencionar un par, para que enfrentaran su proceso? ¿Se les borró de la mente dónde anda Emilio Lozoya Austin, ex-director de Pemex? ¿Sabremos dónde habrá que buscar eventualmente a Carlos Romero Deschamps, si en verdad la 4T sigue barriendo la casa?

El juez Delgadillo Padierna exige la presentación del acta de entrega-recepción de Robles con José Antonio Meade, la defensa se niega... ¿Así quieren demostrar su inocencia? ¿Es Robles víctima de un complot, o hay tantos elementos en su contra, que debe recurrir a este tipo de estratagemas para evadir la cárcel? No lo sé. Pero sí percibo la mala fe de un sector importante de la prensa –Milenio Noticias, Ciro Gómez Leyva, Sergio Sarmiento, et al-, al presentar a Robles como víctima de un régimen que tildan de autoritario. ¿Les habrá llevado su animadversión contra la llamada 4T a buscar mártires entre la prístina e impoluta coprocracia que nos gobernaba el sexenio pasado? Algo me dice que sí.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

 

Comentarios