Jesús Batta González
00:26
09/07/15

Un preludio para la recesión china

"Sufrirán mucho los chinos, pero también nosotros como economías emergentes."

Un preludio para la recesión china

La crisis griega es un juego de kínder comparado con la caída de las bolsas chinas. Grecia apenas contribuye al 2% del PIB de la Unión Europea, y la economía china produce un monto equivalente a 70% de la economía comunitaria europea.

Las bolsas de valores de China se desploman desde hace un mes y el valor de los activos se depreció 30%, situación similar a la que sufrió la bolsa de Tokio en 1993, cuando inició la depresión económica que aun padece.

Esto ha provocado que las empresas chinas emisoras más importantes sean retiradas de la bolsa de valores, para que no causen una caída mayor.

En pocas palabras, 51% de los activos bursátiles de Shanghái y de Shenzhen están suspendidos y no juegan desde hace 3 días.

¿Por qué las bolsas de valores chinas se desploman?

Para empezar, ésta es la manifestación visible de la sobre valoración de la economía china.

Desde 1989 la economía china empezó sus cuatro modernizaciones, y la económica fue la más exitosa.

Como su ventaja competitiva era un exceso de oferta de mano de obra, y la docilidad de ésta era adecuada para pagar salarios muy bajos, atrajo las inversiones de la mayor parte de empresas de naciones desarrolladas y emergentes.

China aprovechó la apertura indiscriminada de las economías, provocada por el Consenso de Washington que presionó la apertura de las economías emergentes y provocó la quiebra de sectores completos a favor de la china.

Podemos recordar la quiebra de los zapateros leoneses, de fabricantes de ropa y producción de textiles, en tiempos del presidente Vicente Fox Quesada.

Esto llevó a que el PIB chino creciera más del 10% durante 20 años.

Además de que la economía china participa con bajos salarios, está prácticamente cerrada a la mayor parte de las importaciones y devalúa su moneda todos los días.

Ante una situación de extremo proteccionismo chino, naciones como México vieron desaparecer sectores enteros, en nombre de la libertad comercial como credo absoluto de un liberalismo del siglo XIX, practicado incluso en el XX y XXI.

En este proceso China se convirtió en la fábrica del mundo, y con una política de protección cambiaria, logró arrebatar sectores manufactureros completos al resto del mundo.

En estos momentos el gobierno chino está inyectando 50 mil millones de dólares cada día, para que evitar que la caída de su economía caiga a niveles que frenen aún más el crecimiento.

Esto es imposible, porque la economía de China tiene desde 1989 excesos gigantescos, que tarde o temprano cobran la factura.

La economía china comenzó arrebatando mercados a todas las naciones, quebrando prácticamente sectores enteros de la economía del mundo.

Cuando empezó la primera caída hace 15 años, el gobierno chino impulsó la edificación de más de 40 ciudades, con edificios enormes que se convirtieron en ciudades fantasmas, donde casi nadie habita.

Esto provocó que los precios del acero, vidrio y cemento, aumentaran en forma explosiva.

Ahora la bolsa de valores de Shanghái y de Shenzhen se desploman en forma vertiginosa. De seguir esta tendencia, es probable que dentro de 2 meses se dé una situación parecida a la de Estados Unidos en 2008.

En este proceso el gobierno chino va a vender bonos de deuda de Estados Unidos y de Europa, para conseguir los dólares que su economía necesita.

Si Janet Yellen –presidenta del Sistema de la Reserva Federal de E.U.- aumenta las tasas de interés prime rate, sufrirán mucho los chinos, pero también nosotros como economías emergentes.

En este sentido hasta a los griegos les ira mal, pero ya tienen compañía en este penoso viaje.

Comentarios