Buscar
19:13h. Martes, 16 de Octubre de 2018

Los retos urgentes de la gobernanza urbana

“No contamos con la publicación oficial del Código Territorial para el Estado de Guanajuato, ni hay convocatoria pública para actualizar el Código Reglamentario de Desarrollo Urbano para el municipio de León…”

En las últimas semanas he tenido oportunidad de tratar el tema sobre la corresponsabilidad que tenemos ciudadanía, profesionistas, funcionarios, inversionistas, académicos y diversos sectores sobre la ciudad que tenemos, todos con enfoques diferentes. Algunos con capacidad de autocrítica e interés de búsqueda de mejoras o desarrollo de proyectos y alternativas, otros conscientes de la necesidad de mejoras pero insertos en dependencias o instituciones con capacidades limitadas, el tema donde todos concordamos es la urgente reflexión, revisión y actualización sobre la forma en que se desarrolla nuestra ciudad, que requiere tratamientos especiales para responder a sus diversas necesidades.
El lunes 28 de noviembre del 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, legislación actualizada que estableció en su artículo tercero transitorio, el periodo de un año a partir de la entrada en vigor de la nueva Ley, para que los tres órdenes de gobierno crearan o adecuaran todas las disposiciones legales y reglamentarias con los contenidos de la nueva legislación.
Dicha Ley entró en vigor un día después de su publicación. Hoy es miércoles 29 de noviembre del 2017, hoy se cumple un año de haber entrado en vigor la nueva Legislación, ¿Qué resultados tenemos? ¿Las 32 entidades federativas actualizaron su legislación? ¿Los 46 municipios de Guanajuato actualizaron sus reglamentos en la materia?
En la LXIII Legislatura del Congreso del Estado de Guanajuato, se aprobó el pasado jueves 16 de noviembre el dictamen formulado por la Comisión de Desarrollo Urbano y Obra Pública, para actualizar el Código Territorial para el Estado y los Municipio de Guanajuato, la cual contó con una convocatoria pública, difundió las iniciativas presentadas y atendió audiencias solicitadas. Lo anterior deja un registro de un proceso que demuestra voluntad y apertura para escuchar y dialogar posturas de diversos sectores. Esto no significa que haya sido suficiente para validar el contenido del dictamen aprobado; aún vienen etapas de seguimiento y evaluación, tan importante cada una como el proceso de actualización.
Pero el Código Territorial para el Estado y los Municipios de Guanajuato hasta este día 29 de noviembre no se publica en el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato. En el proyecto de dictamen que tuve oportunidad de conocer, se prevé que entrará en vigor a partir del 1 de enero del 2018.
¿Y los reglamentos municipales? 
Sobre los reglamentos municipales tenemos una diversidad de realidades. Algunos municipios están en espera de la publicación de la actualización del Código Territorial para el Estado y los Municipios de Guanajuato, con la finalidad de considerarlo en sus reformas locales, lo cual representa una lógica comprensible. Algunos otros ya iniciaron un proceso de formulación, algunos con proceso público y otros con ausencia de uno.
En el artículo anterior, El Derecho a la Ciudad en el Estado de Guanajuato, se dejó registro y reconocimiento de los nuevos derechos que tiene la ciudadanía con relación a su ciudad, pero también se manifestó la responsabilidad adquirida. Es precisamente ahora, el momento para que la ciudadanía y diversos sectores formulen nuevas sinergias para desarrollar la capacidad de diálogo, reflexión y propuestas para hacer ciudad.
Las reglas para hacer ciudad no se realizan única y exclusivamente por legisladores y ayuntamientos. Son un tema de interés público y su formulación debe fomentar un debate inteligente, con información, responsabilidad y conocimiento.
Hoy veo con ánimo positivo la respuesta de diversas organizaciones, profesionistas, universidades y ciudadanos que ya manifestaron interés y se preparan a participar en procesos abiertos, con posibilidad de emitir opiniones y propuestas, con preocupaciones válidas y alternativas de solución.
El tema de mayor valor, superior a una legislación o reglamentos estatales y municipales actualizados, los cuales seguramente tendrán que garantizar un proceso abierto de seguimiento, evaluación y mejora continua permanente, es la activación de una cultura de gobernanza urbana, por su fomento a la corresponsabilidad. Esto no solamente logrará realizar las actualizaciones legales y reglamentarias necesarias, con fundamentos y conocimientos teóricos, técnicos y metodológicos. También permitirá la activación de proyectos y eficiencia de proceso orientados a mejorar nuestras ciudades.
Hoy, 29 de noviembre de 2017, se cumple el plazo previsto por la Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, para tener adecuado todas las disposiciones legales y reglamentarias. No contamos con la publicación oficial del Código Territorial para el Estado de Guanajuato, ni hay convocatoria pública para actualizar el Código Reglamentario de Desarrollo Urbano para el municipio de León.
La meta establecida en la nueva legislación no se cumplió. Si bien tuvo buena intención de fomentar la actualización, tampoco quedó señalada alguna amonestación para las autoridades estatales y municipales si no la cumplían. Más allá de valorar si tenemos o no tenemos legislación local actualizada, es momento de reconocer el valor a la cultura de gobernanza urbana, la cual tiene cualidades: el derecho y la libertad de cuestionar y proponer las mejoras necesarias. 
La ciudad que tenga mayor cultura de gobernanza urbana, establecerá las condiciones reales para lograr las ciudades sustentables, equitativas, competitivas, seguras y ordenadas que deseamos.
¿Los gobiernos municipales actuales y próximos tendrán la capacidad de adaptarse a nuevos niveles de cultura de gobernanza urbana?