IEC vs ‘El montón’ (O ‘El balcón de la ignominia’)

“…como si entre 5 millones de guanajuatenses nadie tuviera ese perfil requerido por el IEC…”
La obra 'descalificada' de Humberto Barajas
La obra 'descalificada' de Humberto Barajas
IEC vs ‘El montón’ (O ‘El balcón de la ignominia’)


Nuevamente —y al parecer ya se está haciendo una costumbre–, la dirección de Museos del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato (o sea, Arturo López Rodríguez, por cierto importado de la CDMX, como si entre 5 millones de guanajuatenses nadie tuviera ese perfil requerido por el IEC) se enfrenta con el “montón” —porque así les llama el señor que cobra en ese puesto a la comunidad artística, al gremio, a los colectivos emergentes.

La 'Balconada' en Guanajuato Capital

¿Hay indefinición de políticas culturales en Guanajuato? ¿O sólo es que la planeación no se les da? Hasta donde recuerdo, la atención y apoyo a la comunidad artística y a los creadores era una importante función del IEC. ¿Ya no lo es? Digo, porque hasta en la Ley de Fomento a la Cultura sigue vigente esa premisa. Pero si un despistado funcionario cultural les llama “montón”, es harina del mismo costal. Ese “montón” paga el salario de algunos de los ineptos importados que aún creen que en Guanajuato nos callamos sus caprichos.

Con estas actitudes demuestran que el Instituto de Cultura requiere terapia intensiva. En estos nuevos tiempos de la mente-factura se requiere de cambios radicales, de formas innovadoras en los servicios y propuestas culturales, para que se rescate el consumo y desarrollo cultural de la entidad (incluyendo al “montón”).

Es inaudito que hasta con abogado acosen a un joven creador que confió en el documento recibido como invitación a participar como “artista invitado” al proyecto de arte público textil Balconadas de Guanajuato, que bajo el lema “Inclusión y diversidad” se presentaría en la Plaza de la Paz, en el marco del 48 Festival internacional Cervantino, en la ciudad de Guanajuato.

También dice el documento:

Este evento, inspirado en la muestra textil más antigua de España, Art al vent, busca constituirse en parte integral del programa de Artes Visuales del FIC, con el objeto de mostrar el trabajo de los artistas guanajuatenses.

Te invitamos a pintar, grabar, confeccionar, intervenir o transferir una obra de tu autoría sobre una manta de 260 cm de alto por 163 cm de ancho, reservando en la parte de abajo un área de 20 cm donde se colocará la información sobre el certamen, título de la obra, autor y la invitación al público a elegir «la obra predilecta del público».

Entre la información general de la invitación —fechada el 15 de junio del 2020- y el cronograma de trabajo con la misma fecha, dice:

El público asistente al FIC podrá votar por la obra/manta de su predilección del 14 al 30 de octubre, la votación la podrá realizar desde su teléfono. El resultado de la obra ganadora se dará a conocer el sábado 7 de noviembre del 2020.

En resumen, todo lo anterior da pauta para concluir que, desde la concepción del “proyecto”, el asunto estuvo plagado de vicios e irregularidades que produjeron una serie de comentarios y críticas en redes sociales, y que además influyeron para que el jurídico del IEC, en complicidad con el “flamante “director de Museos, determinaran descalificar de una manera ruin al joven creador Humberto Barajas Bustamante. ¿La acusación o pretexto?: comprar votos.

El joven Barajas —por cierto, hijo de Mario Barajas, coordinador administrativo del IEC– sólo confió en los términos de la invitación.

Así las cosas, no queda de otra que invitar a la reflexión al responsable del galimatías, o sea, a Arturo López Rodríguez.

1) Esta manifestación artística, efectivamente, es tan antigua como los 17 años que lleva realizándose: surgió por iniciativa de la Escola de Plástica Experimental A. Vives, y lleva el nombre de “Gata alrededor del mundo. Nuestro Festival Cervantino lleva 48 años y nunca actuó bajo presión del “montón”, como usted le llama a la colectividad de arte y cultura guanajuatense.

2) En la invitación (existe copia) se señala claramente el periodo de votación, y éste se termina hasta el día 30 de octubre. Entonces, ¿por qué la descalificación anticipada? ¿Ya había un posible ganador?

3) La palabra comprar significa, según un diccionario, adquirir una cosa a cambio de dinero. Otro dice, en la acepción pertinente: Entregar dinero u otra recompensa a una persona para conseguir de ella favores o beneficios, pidiéndole que haga algo que es ilícito o indigno.

¿La cuestión es que el joven creador ofreció dinero y a cambio pidió algo ilícito por votos en su favor? ¿Dar likes o votos en esta época digital es sinónimo de indignación? Yo voté. ¿Acaso cometí un ilícito?

4) ¿La presencia y acoso de un abogado son táctica válida cada vez que usted comete un error de planeación o de invitación a participar en un “proyecto” artístico?

5) ¿Conoce la trayectoria de su descalificado? Porque Humberto Barajas fue mención honorífica de la Bienal Alfredo Zalce, fue becario del FONCA, fue seleccionado y acreedor del premio del Salón Guanajuato Contemporáneo, edición 2020 (del que, por cierto, he sido curador en las últimas tres ediciones y co-organizador de la sede en Irapuato). Y ya disculpará usted, pero el “montón” y otros, entre los que me cuento, reconocemos en él a un joven con talento, con decisión, con ganas de superación en este medio, tan obstaculizado por servidores públicos oxidados y cortos de visión.

Si acaso hubiera problemas entre el padre de este artista y usted o el abogado, denle solución fuera de invitaciones y concursos.

Sería un buen ejemplo para la comunidad reconocer la equivocación, y obligada la disculpa pública para Humberto Barajas Bustamante. Aún más: le pueden dar la oportunidad de que continúe hasta el final, ya que —reitero– el documento marca como fecha final para la votación el 30 de octubre de este año.



 

Comentarios