Es lo Cotidiano

FUTBOL INTERNACIONAL

Eurocopa 2024 [V]: Predominan empates en 2a jornada de grupos C Y D

Sólo uno de los cuatro partidos terminó con triunfo de un contendiente
Países Bajos Vs. Francia, el primer 0-0 de la Eurocopa 2024
Países Bajos Vs. Francia, el primer 0-0 de la Eurocopa 2024
Eurocopa 2024 [V]: Predominan empates en 2a jornada de grupos C Y D

En la segunda jornada de los pelotones C y D, predominaron los empates y solo en un partido triunfó uno de los contendientes. Se dio el primer partido sin goles del certamen, paradójicamente escenificado por dos selecciones contendientes, y otro más resultó ser uno de los más atractivos, sin que se esperara mucho de él.

Grupo C

En su respectiva segunda aparición, la selección de Inglaterra y la de Dinamarca, favoritos dentro del grupo, se enfrentaron para acaso determinar quién se podría quedar con el primer puesto, considerando que el cuadro de los Tres Leones salían con ventaja gracias a su victoria previa. Foden puso el primer aviso por arriba de la portería danesa y al 17’ Kane aprovechó una pelota que le cayó a modo para vencer al arquero y mandar a su equipo adelante, sin exhibir un gran desempeño. Fueron después los nórdicos, quienes después de lanzar una amenaza lograron el empate con lucidor disparo desde fuera del área por parte de Hjulmand, dándole justicia a lo visto al momento. Los diez minutos restantes se diluyeron entre un equilibrio de fuerzas.

Para la segunda mitad, los ingleses salieron con una mayor orientación al frente; pronto Saka puso un cabezazo de peligro y Foden dejó una pelota en el poste. Las acciones parecían neutralizarse hasta que Wilkins, ya pasados los 70 minutos, estuvo cerca de anotar para los británicos pero falló en su remate y poco después, por fin aparecieron los daneses con mayor peligro en la portería de Pickford, salvando su arco del intento de Hojbjerg, quien también lanzó disparo por arriba poco después. No hubo mucho más y los ingleses siguen sin terminar de explotar el enorme talento que habita en sus filas, en tanto los daneses se mantienen con posibilidades para avanzar a la siguiente ronda, aún sin convencer.

La selección de Eslovenia consiguió un valioso punto en su anterior encuentro, mientras que Serbia necesitaba sumar para intentar seguir en la pelea, considerando su derrota previa. Fueron los eslovenos quienes lanzaron los primeros mensajes, poniendo a prueba al portero Rajkovic y cerca de la media hora, Oblak fue el exigido para contener un disparo que por lo menos mostraba presencia de los serbios. El juego entró en una fase de más regateo en medio campo que de acción en las áreas, hasta que el esloveno Elšnik lanzó un disparo que se quedó en el poste, rompiendo la rutina y animando a sus compañeros que lo siguieron intentando el resto del primer medio.

Para la segunda parte, los serbios parecían reaccionar y buscar más la portería de enfrente, como lo demostró Mitrovic con un par de aproximaciones. Posterior a una llegada, por fin se rompió el cero al 69’: Karnicnik remató en las cercanías del arco serbio para mandar adelante a los eslovenos, acaso encontrando justo premio al esfuerzo realizado desde la primera parte. El cuadro balcánico reaccionó a la anotación en contra y adelantó líneas en busca del indispensable empate que los podría mantener en la pelea: generó algunos arribos, si bien los eslovenos pudieron aumentar la ventaja. Ya en la compensación, con todo el drama correspondiente, Jovic remató de cabeza tras una jugada derivada de un tiro de esquina para emparejar los cartones sobre la hora, dándole vida a los suyos y complicando el pase de sus rivales.

Grupo D

Las selecciones de Austria y Polonia se jugaban la vida en su enfrentamiento, sobre todo por las derrotas previas de ambos y la dificultad que implicará su siguente partido contra dos de los equipos contendientes. A pesar de la presión, o quizá gracias a ella, austriacos y polacos nos brindaron un emocionante partido, equilibrado sobre todo en la primera parte y con llegadas en ambas porterías. Primero el cuadro vestido de rojo fue el que dominó las acciones y antes de los diez minutos ya ganaba el partido con remate de cabeza cercano al ángulo por parte de Trauner. Tuvieron otra llegada pero ahora los polacos, de blanco, fueron empujando hacia delante y empezaron a generar llegadas hasta que Piatek, a la media hora de partido, puso el empate tras un tiro de esquina. El resto del tiempo vio cómo se sucedían disparos de media distancia de un lado y otro y mucha intención por seguir atacando.

El segundo medio empezó con similar orientación, con los austriacos produciendo avances que lograban terminar y con los polacos poco a poco incorporándose en el área adversaria. Fue justo cuando se había alcanzado una vez más la paridad de fuerzas que Baumgartner remató desde el centro del área para mandar otra vez adelante al ex imperio, con 25 minutos por jugarse. Lo intentó el cuadro de Polonia pero ya no tuvo el tino ni la fuerza para recuperarse, sobre todo después de recibir el tercero en la frente por conducto de Arnautovic vía penal. Los Unsere Burschen consiguieron tres puntos valiosísimos que les permiten apuntarse para quizá colarse como uno de los mejores terceros lugares, mientras que las águilas prácticamente se despiden de la competencia y tendrán que preparar el vuelo de regreso.

Uno de los partidos más esperados de la fase de grupos era el que pondría frente a frente a Países Bajos contra Francia, dos selecciones de larga tradición y que han mantenido un gran nivel en los últimos años. Suele suceder que cuando dos equipos así se ven las caras en fases no definitivas, optan por apostar un poco más a la cautela y a sobrellevar el partido, sabiendo que un empate favorece a ambos. Quizá fue lo que pensaron neerlandeses y franceses, si bien los primeros rápidamente pasaron lista en la puerta gala vía Frimpong, con rápida respuesta de Griezmann, que tuvo dos o tres para poder concretar a lo largo del partido. La primera parte se fue enredando con mayor posesión de Le Blues y más terminación de jugadas de los herederos de la Naranja Mecánica.

Para la segunda mitad, el subcampeón del mundo no solo mantuvo la posesión, sino que empezó a generar más jugadas de peligro al frente: además de Griezmann, medio equipo tuvo algún tipo de aproximación, entre disparos que se iban ligeramente desviados o intervenciones oportunas en defensa y portería. Fue hasta los quince minutos finales cuando el equipo de Países Bajos volvió a tener una presencia más o menos amenazante, aunque los franceses no dejaron de intentarlo con cierta administración de esfuerzo. Al final se fue negociando un empate, poco favorecedor para la tribuna, que resultaba más que suficiente para los dos equipos, ya con cuatro puntos y listos para lo que venga.