Es Lo Cotidiano

A José Alfredo le fue bonito en el Museo de Irapuato

Exhiben fotos, vestimenta, enseres y premios del vate de Dolores Hidalgo


 
El historiador José Azanza diserta sobre Jsoé Alfredo Jiménez
El historiador José Azanza diserta sobre José Alfredo Jiménez
A José Alfredo le fue bonito en el Museo de Irapuato

Guanajuato, Gto. Entre tequilas y mezcales fue celebrado el natalicio 97 del Poeta Musical de México, aderezados con “Ojalá que te vaya bonito”, una exposición de objetos y fotografías del vate de Dolores Hidalgo en el Museo “Salvador Almaraz” de la ciudad de Irapuato, para iniciar de esa manera la conmemoración de los 50 años de su partida física.

Y nos fue muy bonito, con el fondo de canciones de un José Alfredo más vivo que nunca, descrito así por José Azanza Liera, sobrino nieto del dolorense y uno de los responsables del museo que en el pueblo adorado existe para recordarlo y que aportó los objetos exhibidos.

Pepe, músico por excelencia, hombre de letras y de vida cultural y bohemia, explicó la trascendencia del arte de un José Alfredo cantado en muchos idiomas y con canciones interpretadas por más de diez mil cantantes.

El director del Museo Casa José Alfredo Jiménez refirió a cantantes y literatos que rindieron homenaje al Rey, citó a Carlos Monsiváis y Joaquín Sabina y sus decires y cantares sobre el compositor que falleció el 23 de noviembre de 1973.

Ahí citó que sólo José Alfredo y los Beatles tuvieron cinco éxitos en un solo año, de un hombre que cantaba a amores y desamores.

Fue el José Alfredo que aglutinó a jóvenes y no tan jóvenes en un espacio donde se anunció que con esa actividad iniciaba un año de conmemoraciones para recordar los 50 años de que muriera el hombre y naciera la leyenda.

Gloria Cano, directora del Instituto Municipal de Cultura, Arte y Recreación de Irapuato y el Museo Casa José Alfredo Jiménez. Celebró que la vieja casona de la calle Allende se convirtiera en la depositaria de una decena de fotos, un óleo –en donde posa junto a un fonógrafo-; premios diversos y ocho trajes, así como enseres personales, del Hijo del Pueblo, que nació entre la gente que no tiene falsedad.

Terminado el protocolo, siguió el recorrido por las salas, donde estaba la foto dl José Alfredo niño, del José Alfredo al lado de su amada Paloma Gálvez, del José Alfredo cuyo blanco y negro de las fotos no mostraba su cabello blondo y sus ojos zarcos.

Un óleo de un José Alfredo con mirada en lontananza remataba la parte gráfica para continuar con sus botines de gamuza, sus gabanes y sarapes, sus sombreros de charro, sus botonaduras, sus discos trofeo.

Terminado el recorrido, llegó la tertulia. Tequila y mezcal de Pénjamo aderezaron la charla, con el fondo de “Que te Vaya Bonito”, de “El último trago”, pero que sea “Pa’ todo el año”, de Serenata Huasteca cantada por el Rey. Mezcal y tequila para contar anécdotas, para reflexionar sobre la trascendencia del que nació en ese pueblo tan bonito, alegre y tradicional.

La exposición estará hasta el 28 de febrero. En ese ínter, el Museo “Salvador Almaraz” cita a participar en la Noche de Leyendas el próximo 26 de enero. Con el título de “Deja que salga la luna”, habrá una fábula poética con Voces en el Ático y la colaboración del mariachi Principal Elegancia Mexicana.

Comentarios