martes. 16.04.2024
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Postemporada NFL 2024 [2] • Comodines de la nacional • Fernando Cuevas

Fernando Cuevas
IMG_4728
Vaqueros de Dallas
Postemporada NFL 2024 [2] • Comodines de la nacional • Fernando Cuevas

La ronda de comodines en la Conferencia Nacional nos regaló una sorpresa, un partido equilibrado -quizá el mejor de la ronda- y otro más que se fue definiendo sin problema para el cuadro local. 

EMPACADORES SORPRESIVOS, VAQUEROS INTRASCENDENTES

Si no aprendes de tu historia, estás condenado a repetirla. Otra vez los Vaqueros de Dallas terminan la temporada con una buena marca y a las primeras de cambio, en los juegos decisivos, se descomponen y brindan su más bajo nivel. Los Empacadores de Green Bay salieron con toda su juventud al estadio AT&T, en el que no han perdido, y se fueron arriba con acarreo de Jones en el primer cuarto; para el segundo, la debacle de Prescott, una vez más: de la primera intercepción se derivó la anotación de Jones y de la segunda, otros seis puntos gracias a la devolución del defensivo Savage; entre ambas, otro ataque de los de la bahía fue coronado por recepción de Wicks, si bien fallaron el extra. Ya al final de esta pesadillesca primera mitad, Ferguson recibió un pase corto para romper el cero y dejar el marcador 27-7, encendiendo una pequeña luz de esperanza para el equipo anfitrión.

Los de la estrella cada vez más solitaria empezaron la segunda parte con gol de campo pero fueron incapaces de contener la ofensiva de los sombrerudos de queso que concluyó con la tercera anotación de Jones. Respondieron los de casa con corrida de Pollard pero fallaron el extra y, como había sucedido en buena parte de los ataques de los visitantes, no pudieron otra vez detener al rival que anotó con pase largo a Musgrave y, tras anular la ofensiva de los de Texas, volver a anotar vía recepción de Doubs, gracias al tercer pase de anotación de Love, dando una gran exhibición. El partido, prematuramente definido por la contundente ventaja de los de Wisconsin, se fue escurriendo lenta y dolorosamente para Dallas, que todavía anotaron un par de touchdowns con atrapadas de Ferguson para dejar el marcador 48-32 y hacer un poco más decorosa, al menos en los números, la derrota: 29 años sin disputar el título de la conferencia para el equipo que se hacía llamar de América.

LEONES RUGIDORES, CARNEROS LUCHADORES

Al principio fueron las ofensivas, comandadas por los mariscales de campo intercambiados: el ex carnero Goff guió el ataque inaugural de los Leones de Detroit a la zona de anotación que se concretó con acarreo corto de Montgomery; el ex león Stafford condujo a los Carneros de Los Ángeles a acortar distancias con un gol de campo de Maher, pero volvieron implacables los de casa con imponente ofensiva culminada con corrida de diez yardas de Gibbs. Para no quedarse atrás, los visitantes reaccionaron con pase de medio campo a Nacua para volverse a acercar, solo para ver cómo otra vez los grandes felinos concluían su tercera avanzada al hilo con puntos, esta vez gracias a una recepción de Laporta. Todavía en la primera mitad, Atwell volvió a recortar distancias con atrapada de 35 yardas, dejando el tablero 21-17 en favor de los anfitriones. 

Las defensivas ajustaron para la segunda mitad y fueron los angelinos quienes tuvieron mayor control de la pelota. Primero fue Badgley con un gol de campo a mediados del tercer cuarto, el pateador que amplió la ventaja para los de Michigan y después Maher quien respondió en dos ocasiones para acercar a los Carneros a un punto de diferencia, ya a mediados del cuarto episodio. Con poco más de tres minutos, en lugar de arriesgarse en cuarta y largo, los visitantes optaron por patear pensando detener pronto y tener oportunidad de dar la voltereta, pero los de casa volvieron a rugir y con un par de primeros y dieces, finiquitaron el trámite. 32 años después, Detroit vuelve a ganar un partido de playoff: hasta Eminem sonrió.

BUCANEROS AGUERRIDOS, ÁGUILAS DECAÍDAS

Los Bucaneros de Tampa Bay llegaron a este partido en su casa con cinco triunfos en sus últimos seis partidos; las Águilas de Filadelfia, justo al revés. No era sencillo predecir si esta tendencia continuaría o se rompería por tratarse de una instancia en la que el equipo visitante tiene experiencia. Los anfitriones salieron con entusiasmo y fiereza, propia de una embarcación en busca de su botín en alta mar: dominaron el primer cuarto con un gol de campo de McLaughlin y un touchdown de casi medio campo vía atrapada de Moore y envío de un entusiasta Mayfield. Para el segundo cuarto, feria de anotaciones de tres: amplió primero la ventaja el cuadro local y recortó, por fin, la visita, pero de nuevo anotó de tres el pateador anfitrión. Ligero vuelo de las Águilas al final de la primera mitad con atrapada de Goedert a pase de Hurts, aunque fallaron en su intento de conversión: 16-9 el score.

Los de Pensilvania recibieron la pelota al inicio de la segunda mitad con la oportunidad de emparejar los cartones pero la dejaron ir, como todo el tercer cuarto que terminó con un safety en su contra y una larga anotación de Palmer para poner la ventaja en un lugar difícil de alcanzar para los visitantes, a pesar de tener todo el cuarto periodo por delante: el problema es que no se veía cómo podría carburar su ofensiva ante unos bucaneros que presionaban con enjundia y no daban un centímetro de concesión. Todavía los de Florida anotaron una vez más a través de un pase capturado por Godwin para dejar el marcador 32-9: duplicaron sus puntos y Filadelfia se fue en blanco en el tercer y cuarto cuartos. Al final, ambos equipos mantuvieron sus respectivas rachas del tercio final de la temporada regular.