domingo. 26.05.2024
El Tiempo
Es lo Cotidiano

CRÍTICA

Tachas 563 • El Arte cinético • Ezequiel Rivero

Ezequiel Rivero

El Arte cinético
El Arte cinético
Tachas 563 • El Arte cinético • Ezequiel Rivero

El arte cinético es una rama del arte que trabaja en la exploración de la estética del movimiento. Aquí las obras tienen movimiento como elemento plástico o generan la ilusión de tenerlo a través de recursos de desestabilización óptica.

El término “cinético” proviene del griego “κινητικός que significa que se mueve)”[1]

En la escultura, las obras suelen contener elementos móviles que son los mayores portadores de sentido, mientras que en el campo de la plástica, el movimiento se logra a expensas de la creación de ilusiones ópticas, basadas en fenómenos propios del ojo humano tales como la vibración retiniana frente a tramas complejas, y su imposibilidad de enfocar simultáneamente dos superficies cromáticamente contrastadas. 

Los primeros artistas que comenzaron a producir obras con estas características fueron Larionov, Archipenko, Marcel Duchamp, Francis Picabia, varios de ellos integrantes del movimiento futurista italiano y ruso, por mediados de la década de 1910, y continuaron autores como Alexander Calder, algunas décadas después. 

En la década de 1920 comienza a hablarse de cinetismo pero circunscrito a la ingeniería mecánica, en una subdisciplina que estudiaría “los cuerpos sometidos a fuerzas no equilibradas, que por tanto, tendrán movimientos no uniformes, es decir, acelerados.[2]” y recién desde 1954 comienza a denominarse a este tipo de obras de arte con la expresión Arte Cinético. Esta corriente se instala como manifestación de la influencia del ambiente tecnológico de la década de 1950, siendo muchas obras expuestas en la Galería Denise René de París en 1955 bajo el título de “Le Mouvement”. Diez años más tarde la exposición “The Responsive Eye”, en el Museum of Modern Art de Nueva York (MoMA), supone la consagración oficial del arte cinético[3]

En las décadas próximas aumenta el número de productores de este tipo de arte tanto en Europa como en América y se alcanza un máximo nivel de adhesión en las décadas 1960 y 1970. 

Características del Arte cinético 

Además del tratamiento especial que recibe la estética del movimiento, el arte cinético como corriente se ha caracterizado por otros elementos de carácter discursivo. 

Entre las características del arte cinético se destacan el rechazo a cualquier referente narrativo, literario o anecdótico; la desvinculación de la obra de arte con respecto a su creador, la abolición del soporte tradicional del cuadro, la incorporación de materiales inéditos para la creación artística, (plásticos, circuitos eléctricos, etc.) y la intención de insertarse en la vida pública de la ciudad, formando parte del urbanismo.[4]

El arte cinético introduce la interacción con el espectador. En gran variedad de obras es éste quien tiene que desarrollar una acción para que la pieza se mueva o genere la ilusión de estar haciéndolo. 

El carácter interactivo-reactivo es una de las grandes novedades de este movimiento, ahora las obras se tocan, hay un juego sinérgico con el público que antes no había. 

Según el historiador Frank Popper -el mayor estudioso del Arte Cinético- “todas las tipologías mencionadas corresponden a esta tendencia artística, pues lo esencial es la sensación que se produce en el observador”.[5]

Todos estos caracteres dotan al hecho artístico de una gran capacidad de variación determinada, por un lado, por los condicionamientos estructurales, físicos o mecánicos que el autor definió durante el diseño y construcción de la obra, y por otro lado, el espectro de acción que posee el usuario. 

La combinación de estos elementos produce resultados únicos para cada experiencia artística, pudiendo considerarse este fenómeno como un precursor de la generatividad, dado por su proximidad a un sistema de reglas al cual se le ingresan variables que condicionan un resultado final. 

Clasificación

De acuerdo a la relación que las piezas de arte tengan con el movimiento y el origen del mismo, las obras de arte cinético pueden clasificarse en:

  • Obras cuyo movimiento es óptico y virtual, y está determinado por el desplazamiento del espectador.
  • Obras cuyo movimiento es óptico y virtual, y está determinado por fenómenos ópticos como la vibración retiniana, y su imposibilidad de enfocar simultáneamente dos superficies cromáticamente contrastadas. (opArt)
  • Obras con objetos en movimiento, ya sea que se muevan por sí mismos o por agentes externos no humanos.
  • Obras con objetos en movimiento que se mueven por acción del usuario.

 






***
Ezequiel Rivero 
Investigo y escribo sobre industria audiovisual y políticas de comunicación en convergencia digital.

Comunicador Social especialista en comunicación interna y online, con experiencias en publicaciones institucionales, administración de sitios web, social media, e-mailing y gestión de proyectos.



[Ir a la portada de Tachas 563]

 

[1]    Según la Real Academia Española - http://lema.rae.es/drae/?val=cin%C3%A9tico    

[2]    Capitulo I - Texto Mecánica de Solidos I - Setiembre 2012 - www.unac.edu.pe