martes. 16.04.2024
El Tiempo
07:56
20/01/23

Postemporada NFL 2003 [3] • Concluye la ronda de comodines • Fernando Cuevas

“… al fin el triunfo se lo llevaron los equipos considerados favoritos, aunque en circunstancias inesperadas”

Postemporada NFL 2003 [3] • Concluye la ronda de comodines • Fernando Cuevas

La ronda de comodines concluyó con dos partidos, uno en domingo y el otro en lunes, en los que se presentó un desarrollo contrastante: muy parejo uno y muy pronto resuelto el otro, si bien al fin el triunfo se lo llevaron los equipos considerados favoritos, aunque en circunstancias inesperadas.

ZARPAZO DEFENSIVO

Los Bengalíes de Cincinnati recibieron en su campo a la parvada de los Cuervos de Baltimore, que se presentaban sin su quarterback titular y en condición de presas relativamente a modo. Así resultó al inicio: los felinos avanzaron para romper el cero y colocar los primeros tres puntos por conducto de McPherson tras una ofensiva que se llevó la mitad del cuartoinicial. Tras recuperar el ovoide gracias a una intercepción, los de casa aumentaron la ventaja con otro prolongado avance, aunque fallaron el extra, con una anotación de Chase a pase de Burrow. Pero el segundo cuarto las aves negras se organizaron mejor y consiguieron no solo emparejar el trámite, sino darle la vuelta al marcador para dejar el partido 10-9 al término de la primera mitad, contando con una recepción corta de Dobbins, después de recorrer 75 yardas, y con un gol de campo de Tucker tras recuperar un balón suelto.

No aprovecharon los de Maryland su primera ofensiva en la segunda mitad con un tres y fuera, a diferencia de los de Ohio que lograron recorrer más de 80 yardas para coronar el avance con una carrera del propio Burrow y después convertir los dos puntos y ponerse a siete de diferencia. Muy poco duró la ventaja: regresaron los Cuervos y también con una ofensiva que arrancó detrás de su yarda 20, emparejaron el score con pase largo atrapado en pleno desmarque por Robinson. Era el momento de los visitantes: detuvieron el siguiente ataque felino y con lucidor plan de juego, lograron llegar a la yarda uno en su siguiente ofensiva, ya en el cuarto episodio: cuando todo estaba listo para anotar, el joven suplente Huntley quiso él mismo atravesar el plano estirando los brazos con la pelota pero la perdió, provocando que la recuperara Hubbard y la llevara 98 yardas al otro lado, poniendo otra vez adelante a los suyos y, de paso, aniquilando el momento de Baltimore, como se vio en sus fallidas ofensivas del resto del juego, sentenciado 24-17 por esa jugada decisiva.

SOLVENCIA VAQUERA 

A pesar de ser visitantes los Vaqueros de Dallas, salieron con la etiqueta de favoritos y buscaban romper la hegemonía que sobre ellos tenía Tom Brady; por su parte, los Bucaneros de Tampa Bay clasificaron con marca perdedora y habían dejado muchas dudas sobre su funcionamiento, que parecían tampoco disiparse en la primera mitad del partido. Las cuatro primeras ofensivas, dos por bando, resultaron inocuas, acaso anunciando un partido más cerrado de lo que terminó resultando: por fin los de Texas pudieron anotar gracias al pase de 22 yardas capturado porSchultz, dejando el tablero en seis por la falla del extra. 

Pase interceptado a Brady y los de la estrella solitaria vuelven a anotar vía acarreo corto de Prescott y a errar el punto complementario, ya en el segundo cuarto. Continuó la inoperancia bucanera al ataque y de nueva cuenta los Vaqueros llegaron a la zona final otra vez con pase a Schultz y, para no perder la costumbre, Maher falló su tercer punto extra de la noche: 18-0 en una extraña primera mitad en la que el desempeño de los de la bahía estaba muy debajo incluso dentro de las bajas expectativas y, por supuesto, esos tres puntos extras desviados de manera consecutiva que muy rara vez se puede ver.

El tercer cuarto inició con otra ofensiva fallida de los anfitriones que al parecer no aprovecharon la reunión en el vestidor para modificar sus planteamientos y ejecuciones, mientras la visita logró montar otra avanzada desde su yarda 14 que terminó en otros seis puntos con atrapada de Gallup: en efecto, el extra fue fallado por cuarta ocasión seguida, en un ritual que ya parecía predestinado. Y por fin, en la última jugada del periodo, un pase de Brady a Jones rompió el cero para los Bucaneros que se quedaron en seis por la falla del intento de conversión: una leve esperanza al ponerse abajo por tres anotaciones y 15 minutos por jugarse. Muy pronto difuminada en la siguiente cabalgata vaquera que culminó con pase a Lamb y, de manera inverosímil, con el acierto del punto extra. Todavía anotaron los anfitriones con pase a Brate para dejar el marcador en 31-14, gracias a la conversión, y despedirse de una forma un poco más decorosa.