miércoles. 12.06.2024
El Tiempo
Jaime Panqueva
14:48
18/05/24

Opinión • Jóvenes votantes • Jaime Panqueva

"Hay un vacío causado por la ausencia de nuevas formaciones políticas, propuestas independientes a partidos y otras formas de representación fuera de las esferas tradicionales..."
Gráfica 1. Participación electoral elecciones presidenciales 2018 por edades
Gráfica 1. Participación electoral elecciones presidenciales 2018 por edades
Opinión • Jóvenes votantes • Jaime Panqueva

Basta sólo darse un breve paseo por las redes o preguntarle al omnisapiente buscador de Google para constatar cómo los candidatos a la presidencia de México buscan acercarse a los jóvenes, el grupo más numeroso y reacio a votar. Según datos del INE, el segmento entre 18 y 29 años conforma una quinta parte de la lista nominal, de ellos vota poco más de la mitad.

Las gráficas 1 y 2, sobre la participación electoral en las dos pasadas elecciones presidenciales, vemos cómo la culebrilla inicia con el porcentaje alto (65%) de aquellos que estrenarán su credencial para votar, para luego descender en picada hacia quienes se encuentran entre los 20 y 29 años, apenas por encima del 50%. Luego, inicia el ascenso hacia los más viejos, pues aquellos entre 55 y 69 años participan en una proporción del padrón electoral superior al 70%.

Si los jóvenes tuvieran un comportamiento electoral similar al de los mayores, sumarían 5 millones de votos, que podrían decidir con facilidad cualquier competencia medianamente apretada.

En un artículo escrito hace unos meses, a raíz de la candidatura de Samuel García y el fenómeno que podía suscitar en los electores jóvenes, al estilo Daniel Noboa en Ecuador, comenté que de concretarse podría hacer un contrapeso muy fuerte, incluso a la hegemonía Morena… y poco duró la aventura del regiomontano. No obstante, Movimiento Ciudadano sigue siendo el partido que más se acerca a estos grupos de edad: sus jingles y discurso en apariencia progre apuntan hacia un espacio abandonado por esa extraña amalgama de izquierda en el poder. No en vano se presentan como “lo nuevo” y rechazan a los mismos de antes, aunque son dirigidos con mano férrea por Dante Delgado, un dinosaurio emanado de las huestes de Salinas de Gortari y Gutiérrez Barrios.

Jorge Álvarez Máynez no lo ha hecho nada mal como candidato. Hace unos meses era un total desconocido, y esta semana ha puesto a dudar a muchos sobre quién debería declinar en favor de quién ante el atasco en las encuestas de la oposición prianista perderista. Si la estrategia consiste en no ganar y sólo robar votos a la propuesta de Xóchitl, lo ha conseguido con creces. Y lo más importante, se encuentra muy bien ubicado en la mente de los jóvenes. En el Simulacro Electoral Universitario entre más de 300.000 estudiantes se ubicó en segundo lugar, y aunque quedó muy por debajo de Sheinbaum, triplicó el resultado alcanzado por Xóchitl Gálvez. En un par de semanas veremos cuánto redituará esto en las elecciones, y si puede ser el inicio de un posible relevo generacional en vista de los comicios del 2030.

El desencanto juvenil no es reciente, también es global. La Encuesta Mundial de Valores en su ola 7 (WWS-7) de 2017-2022, muestra que 75.3% jóvenes mexicanos entre 16 y 29 tienen poca o ninguna confianza en las elecciones, contra un 69% en los Estados Unidos, 71% en Brasil y un muy destacable 29% en Alemania. A su vez, 69.4% tiene poco o ningún interés en la política, promedio muy alto si se le compara con el 49% de EEUU, el 55% de Brasil o el 37% de Alemania.

Una buena porción de votantes jóvenes en México no encuentra opciones genuinas en su sistema político, 41.4% los encuestados entre 16 y 24 años, y 49% en el grupo de 25 a 34 años. Este descontento desciende a un 39% entre los votantes mayores de 65 años. El porcentaje es muy alto si lo comparamos con Alemania, por ejemplo, pues entre estos mismos grupos de edad, el porcentaje oscila entre el 8.4, 10.4 y 5.6%, respectivamente.  

Gráfica 2. Evolución participación electoral en elecciones presidenciales por edades 2012-2018
Gráfica 2. Evolución participación electoral en elecciones presidenciales por edades 2012-2018

Hay un vacío causado por la ausencia de nuevas formaciones políticas, propuestas independientes a partidos y otras formas de representación fuera de las esferas tradicionales. Esto me lleva de nuevo a preguntar: ¿Son los jóvenes o es resultado de la polarización y de un sistema político cerrado a nuevos partidos y opciones ciudadanas?

Los resultados de WWS-7 confirman la idea de que ellos saben bien en qué país viven: 63% opina que las elecciones no son limpias del todo o no de forma frecuente; 76% opina que el voto se compra en las elecciones; 41% desconfía de la objetividad de los medios periodísticos en materia electoral; y la mitad dice que la violencia coacciona el voto en las urnas.

Para finalizar, hay dos datos que añaden esperanza y preocupación por el futuro: 83.8% de los jóvenes entre 16 y 24 años consideran que las elecciones limpias aportarían una gran diferencia en sus vidas. Porcentaje incluso superior al de Alemania y los Estados Unidos. El lado oscuro: 71.4% ve con buenos ojos a un gobernante fuerte que no debiera preocuparse por un parlamento y elecciones democráticas...

Comentarios a mi correo electrónico: [email protected]