jueves. 09.02.2023
El Tiempo
Jaime Panqueva
07:15
30/01/21

Opinión • ¿De bajada? • Jaime Panqueva

“¿Tendrán el mismo descaro […]  de achacar los resultados de las últimas semanas al gobierno federal?”
Opinión • ¿De bajada? • Jaime Panqueva

En mi primera columna de este año comentaba sobre la percepción desproporcionada que teníamos de la pandemia. Por entonces, los contagios de lo que parecía un nuevo repunte tras la navidad, se situaban muy por debajo del que considerábamos el gran pico de julio-agosto del 2020. Sea porque las medidas se relajaron, por hastío o confianza en la llegada de las vacunas, las cifras de los últimos días superan con creces niveles que considerábamos imposibles de rebasar, con consecuencias deplorables, como la especulación con los tanques de oxígeno, por sólo mencionar una. A continuación, presento algunas gráficas con la evolución de los casos activos en tres ciudades: León, Celaya e Irapuato.

***

01 - 29012021 Covid 19 Irapuato evolución casos activos

***

02 - 29012021 Covid 19 Celaya evolución casos activos

***

03 - 29012021 Covid 19 León evolución casos activos

Como se puede observar, el salto es realmente espectacular, en particular si se tiene en cuenta el aumento del día 16 de enero, cuando todas las mediciones brincan de forma importante y atípica. ¿Es simplemente la relajación por las fiestas de fin de año y el día de Reyes, o también hay responsabilidad por parte de las autoridades que claudicaron en sus estrategias de comunicación y seguimiento?

¿Sucedió, como sucede con la materia de seguridad, una rendición por parte de las autoridades estatales y municipales a un laissez-faire que luego se contabiliza en los SEMEFOs? ¿Tendrán los líderes del PAN el mismo descaro, tras meses de autonomía total en el manejo de la pandemia, de achacar los resultados de las últimas semanas al gobierno federal?

Como comenta Yuval Harari en Homo Deus, suponemos que la humanidad tiene el conocimiento y las herramientas necesarias para impedir las pestes, y que si, a pesar de ello, una epidemia escapa a nuestro control, se debe más a la incompetencia humana que a la ira divina. Para enero de 2021 ya se había vacunado a varios miles de mexicanos, pero la estrategia de comunicación para la prevención y contención estaba tan desgastada que muchos no tuvieron problema en ignorarla. Las autoridades tampoco tuvieron visión alguna para reforzarla o buscar alternativas más inteligentes a explotar el miedo. Y éste, sencillamente ya no fue suficiente.

En Irapuato, parecería que Ricardo Ortiz ha estado más pendiente en promover las obras civiles, para ser recordado por ellas y planchar la elección de Lorena Alfaro, que del aumento en la tasa de contagios y mortalidad.

Si bien parece que los casos van en descenso, me pregunto si los habitantes del estado lo tendrán en cuenta a la hora de decidir por quién votarán el próximo 6 de junio. Deberían considerarlo.

Para cerrar, traigo también a colación palabras del mismo Harari, publicadas en 2015:

[…] si bien no podemos estar seguros de que algún nuevo brote de ébola o de una cepa desconocida de gripe no vaya a propagarse por el globo y matar a millones de personas, en caso de que eso ocurra no lo consideraremos una calamidad natural inevitable. Por el contrario, lo veremos como un fracaso humano inexcusable y pediremos la cabeza de los responsables.

Comentarios a mi correo electrónico: [email protected]

Comentarios