jueves. 09.02.2023
El Tiempo

Diario de Campo • Mil uno • Luis Miguel Rionda

"Quien lee y calla, supongo que comparte. Sí se manifiesta, entonces fue tocado por mis palabras, tanto en positivo como en negativo. Al final, todo suma..."
Diario de Campo • Mil uno • Luis Miguel Rionda

Con esta colaboración, que comparto en varios medios de comunicación impresos y electrónicos, he completado el millar de artículos periodísticos publicados desde 1981. Mil y una gacetillas de opinión a lo largo de 41 años de afición por la escritura de coyuntura, de reflexión compartida con un público lector con el que he entablado una conversación intermitente, casi siempre respetuosa pero no en pocas atenciones inflamada y apasionada. A todas y a todos aquellos que tuvieron la paciencia de leerme, y más aún a los que comentaron o criticaron mis cuitas o convicciones, les expreso mi más profunda gratitud y mi reconocimiento. Me he sentido acompañado tanto por los silencios pasivos como por las reacciones activas. Quien lee y calla, supongo que comparte. Si se manifiesta, entonces fue tocado por mis palabras tanto en positivo como en negativo. Al final, todo suma.

El 29 de abril de 1981 vio la luz mi primer artículo, denominado “La cultura Chupícuaro”, en el periódico El Sol de León, que abrió una sección especial dedicada al IX Festival Internacional Cervantino (24 de abril al 16 de mayo). Reseñé una exposición sobre el arte exquisito de esta cultura mesoamericana, que se desarrolló en el actual municipio de Acámbaro durante el periodo preclásico superior (300 AEC a 500 DEC). Yo ya había colaborado con ese periódico como fotorreportero durante los anteriores festivales a partir de su cuarta edición; me encantaba la fotografía analógica, con sus laboratorios y cuartos oscuros. Pero desde que inicié la carrera de antropología social en 1977 cambiaron mis perspectivas y me aficioné a la escritura etnográfica, primero con ensayos escolares y luego la tesis de grado, que significó un reto para sistematizar la información que recolecté en siete meses de trabajo de campo en una comunidad indígena de Oaxaca, y la redacción de un extenso y complejo documento que aún me enorgullece (https://t.ly/46_D). 

Cubrí varios eventos de los festivales cervantinos IX (1981), X (1982), XIV (1986) y XV (1987) —no hubo XIII (1985), pero lo contaron—. En los dos últimos fui invitado por Juan Manuel Oliva —sí, el que fue gobernador a partir de 2006— a colaborar con el suplemento cervantino del periódico Contacto de Guanajuato. Un comentario: aunque recibí paga en estas colaboraciones cervantinas, el mayor placer fue tener acceso libre a todos los eventos.

Luego comencé a escribir sobre temas educativos en 1987 y 1988 en El Nacional de Guanajuato, que dirigía el entonces joven periodista Arnoldo Cuéllar, quien siempre me convocó a sus empresas de comunicación. Ese medio lanzó una Revista Cervantina para cubrir el FIC de los años 1988 a 1990, donde también publiqué, sin abandonar mis artículos con otras temáticas. En 1994 ese mismo periódico local lanzó un complemento sabatino denominado Dossier político, coordinado por mi querido amigo José Argueta (qepd), donde se aceptaban colaboraciones de seis o siete páginas, lo que permitía profundizar en las temáticas de la coyuntura política local.

He colaborado con muchos medios escritos, sobre todo locales. A todos les agradezco su hospitalidad y tolerancia. Sólo en uno fui censurado y expulsado —me reservo su nombre pero es de circulación estatal—. Había publicado ahí desde 1998 hasta 2011, otra vez gracias a Arnoldo, pero ya no estaba para protegerme de la intolerancia.

Afortunadamente desde agosto de 2009 Milenio León me abrió sus puertas con gran generosidad, gracias a Miguel Ángel Puértolas. Poco a poco varios medios electrónicos se han sumado en este esfuerzo personal de opinión. Agradezco y reconozco a ZonaFranca.mx de mi buen amigo Ramón Izaguirre, en León;  15Diario.com de mi gran amigo y colega Luis Lauro Garza, en Monterrey; EsLoCotidiano.com de mi admirado editor Leopoldo Navarro, en León; MexicoSocial.mx de mi querido colega Saúl Arellano, de la UNAM en CdMX; RegeneracionGto.com de la afanosa periodista Soledad Cerda, en Irapuato; ObservatorioInformativo.com del gran reportero Juan Manuel Álvarez, y Mosaico-informativo.com del también periodista destacado Salvador Contreras. A todos ellos y ella, muchas gracias por su amistad, respeto y apoyo.

(*) Antropólogo social. Profesor de la Universidad de Guanajuato, Campus León, Departamento de Estudios Sociales. [email protected] ­– @riondal – FB.com/riondal – https://luismiguelrionda.academia.edu/ –­ https://rionda.blogspot.com/

Comentarios