Escenarios • Regresar a Guanajuato • Paola Arenas

“Regreso con más conocimiento y experiencia. Regreso remodelada, en varios sentidos…”
IMG_5532
En el escenario del Teatro Juárez - Foto, Paola Arenas
Escenarios • Regresar a Guanajuato • Paola Arenas

En la primera entrega para este espacio periodístico hablaba sobre el glorioso teatro Juárez como el inicio de un sueño, y sobre el valor que adquiere un espacio físico a través de lo que sucede ahí. A poco más de un año de distancia, regreso a ese lugar a resignificar lo que ese espacio y esas paredes cuentan en mi historia. 

Ha sido un año de aprendizajes, de nuevos horizontes y de dinámicas distintas; un año revelador en muchos sentidos. He caminado por tablas de otras ciudades, he compartido con figuras del teatro nacional, he entrado en un sistema federal que, después de todo, no está tan alejado del que hacemos en los estados, o tal vez, si, en costos y tamaño de equipos humanos.

Regreso con más conocimiento y experiencia. Regreso remodelada, en varios sentidos.

El Juárez, a 120 años de su inauguración, ha pasado por muchas etapas, en últimos años específicamente una remodelación y restauración importante, anunciada incansablemente por el gobernador del Estado, hemos de decir, una muy necesaria remodelación a uno de los recintos emblemáticos de Guanajuato y de nuestro país, reconocido como una belleza arquitectónica, que además vive en los recuerdos de tantos artistas internacionales que, como mencionábamos en aquel texto, han pisado esas tablas. 

Los detalles técnicos de la remodelación

La remodelación consistió en varias etapas. La primera incluye los rubros de accesibilidad, con un elevador, nueva taquilla y palcos habilitados para personas en silla de ruedas; y funcionalidad, con la renovación de mecánica teatral, con varas motorizadas y modernización de sistema de iluminación con luminarios LED.

La intervención también incluyó temas de seguridad con la renovación total del sistema contra incendios y señalética; además se remodelaron los accesos para salidas de emergencia.

Entre las obras realizadas se remodelaron los baños existentes y se habilitaron nuevos baños en vestíbulo; se trabajó en el aislamiento de ruido exterior, con nuevas puertas en sala y vidrios dobles.[1]

Entre otras obras destaca la conservación, limpieza y restauración de fachada y muros. Además se intervino la herrería y carpintería, incluyendo butacas y su emblemática cantina. Todo ello acompañado de una renovación completa de instalaciones eléctricas, pluviales e hidrosanitarias.

Se abrió durante 2022 para festejar los 50 años del Festival Internacional Cervantino, con algunas funciones, para volver a cerrarlo y así culminar la última etapa de esta remodelación, que puedes leer a detalle lo que reporta en un comunicado la Secretaría de Obras Públicas de Guanajuato.

 

La vida itinerante y la conversión del diablo

En noviembre del año pasado realicé una gira junto a la Compañía Nacional de Teatro, como parte del programa de sedes regionales inaugurado en 2023. Para Guanajuato capital se presentaron tres montajes, empezando por Violencia de Valeria Loera, puesta en escena muy exitosa de la CNT, con lenguaje y temáticas muy contemporáneas. El segundo fue La conversión del diablo de Carlos Pascual. El tercero fue el monólogo Rose, de Martin Sherman, con Amanda Schmelz, quien ejecuta magistralmente este texto sobre el Shiva (luto judío), que se vuelve tan actual en nuestros días dada la guerra latente. 

Del segundo montaje hablo más a detalle, pues tal experiencia me trajo otra vez a este teatro que me atrevo a llamar casa. Estrenamos La conversión del Diablo de Carlos Pascual, con dirección de Martín Acosta (guanajuatense encumbrado en el teatro nacional); un texto que toca esos temas que nos recomiendan no tocar en ninguna cena familiar, religión y política, pero, si el teatro no es para provocar o para hablar de lo que nos aconsejan callar, ¿para qué es entonces?

Carlos Pascual aborda el tema de la conquista espiritual de México / Tenochtitlan, teniendo como personajes a un par de frailes y algunos naturales de la región, así como a un mestizo que es el último gobernador. Asesorado por historiadores y hablantes nativos de náhuatl, el autor pone en la mesa un texto donde se cuestiona el mito de la Tonanzin / Guadalupe, cuestionándose si ésta es una nueva mentira o una vieja verdad, dejándonos ver los pensamientos e intenciones de estos personajes, los propósitos para los que están en esta tierra, con una historia milenaria, pero nueva para ellos. 

Abordamos este trabajo con algo de temor sobre la recepción del público, pues siguen siendo temas álgidos para un territorio que conserva a la religión católica como la predominante. Sin embargo, el trabajo de dirección de Acosta llevó a un buen puerto la puesta, y provocó risas y catarsis en el espectador guanajuatense, al enfrentarlo a un trabajo con la calidad acostumbrada por la CNT.  

De regreso a la vuelta

Debido a que esto fue un estreno, de texto y de montaje, la residencia duró más días de los acostumbrados en giras, lo que me permitió estar en Guanajuato por casi quince días. Volver al teatro Juárez cada mañana; se sentía como un privilegio maravilloso, volver de la mano de mi hija a trabajar en un lugar donde ella estuvo antes, pero en mi vientre, un mes antes de nacer. 

La recepción del equipo técnico del Juárez fue fenomenal: sonrisas y abrazos y, sobre todo, confianza. Como parte del equipo técnico transformado -pues incluye caras nuevas-, saber que confían en ti, saber que no habrá mayor resistencia o conflicto, hace que el trabajo se pueda disfrutar de mejor manera. 

Esta planta técnica cuenta con un par de egresados de la carrera de Artes Escénicas de la Universidad de Guanajuato, entre quienes -si no me traiciona la memoria- está la primera mujer con plaza laboral. Ella se desempeña de gran manera como parte del equipo de iluminación, adquisición que se siente como todo un logro para un equipo que hasta hace un par de años era conformado sólo hombres de la vieja escuela. Estos técnicos magníficos, que han vivido la historia de ese teatro, abren camino ahora para una creciente diversidad, derrumbar viejas costumbres, y renovar el equipo humano a la par con la remodelación del inmueble. 

Técnicamente fue una sorpresa tener sólo equipo LED escénico, que es de buena calidad y cuya llegada era inevitable, pero se siente un tanto impropio para un recinto con la trayectoria del teatro Juárez. Confesaré que cuando luego volvimos a hacer temporada al Julio Castillo, extrañé el color y la facilidad del LED del Juárez. 

Una de las mayores mejoras al recinto fue que se pusieron puertas acústicas en la sala, lo cual propicia que ya no entre el ruido del jardín o de la escalinata frente al teatro, una adecuación sumamente necesaria, pensando en el nivel de actividades que tiene la ciudad en este cuadrante. En la ocasión nos tocó convivir con una cata de vino y queso que tenía un pequeño escenario frente al teatro y stands que llegaban hasta la iglesia cercana, pero el ruido quedaba en el vestíbulo. Sin embargo, el de los bares que están detrás del recinto aún se en ciertas horas cuelan por las enormes paredes.

La cabina de iluminación es otra remodelación importante. Se ha abierto, es más amplia, pero está más expuesta al público. Luce una flamante consola ETC nueva e impecable, con capacidad sobrada para este recinto, que así se va modernizando sin perder su belleza y estructura original.

Al final la vida es cíclica y cada cierto tiempo nos toca, como a los anfibios, un cambio de piel, dejar a un lado lo que ya no funciona, así sea doloroso, porque como humanos nos aferramos al pasado, pero muchas veces dejamos de construir hacia el futuro por pensar en lo que se está perdiendo. Así, nos toca habituarnos a la iluminación LED, a usar amplificación de audio. También a reflexionar sobre las repercusiones medioambientales de nuestro arte, convivir con otras expresiones artísticas y tipos de entretenimiento, y entender cómo comunicarnos con las nuevas generaciones. 

Nos toca mudar de piel, renovarnos y restaurar las grietas que se nos van abriendo con el pasar de los años, como lo está haciendo el Teatro Juárez, para al final volver a donde pertenecemos. 

 

IMG_5533
En los palcos del Teatro Juárez

 

 

 

[1] https://boletines.guanajuato.gob.mx/2023/10/06/devuelven-magia-y-esplendor-al-teatro-juarez/