Es Lo Cotidiano

El 2013 en 8 fantásticos libros

Bernardo Monroy

El 2013 en 8 fantásticos libros

 

No seré quien lo niegue: el 2013 fue un año de mierda. Un año de desempleo, de miseria, de malas noticias, de crisis económicas…

Cuando menos, fue un buen año en cuanto a la literatura de géneros, que no en vano los aburridos intelectuales la llaman “literatura de evasión” y es que si nuestra civilización se va paulatinamente a la chingada y más allá sin boleto abierto, siempre tendremos a los superhéroes, los dioses paganos, los fantasmas, los zombis, las batallas interestelares y un grupo de muchachos que nos demuestran que el mundo puede ser peor o, por qué no, puede mejorar.

Durante 2013 se publicaron excelentes novelas del género fantástico. He aquí un recuento de lo que fueron las mejores, al menos para mí. No hablaremos de historias deprimentes.

 

American godsAMERICAN GODS (Neil Gaiman)

Después de años de permanecer sin traducción al castellano, los lectores mexicanos por fin pudimos disfrutar de la mejor novela de uno de los mejores guionistas de cómics vivo. Para quien no conozca a Mr. Gaiman, les informaré que se trata del creador de “Sandman” una de las obras maestras de arte secuencial más importantes del siglo XX. Después de dominar su arte, Gaiman saltó a la novela y el cuento, obteniendo el mismo éxito. Él es el autor de “Stardust”, película adaptada al cine con bastante éxito, y del guión cinematográfico de “Beowulf”.

“American Gods” cuenta la historia de Sombra, un hombre que acaba de salir de la cárcel por un crimen que sí cometió. Su vida está hecha una mierda: ha perdido su trabajo y su esposa murió en un accidente. Salir de la cárcel para él no marcha mucha diferencia… hasta que un misterioso hombre, tuerto, alto, anciano, de cabello blanco y largo y que responde únicamente al nombre de Mr. Wednesday, lo contrata para buscar junto con él a ciertas personas dispersas por todo Estados Unidos…

Resulta que dichas personas son nada menos que los dioses de todas las culturas, que han emigrado a Norteamérica. Así, conocemos a deidades que viven hacinadas y débiles porque nadie cree en ellas, pues han sido suplantadas por los Nuevos Dioses: los dioses de la paranoia hacia el gobierno, personificados por los Hombres de Negro, la diosa de los medios de comunicación o el dios de internet. Sombra, Mr. Wednesday, Anansi la Pascua y otras deidades, deberán detener a cierto villano que sólo conocemos como Low Key Lyesmith.

 

Stephen KingDR. SUEÑO (Stephen King)

En 1977, un escritor medianamente conocido publicaba su tercera novela, después de una historia sobre una niña que asesina a gran parte de sus compañeros en el baile de graduación y otra de vampiros que llegan a un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra. Su novela sobre un niño con poderes psíquicos que permanece en un hotel aislado de la civilización a causa de la nieve, con su preocupada madre y su padre, un alcohólico en recuperación con agresividad reprimida. La novela en cuestión sería adaptada al cine por Stanley Kubrick, consagrando a su autor como uno de los más grandes escritores de terror de finales del siglo XX.

¿La novela? El Resplandor. ¿El autor? Stephen King.

No sería sino hasta el 2012 que King escribiría una secuela, y un año después se traduciría al castellano. Hablamos de “Dr. Sueño”.

“Dr. Sueño” cuenta lo que sucede con el pequeño Danny Torrance, ahora convertido en adulto. Danny, igual que su padre, es alcohólico y muy conflictivo. No puede conservar un trabajo estable; es un trotamundos. Su poder sobrenatural, aunque no tan fuerte, sigue vigente, y esta vez tendrá que lidiar con un grupo de secuestradores que roban la energía de los niños y se alimentan de ella. Sin duda, una excelente secuela de un clásico moderno del género de terror.

 

25 minutos en el futuro25 MINUTOS EN EL FUTURO: NUEVA CIENCIA FICCIÓN NORTEAMERICANA (Antología de Pepe Rojo y Bernardo Fernández, BEF)

Dos de los mejores escritores de ciencia ficción en México se dan a la tarea de recopilar los cuentos más relevantes de ciencia ficción escrita y publicada en Norteamérica. El resultado es una deliciosa colección de historias tiernas, aterradoras, desconcertantes, impactantes… En síntesis, todo el sentido de maravilla que debe tener la buena ciencia ficción.

Las historias son variadas y todas ellas, excelentes. Desde una mezcla de realismo mágico con superhéroes, hasta una chica que participa en un juego de realidad virtual y a partir de allí, adquiere conciencia social para ayudar a niñas explotadas en fábricas de Tijuana; pasando por unos ejecutivos que modifican su DNA para convertirse en insectos e ir ascendiendo en su empresa, o unos artistas que usan la ingeniería genética para crear sus obras, o bien Godzilla siguiendo los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos. Una serie de cuentos ideales para todo aquel que ama la ciencia ficción o que quiere conocerla más allá del lugar común que es Isaac Asimov.

 

Tierras insólitasTIERRAS INSÓLITAS (Antología de Luis Jorge Boone)

El año que termina permitió cuajar el concepto de “literatura de la imaginación” en México que, como definen Alberto Chimal y Raquel Castro en el blog http://imaginacionmx.tumblr.com,  “No entendemos lo fantástico como un “género” (como la fantasía heroica a la J. R. R. Tolkien, por ejemplo) sino como un recurso narrativo, una serie de temas y argumentos y una actitud ante la representación de la realidad en la literatura. Así definida, la imaginación fantástica está presente en muchas obras de la literatura mexicana, tanto de las que se consideran parte del “canon” literario como de otras que se juzgan fuera de él. Desde Carlos Fuentes hasta Francisco Tario; desde Sor Juana Inés de la Cruz hasta Verónica Murguía, numerosos libros y numerosos escritores se han propuesto sondear los límites de nuestra idea de lo real y, en ocasiones, traspasarlos”.

La antología aquí mencionada es uno de los mejores ejemplos que pueden encontrarse sobre la llamada literatura de la imaginación. Con relatos de autores mexicanos muy conocidos por cultivar el género fantástico como el propio Boone, Chimal o Bernardo Esquinca, y el redescubrimiento de Francisco José Alfarán, Tierras Insólitas es un magnífico ejemplo de los alcances de la fantasía en México.

 

El susurro de las flores marchitasEL SUSURRO DE LAS FLORES MARCHITAS (José Miguel Cuesta y José Rubio)

El 2013 fue un año zombi. Los vimos en películas y series de televisión. Lo extraño es que brilló por su ausencia el zombi más tradicional, el más típico, el más característico. Y no hablo del muerto viviente convertido a causa de un virus, sino del zombi vudú. Afortunadamente, esta novela nos presenta ese arquetipo literario.

Los autores, finalistas del Premio Planeta y miembros de Nocte, prestigiosa asociación española del género de terror, nos cuentan un caso de Áureo Kavanac, un detective dedicado a lo sobrenatural, en la misma tradición de detectives de lo oculto literarios como John Silence o Karnacki. Áureo es contratado para localizar a la hija perdida de una mujer, y poco a poco se irá metiendo en el submundo del vudú y la magia negra de Nueva Orleans. Una novela divertidísima, cargada de misticismo, humor y un personaje gay desternillante, que aunque es lo que en el ambiente se conoce como una “loca obvia”, los autores en ningún momento faltan al respeto a la comunidad homosexual… cosa que sí hacen muchos seudoescritores de Guanajuato.

 

HaghenbeckJUSTICIA DIVINA (F.G. Haghenbeck)

Porque una novela gráfica también es excelente narrativa, toca el turno a una. Así como el cine tiene su “Ciudadano Kane”, el cómic tiene su “Watchmen” de Alan Moore.

Un buen ejemplo de novela gráfica mexicana es “Justicia Divina” de Francisco Haghenbeck, escritor mexicano reconocido internacionalmente, ganador del premio Bram Stoker por “El diablo me obligó” y hasta el momento, el único mexicano que ha escrito un guión para Superman.

Escrita y dibujada por él, trata sobre las aventuras de Víctor Serrano I Bellosilio, un joven abogado que tiene el poder de ver y tratar con seres sobrenaturales. Al estilo de John Constantine, Víctor se topará con el Chupacabras, la Llorona, el Coco y el Monje Loco, y se tomará un café en la Condesa con el mismísimo Lucifer. Cargada de crítica social y un humor muy negro, “Justicia Divina” trata sobre la ciudad de México, pero también sobre los seres de ultratumba que desde niños todos amamos odiar u odiamos amar.

 

Wild CardsWILD CARDS (George R.R. Martin y otros)

Que en cuanto a fantasía épica el 2013 fue el año de George R.R. Martin, gracias a la popularidad de su saga “Canción de Hielo y Fuego”, convertida en la serie “Juego de Tronos”, no se discute. Lo que sí se discute es que no es su única saga destacada.

Martin reúne a un grupo de escritores del género fantástico para crear el universo compartido de Wild Cards, un mundo paralelo donde la gente con superpoderes es la cosa más normal del mundo, y son entrevistados por Tom Wolfe o tienen casas de asistencia. A lo largo de cuentos y novelas, los autores nos narran cómo sería el mundo si a partir del final de la Segunda Guerra Mundial, Nueva York sufriera el ataque de un virus extraterrestre que cambia el DNA de sus habitantes, convirtiendo a algunos en “jokers”, seres deformes y rechazados sociales, y los “ases”, seres cuasidivnos con capacidad de volar, atravesar muros, crear vida vegetal o teletransportarse. Lo interesante de la saga de Wild Cards es que se trata de una extrapolación de los cómics a la literatura… con todos sus vicios y sus defectos, de modo que tenemos acción, aventura, villanos megalómanos y héroes que sólo buscan el bien por el bien mismo.

 

Battle RoyaleBATTLE ROYALE (Koshun Takami)

La historia original de “Los juegos del hambre”. Mucho más violenta, literaria, y con personajes mejor desarrollados. Fue publicada en Japón desde 1999, pero el 2013 vio la luz su traducción en México.

“Battle Royale” nos ubica en un futuro distópico, en el que Japón se ha convertido en una dictadura totalitaria y  rebautizada por su Gran Dictador como La República del Gran Oriente Asiático. Para subyugar a los jóvenes, el ejército crea “El Programa”, que consiste en seleccionar mediante un sorteo a un salón de clases, para llevarlos a una isla para que se asesinen entre todos hasta que sólo quede un sobreviviente. Los protagonistas, Shuya y Noriko, deberán unirse para sobrevivir a un cruel juego que saca lo mejor y lo peor de sus compañeros de clase en una batalla que critica atrozmente la competitividad japonesa,  y hace que la víctima de bullying del salón sea el primero en matar, que el estudiante más inteligente quiera detener el juego; que la “chava más buena” se valga de sus encantos para sobrevivir o que al payasito del salón no se le ocurra una sola broma. Editado por Planeta, “Battle Royale” no nos describe un mundo mejor, pero si nos muestra que las cosas pueden estar un millón de veces peor… y ese será el mejor consuelo para el 2014.

 
 
 
 
 
Comentarios