Es Lo Cotidiano

CÓMO SE COCINA UNA OBRA MAESTRA A FUEGO LENTO

Reseña de la película “Boyhood”

Reseña de la película “Boyhood”

En una era de lo inmediato y de lo desechable, el director Richard Linklater nos vuelve a dar una lección de paciencia y amor al cine, lanzándose al precipicio de pura incertidumbre y convirtiéndolo en uno de los mejores directores de nuestros tiempos. Si bien Linklater ya había experimentado con el paso del tiempo, y de cómo afecta en sus personajes (Before: Sunrise, Sunset and Midnight) en “Boyhood” lo lleva al extremo, ya que fue filmada en un total de 39 días, pero en intervalos, los cuales terminaron siendo 12 años.

La película sigue el transcurso de la vida de Mason (Ellar Coltrane), desde su niñez hasta el inicio de la edad adulta, de cómo se tiene que adaptar a los cambios que trae a su vida el divorcio de sus papás. Las compañeras de viaje de Mason son su mamá (la conmovedora Patricia Arquette), quien tiene la urgencia de buscar un remplazo paternal, su hermana Samantha (Lorelei Linklater), y el ausente pero ocasional papá (Ethan Hawke).

¿Por qué tardar 12 años (el director decidió usar a los mismos actores todo el tiempo, sin importarle que algo pudiera salir mal), si el maquillaje por aquí y por allá puede dibujar unas cuantas líneas de tiempo, o si puedes contratar a varios ojiverdes y castaños? Esa respuesta se encuentra en los ojos de Ellar Coltrane. Lo aplaudible, además de lo riesgoso e innovador del proyecto, es que Linklater tuvo todo ese tiempo para conocer a sus personajes, y los retrata magistralmente.

Una película revitalizante, que nos recuerda a dónde debe ir el cine: a sorprendernos y conmovernos hasta los huesos. Sí, lo sé, salió desde septiembre y será difícil que llegue a las salas de León, y si llega, tal vez hasta marzo del 2015. Amantes del cine, esperemos sentados o salgamos al vasto mundo de internet, para buscar aquello que vale la pena.

Comentarios