Es Lo Cotidiano

LOS ATRACTIVOS DE GUANAJUATO CAPITAL

Cierran otra vez 'Balcón de Ana' en el callejón del beso

Los fotógrafos ambulantes se niegan a compartir ganancias

callejón del beso
Cierran otra vez 'Balcón de Ana' en el callejón del beso
Cierran otra vez 'Balcón de Ana' en el callejón del beso

Guanajuato, Gto. En enero de 2009, el entonces presidente municipal de Guanajuato, Eduardo Romero Hicks, hizo que el reglamento de policía considerara como falta administrativa prodigarse besos en la calle. La respuesta fue de burlas y rechazo públicos. Lo que no pudo hacer la moralina del conservadurismo político lo está haciendo el conflicto entre la dueña de una casa y fotógrafos ambulantes: desde el balcón de Ana no se podrá dar besos a quien esté en el balcón de Carlos.

De nueva cuenta el famoso Callejón del Beso está empañado con un mensaje de protesta. La propietaria de la casa donde se ubica “el balcón de Ana”, cerró puertas a quien quiera subir a él y dar el ósculo de amor para tener 7 años de buena suerte y evitar 7 años de infortunio.

Este lunes Norma Gámez, propietaria del inmueble, colgó una manta con un mensaje dirigido a autoridades de los tres órdenes de gobierno. Denuncia que los fotógrafos la insultan y la presionan para que les permita entrar a la casa a sacar fotos a personas visitantes.

Tradicionalmente la fotografía del recuerdo se hace en el tercer escalón del callejón, en un espacio de 62 centímetros entre las dos casas. Sin embargo, los fotógrafos han promovido la foto desde las casas, aun cuando la propietaria no lo desea. 

Los fotógrafos han respondido que Norma Gámez cobra 50 pesos por fotografía y califican el hecho de “competencia desleal” y los ha amenazado.

El primer cierre

A finales de mayo pasado, Norma Gámez cerró el acceso al balcón y acusó a los fotógrafos de insultos y amenazas. Intervino la presidencia municipal y llegaron a un acuerdo.

El presidente Municipal, Alejandro Navarro, ordenó al área de Fiscalización verificar permisos, el uso de suelo comercial de La Casa de Ana y que esté dada de alta en la Dirección de Ingresos, en Tesorería, ya que al cobrar la entrada debe de estar entregando boletaje.

A pesar del acuerdo determinado el 30 de mayo, el 26 de junio la dueña de la casa volvió a acusar violencia de los fotógrafos. Intervino de nuevo el gobierno municipal y ahora otra vez surgió el conflicto.

Comentarios