Es Lo Cotidiano

IMSS invita a evitar el sobrepeso y obesidad con dieta y ejercicio

IMSS invita a evitar el sobrepeso y obesidad con dieta y ejercicio

*Bajar de peso exige romper ese círculo vicioso y hacer ejercicio

El sobrepeso y la obesidad tienen en la actualidad el primer lugar como problema de salud pública, debido a que generan muchas otras enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial, afecciones cardiacas e, incluso, problemas psicológicos como la depresión y la angustia.
 
Es esta la causa de que algunas personas que han intentado bajar de peso con dieta sin obtener ningún resultado o que, por el contrario, han ganado kilos, no sólo requieren de voluntad para dejar de comer alimentos grasos y calóricos, sino que también necesitan hacer ejercicio de manera regular y requieren de apoyo psicológico.

Miguel Bonilla Hernández, nutriólogo de la Unidad de Medicina Familiar No. 51, del IMSS en Guanajuato, destacó que de manera errónea se suele considerar al apetito como una señal precisa y adecuada para orientar cómo se debe uno alimentar.
 
Explicó que la leptina es una hormona creada por las células grasas que viajan al torrente circulatorio e intervienen en la producción de los metabolitos que causan el apetito. Si la persona consume mucha grasa producirá una mayor cantidad de éstos, lo que generará hambre, por lo que tendrá que aumentar el consumo de comida, y así, hasta convertirse en un círculo vicioso. 

La situación anterior, especificó, sucede a la inversa con la gente delgada, ya que al comer poco produce en forma pobre estas sustancias y no tiene suficiente estímulo para comer.

Así, gran parte de las personas con problemas de obesidad o desnutrición que no llevan una dieta según su índice de masa corporal (porcentaje de peso adecuado a su estatura) son engañadas por el apetito y aunque hagan el intento de comer menos de lo que su hambre dicta, siguen aumentando de peso.

Aunque parece ser un asunto sin fin, la solución es muy sencilla: realizar actividad física; todos los metabolitos que intervienen en la conexión entre las células grasas y el apetito, tienden a entrar a ciclos metabólicos que solamente se dan en el músculo, donde se desintegran con el ejercicio.

Recomendó que si el obeso determina ponerse a dieta, tiene que hacerlo en paralelo a un plan de ejercicios si no, aunque haga sacrificio por comer menos, esos metabolitos se irán almacenando y su acúmulo llegará a ser tan grande, que vencerá cualquier voluntad y terminará cediendo a un hambre descomunal. Aseguró que caminar, correr, nadar o andar en bicicleta es crucial para recuperar la salud, la figura, y la autoestima.

Dijo que el exceso de peso es una condición que no sólo afecta orgánicamente, sino el ánimo, y la imagen que se tiene de sí mismo se ve seriamente dañada por los aspectos estéticos que rigen a la sociedad actual. 
Pero además de lo estético la obesidad es precursora de diabetes e  hipertensión arterial. 

Finalmente recomendó adoptar el binomio dieta equilibrada y ejercicio físico diariamente.

Comentarios