Miércoles. 13.11.2019
El Tiempo

Fidel Castro: De la utopía socialista al 'comes y te vas'

Jesús Batta González

Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook
Fidel Castro: De la utopía socialista al 'comes y te vas'

La Revolución cubana fue la utopía que lleno de ilusiones a los jóvenes de la década de los años 60.

Recordando que esa década fue la que construyó la contracultura en los jóvenes de esa época a nivel mundial, el referente revolucionario de Cuba estaba en todas partes, a favor y en contra.

Actualmente sólo queda el eslogan del Che Guevara, que sigue levantando fantasías en todo el planeta.

¿Qué es una utopía?

Es el plan o sistema ideal de gobierno en el que se concibe una sociedad perfecta y justa, donde todo discurre sin conflictos y en armonía.

Tomás Moro acuñó la palabra Utopía en el siglo XVI y la imaginó como una isla desconocida, en la que se llevaría a cabo la organización ideal de la sociedad.

En ese mismo siglo XVI Hernán Cortes pensó que Utopía era precisamente la Gran Tenochtitlan, cuando vio la perfección urbana existente en esa isla en medio del lago, en su Segunda Carta de Relación.

¿Por qué se considera a la Revolución Cubana una utopía?

Porque un puñado de barbudos que zarparon de Veracruz con ayuda del coronel  mexicano Fernando Gutiérrez Barrios llegaron a Cuba, cuyo tejido social estaba descompuesto por el régimen de Fulgencio Batista, movieron las estructuras sociales y políticas y tomaron el poder el primero de enero de 1959, y a partir de ese momento la clase social más adinerada abandonó la isla y se refugió en Miami, Florida, Estados Unidos.

Sin un contrapeso de una clase social que supiera de política y tuviera poder,y con el repudio de los Estados Unidos, los revolucionarios tuvieron que recurrir al otro poder de contrapeso mundial: La Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas.

Empezaron a jugar el juego de la Guerra Fría, aunque en forma subordinada.

La Revolución Cubana nunca fue autosustentable en términos económicos. Estuvo al amparo o de la URSS, y cuando se derrumbó ésta, poco a poco fue a la órbita de la Revolución Bolivariana, dependiendo del petróleo venezolano, hasta quedar de nuevo huérfana.

La muerte de Chávez y la caída del precio del petróleo hizo poco práctica esa sociedad, porque la vida económica no sólo depende de solidaridad política; la economía necesita generar ingresos para que funcione.

Actualmente se acercó de nueva cuenta a Estados Unidos en el gobierno de Obama, y no se sabe su futuro, porque al señor Donald Trump (futuro presidente de EU) no le simpatiza esta nación y ha amenazado con romper relaciones diplomáticas.

La Revolución Cubana ha tenido logros sociales muy importantes; se vive un clima de igualdad y también ha tenido avances en medicina y en el deporte a nivel mundial.

Desafortunadamente, junto con Corea del Norte es la última herencia del estalinismo, como régimen autoritario.

¿Para qué sirve una utopía?

Todas las culturas y civilizaciones necesitan de una utopía para sobrevivir.

Se entiende por utopía la  serie de ideas, conceptos, filosofías, cultura que forman un referente en los individuos y en las sociedades, por medio del cual se forman las creencias.

Existen utopías religiosas, utopías económicas, utopías políticas.

En la actualidad la mayor parte de los países cree en la utopía del libre mercado y del sistema de precios, que en su conjunto permiten a la economía una adecuada asignación de los recursos.

La utopía del libre mercado comenzó con el liberalismo económico, político y social, y los referentes principales son la Revolución Francesa y la Independencia de Estados Unidos de Norteamérica.

Obviamente no se presentaba con la aridez de las teorías de mercado; se presentaba con los valores universales de igualdad, libertad, razón y fraternidad.

El liberalismo degeneró en capitalismo, que es un sistema generador de un gran individualismo.

La etapa del pragmatismo capitalista (Ronald Reagan y Margaret Thatcher), ha propiciado que la mayor parte de las naciones del mundo, hayan adaptado sus sistemas al libre mercado.

En cada avance del liberalismo hacia el capitalismo ha existido una utopía contraria, que busca la igualdad de los individuos.

Esta utopía ha buscado que los beneficios logrados por una economía sean repartidos en forma justa.

Se podría resumir esta utopía con las palabras de Carlos Marx, en su Crítica al Programa de Gotha: De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades.

Al igual que el liberalismo degenero en capitalismo, el socialismo científico degeneró en el socialismo real, impulsado por Josef Stalin, que se convirtió en una dictadura totalitaria.

Finalmente desapareció el socialismo real, dejando al pragmatismo de Vladimir Putin en el poder.

Todas las utopías que buscan transformar al hombre y que desean amoldarlo a un marco teórico o ideológico, han terminado en regímenes autoritarios, que para adaptar una práctica económica sacrifican a gran parte de las personas que viven dentro de la utopía.

¿Cuáles son los costos de una utopía impuesta?

En la utopía del cristianismo murieron millones de personas, desde la época de Constantino hasta el Renacimiento.

En el islamismo han muerto también miles de personas, ya que en la actualidad la utopía islámica  vive su propia Edad Media y son fuente de conflicto las diferentes corrientes musulmanas.

En nombre del sionismo, se busca exterminar a los palestinos en Israel–Palestina.

En el capitalismo han muerto millones de personas en guerras de dominación, impulsadas por el Imperio Británico y Estados Unidos.

Durante el estalinismo, el gobierno soviético mató a más de 20 millones de personas.

Durante el régimen de Mao Tse Tung, el gobierno chino mató a más de 65 millones de personas, y por malas políticas económicas, en 1963 murieron de hambre más de 63 millones de chinos.

Por lo tanto, no se puede concluir que una utopía sea la salvación de la raza humana. Es mejor hacer promesas dentro del funcionamiento de una doctrina social donde el centro sea el ser humano y no una ideología.

En la Revolución Cubana se prometió el paraíso socialista y terminó en una nación gobernada por un grupo de poder que se eternizo en el gobierno, que provocó la obsolescencia de su economía, que generó un alto nivel de pobreza, que no tiene futuro.

[Ir a la portada de Tachas 181]

Comentarios