miércoles. 22.09.2021
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Un psicomago en México

Beto Cronopio

Un psicomago en México

Alejandro Jodorowsky llegó a México en 1960 como integrante de la compañía del artista francés Marcel Marceu. El insigne maestro Salvador Novo lo invitó a dirigir obras de teatro por lo que decidió dejar la compañía para establecerse en la Ciudad de México durante 12 años. En ese lapso tuvo una prolífica obra, pues realizó cómics, películas, montó obras de teatro y performances, apareció en programas de TV y escribió columnas para varias revistas.

Cronopio, Beto - Un psicomago en México (3)

Fue gran amigo de Miky Salas, baterista de varios grupos de rock mexicano como los Sinners, La Máquina del Sonido y Tequila. Junto a su esposa Sylvia Pasquel, el músico participó en varias obras de teatro montadas por el psicomago. En una de ellas, Así hablaba Zaratustra, aparecían varios actores desnudos (incluso en la publicidad) y la sociedad de aquella época se escandalizó.

Eran geniales sus ocurrencias en su programa de TV Happening A-Go-Gó: en una ocasión destruyó un piano con un mazo y en otra avisó que iba a entrevistar a una vaca. También consolidó su carrera cinematográfica. En 1968 presentó en el Festival de Cine de Acapulco su película Fando y Lis, una oda al teatro del absurdo que Jodorowky practicaba habitualmente.  La película fue muy mal recibida; incluso Emilio “el Indio” Fernández lo encaró violentamente con su pistola en la mano y tuvo que intervenir Roman Polanski tratando de calmarlo, momento que aprovechó el psicomago para huir en la cajuela de un auto.

De 1967 a 1973 se publicó cada domingo en el periódico El Heraldo su cómic Fábulas Pánicas. Tiempo después, compiló estas colaboraciones en un libro que es muy codiciado entre los coleccionistas (Editorial Novaro, 1ª edición, 1977).

En 1970 filmó la película El Topo en la que él también actúa. Invitó a Héctor Martínez “el Borrado” (cantante de los Sinners y del grupo de Javier Bátiz) interpretándose a él mismo; a raíz de esa película Angélica María, su pareja en esa época, le cambió el apodo por “Borrodowsky”.  Federico Fellini se declaró fan de Alejandro, a John Lennon le impactó tanto su película que compró los derechos de exhibición para los Estados Unidos; también le financió su siguiente proyecto, La Montaña Sagrada (1973), en la que George Harrison iba a actuar en el papel del Mago, pero puso una condición: eliminar la escena donde iba aparecer en posición supina. El director no aceptó, por lo que declinó participar.

Cronopio, Beto - Un psicomago en México (2)Empezó a alternar su residencia entre la Ciudad de México y Nueva York hasta que en 1974 se fue a vivir a Francia.

Ha regresado en varias ocasiones a nuestro país. En 2002 estuvo en la Feria del Libro de Monterrey, donde (después de una cadena de casualidades) logramos entrevistarlo, le presentamos el libro conteniendo el guion de El Topo y le preguntamos si tenía planes de volverlo a editar. Nos contestó en forma negativa. Le insistimos, pues consideramos que era algo muy importante. Nos dijo: “No lo voy a volver a editar. ¿Por qué tanta insistencia? ¿Quieres editarlo? ¡Edítalo!” Tomando el libro, en la primera hoja escribió de su puño y letra “Permiso para piratearlo”, seguido de su firma.

***
BetoCronopio
(Cd. de México). 46 años. Fan de The Beatles y del rock mexicano de los años 70, incluyendo el Festival de Rock y Ruedas de Avándaro. Ávido lector de dichos temas.

[Ir a l aportada de Tachas 189]

Comentarios