Martes. 15.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

Poema temporal de mi tiempo

Yehuda Amichai

Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook
Poema temporal de mi tiempo

La escritura hebrea y la escritura arábiga van del este al oeste,
La escritura latina, del oeste al este.
Las lenguas son como gatos:
No hay que frotarles el pelo en la dirección equivocada.
Las nubes vienen del mar, el aire cálido del desierto,
Los árboles se doblan en el viento
Y piedras vuelan de los cuatro vientos todos
Hacia los cuatro vientos todos. Arrojan piedras,
Arrojan esta tierra el uno al otro,
Pero la tierra siempre cae de nuevo a la tierra.
Arrojan la tierra, quieren librarse de ella.
Es piedra, es suelo, pero no puedes librarte de ella.
Arrojan piedras, me lanzan piedras a mí
En 1936 1938, 1948, 1988,
Los semitas les lanzan a los semitas y los antisemitas a los antisemitas,
Los hombres malvados lanzan los hombres justos lanzan,
Los pecadores lanzan y los tentadores lanzan,
Los geólogos lanzan y los teólogos lanzan,
Los arqueólogos lanzan y los archi-gamberros lanzan,
Los riñones lanzan piedras y las vesículas biliares lanzan,
Piedras de lápida mortuoria y piedra de toque y corazones de piedra,
Piedras con forma de boca que grita
Y piedras que le quedan a tus ojos
Como un par de lentes,
El pasado lanza piedras al futuro,
Y todas ellas caen en el presente.
Piedras lloronas y piedras de grava risueñas,
Incluso Dios en la Biblia lanzó piedras
Incluso los Urim y Tumim fueron lanzados
Y se incrustaron en la coraza de la justicia,
Y Herodes lanzó piedras y lo que resultó fue un Templo.

Oh, el poema de la tristeza de piedra
Oh, el poema lanzado en las piedras
Oh, el poema de las piedras lanzadas.
¿Hay en esta tierra
Una piedra que nunca fue arrojada
Y nunca construida y nunca derrocada
Y nunca destapada y nunca descubierta
Y nunca gritada desde una pared y nunca descartada por los constructores
Y nunca cerrada encima de una tumba y nunca posada debajo de los amantes
Y nunca convertida en piedra angular?

Por favor no lances más piedras,
Estás moviendo la tierra,
La sagrada, entera tierra abierta,
Estás moviéndola hacia el mar,
Y el mar no a quiere
El mar dice: no en mí.

Por favor lanza piedrecillas,
Lanza fósiles de caracoles, lanza grava,
Justicia o injusticia de las canteras de Migdal Tsedek,
Lanza piedras suaves, lanza terrones dulces,
Lanza piedra caliza, lanza barro,
Lanza arena de la orilla del mar,
Lanza polvo del desierto, lanza herrumbre,
Lanza tierra, lanza viento,
Lanza aire, lanza nada
Hasta que tus manos estén fatigadas
Y la guerra esté fatigada
Y hasta la paz esté fatigada y entonces sea.

***
Yehuda Amichai
(Würzburg, Alemania, 1924-Israel, 2000) fue, tal vez, el más grande poeta moderno israelí. Escribió en hebreo, poniendo la lengua en primer plano de nuevo. Fue miembro del Palmach y peleó en la Segunda Guerra Mundial por el bando británico, así como en la Guerra de Yom Kippur. Aunque escribió mayormente poesía, publicó varias novelas.

La traducción es de Esteban Cisneros.

[Ir a la portada de Tachas 199]        

Comentarios