Buscar
14:24h. Sábado, 27 de Mayo de 2017

GUÍA DE LECTURA

El secreto de las vacas, de Alejandro Salinas

Jaime Panqueva

Foto: Tomada de Facebook
Foto: Tomada de Facebook

Nuestra realidad política latinoamericana es el germen de una vertiente de la literatura que nació a comienzos del siglo XX, tomó altísimos vuelos durante el Boom y continuó planeando con su secuela posterior, ya estudiada y etiquetada como novela del dictador. Las últimas décadas del siglo pasado y las primeras del que vivimos parecieran la época adecuada para la reflexión sobre las utopías, o mejor, la descripción algo lacrimosa de cómo el conservadurismo ha aplastado cualquier posibilidad de pensarnos fuera del mercado y de sus lógicas utilitarias. De cómo los sueños aparentes deben sucumbir ante el pragmatismo y la realpolitik.

Hace un par de semanas se presentó en Pénjamo la primera novela del escritor Alejandro Salinas, El secreto de las vacas (Texere, 2015). Salinas, criado y afincado en Zacatecas, regresa a la tierra de sus ancestros como un artesano ambicioso que se adentra en las aguas del thriller político.

Diego García de Oliveira, presidente ciudadano que llega al poder por las urnas en una república latinoamericana (que se parece mucho a México), pone en marcha un programa progresista que logra abatir la corrupción y detonar el desarrollo económico. Sin embargo, se enfrenta a las disidencias y ataques traicioneros de sus colegas de fracción y opositores, además del surgimiento de un aparente grupo guerrillero que se nutre de una parte marginada de la sociedad. La trama se desliza hacia una nueva muerte de la utopía bajo la amenaza de un Estado totalitario y militarista.

A través de una amplia gama de personajes, que ponen a trabajar la memoria del lector, Salinas nos muestra las diversas facetas del poder, sus titiriteros y esbirros, así como los dramas de los ciudadanos de a pie. Novela ambiciosa en su planteamiento rizomático. Una primera piedra de una carrera que se antoja prometedora.

Para los interesados, la novela cuenta ya con una página de Facebook.

 

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 201]