Es Lo Cotidiano

Videodrome [III]

Javier Morales i García

 

004-bonnie-and-clyde-theredlist
Bonnie and Clyde
Videodrome [III]

[Ir a Videodrome II]

Febrero de 2008

Hace unos meses tiré a la basura toda mi colección de películas en cintas de video.

Hacía ya años que no tenía un video que funcionaba, pero de esa manera romántica seguía guardando las cintas en casa. No sé, tal vez, algún día, las nuevas tecnologías me brindasen la oportunidad de pasarlas a CD, pero por otro lado una mezcla de pereza y odio a las nuevas formas me decía que no. Aquello no hubiera sido un final justo para mis películas en cintas de video... Así que, un buen día, reuní las fuerzas, las ganas y el tiempo suficiente, y estuve varias tardes metiendo las cintas en bolsas negras de basura y embalándolas lo mejor que pude.

Resistiéndome a que esos geniales artefactos pasaran a la historia del todo, apunté los títulos de la Colección de La Vieja Ola de Películas en Versión Original (como tiene que ser) en una libreta pequeña... y pensé: "de aquí sale algo". Lo que salió es este invento llamado VIDEODROME... En sucesivas partes, iré escribiendo algún detalle de cada película que tenía grabada en esas cintas de video que acabaron en la basura. Sin duda, ya forman parte de mi vida y, a pesar del hecho en sí, nunca las voy a olvidar... Cinéfilos y Mitómanos....

Arch of Triumph (1948) de Lewis Milestone

Película Favorita. Ingrid Bergman bellísima. Película que habría que mitificar pero ya... ¡No solo de Casablanca se vive!... no sé si me entiendes. Uno de estos títulos que lo tiene todo, como la vida.

Más grande que la vida... Con buenos que son medio buenos y medio malos, y con malos que son muy malos. Pasan tantas cosas y estás tan metido en la película que te da pena que acabe, pero todo lo bueno o todo lo malo tiene que acabar. Algún día, todo se acaba.

Una historia de amor en la Segunda Guerra Mundial... Dicho así, parece una historia mil veces contada, pero la película tiene una magia que no se sabe muy bien de dónde viene... pero ahí está.

Te deja un poso amargo pero real... y eso me gusta.

Hay unas escenas con unos refugiados de la Guerra Civil Española, hay un montón de secundarios fascinantes, nostalgias y melancolías, música y alegría, hay un pequeño bar lleno de recuerdos, está París y está Moscú y está Madrid en la distancia... unos vasos de absenta, unos cigarros compartidos, dos personas apasionadas, ilusionadas, maltratadas. La Vida delante de ti...

Charles Boyer o A mí me gusta todo lo francés porque soy muy chic.

Vive La France...

Atención a ese cineasta maestro llamado Lewis Milestone.

Novio a la vista (1954) de Luis García Berlanga

Qué película tan fantástica de Berlanga, qué guion de Edgar Neville, Berlanga, Bardem y José Luis Colina... Con todos esos actores fantásticos era fácil hacer cine. La vida de una época lejana que en realidad es la vida de cualquier época pasando por delante de nosotros. El Primer Amor nunca se olvida. Jamás. La eterna batalla generacional entre adultos y niños convertida en una broma, ya que ¿no nos gustaría ser unos niños eternos? Burlarnos de la muerte, darle patadas a una pelota, jugar a espías, dar paseos por la playa y eternizar el verano....

Pero no. Crecemos, cambiamos, para mejor o peor, pero es así.

Los recuerdos es lo único que tenemos.

La historia de Loli y Enriquito.

The Wings of Eagles (1957) de John Ford

Tal vez no sea de las películas más famosas de Ford, pero el cineasta la adoraba.

Era como parte de su vida, de sus recuerdos y de sus vivencias.

Uno de esos títulos que te ríes y te ríes con la camaradería, pero de repente las risas dan paso a la tristeza y a la guerra, y te pones serio.

Biografía de Frank Spig Wead, un comandante de La Marina que se convirtió en guionista de Hollywood... aquel Hollywood Dorado de los Viejos Tiempos.

En la pantalla brillan mi querida pelirroja Maureen O'Hara y John Wayne, que en realidad es un alter ego de John Ford.

No me gusta el ejército y no me gusta la guerra. Me gustan los soldados y que vuelvan sanos y salvo a casa.

Extracto del guion: "No quiero una historia de barcos y aviones. Quiero una historia de la gente que está en ellos, cómo viven, cómo hablan y cómo piensan. Y lo quiero escrito con un lápiz mojado en agua salada, no en martinis”.

Cayo Largo (1948) de John Huston

Claustrofobia.

Es la palabra que se me aparece en la cabeza cuando pienso en esta película. Algo agobiante y tenso. Sudor y palabras cruzadas en una historia de gánsteres en peligro y gente despechada.

El viento que anuncia huracán. En la película, en la realidad y en la realidad de la película.

Bogart y Bacall. Edward G. Robinson y Thomas Gomez. Claire Trevor cantando "Moaning"... Richard Brooks y Huston jugando con las palabras basadas en una obra de teatro de Maxwell Anderson, pero nada más. Como el espectador cuando ve la película, los cineastas se vieron encerrados en su propio juego y le pidieron ayuda a otro colega: Howard Hawks, que les regaló una de las tomas que él no había usado en Tener y No Tener. Así se hacia el Cine.

El Mundo debería de ser un lugar sin lugar para los malvados.

Bonnie and Clyde (1967) de Arthur Penn

Tengo la idea de que la supuesta magia de esta película viene de dos lados. Uno sería el fantástico guion de David Newman, Robert Benton y Robert Towne... Otro serían esos dos actores que hacen que todos queramos ser Bonnie and Clyde en algún momento de nuestra vida: Faye Dunaway y Warren Beatty. Con el paso del tiempo hay varias escenas de la película que ya no olvidas jamás. Unas serían los tiroteos y persecuciones, los asaltos a los bancos y los momentos de calma... Otras serían las escenas entre Bonnie y Clyde, extrañas y misteriosas, reales como la vida misma de unos seres humanos que fallan y triunfan... De la bisexualidad a la impotencia... Partes de la historia son reales y parte son inventadas, de eso se trata el Cine, ¿no? Te aseguro que, si investigas, la historia de la banda llamada The Barrows es interesantísima... y mucho más romántica que la de la película.

Los estudios pensaron en esta película como una Serie B... pero cuando la gente joven empezó a llenar los cines, cambiaron de parecer...

Sí, a la verdadera Bonnie Parker le encantaba la poesía...

La misma que hay en esta película.

.

.

.

***
Javier Morales i García
(Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a Videodrome II]

[Ir a la portada de Tachas 276]

Comentarios