Domingo. 13.10.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

CUENTO

Hombres Rana

Diego Monsalvo

Hombres Rana
Hombres Rana

 

Se ahogó un tipo en la laguna. El otro pudo nadar hasta la orilla

Habían embarcado temprano. El dueño de la lancha era un empresario recién operado de un tumor y su hija lo animó para que fuera a pescar, en compañía de su esposo. Se escuchó la versión de que el yerno le pegó con un remo mientras discutían por una deuda.

Los buzos tácticos de la Policía Federal buscaron el cuerpo arrojando unos ganchos triples que rastrillan el fondo. Los hombres rana tenían el traje con agujeros y salían del agua cada cinco minutos, porque no soportaban el frío.

De noche abandonaban la búsqueda, las olas y la niebla los desorientaba, perdían la vidual de las demás lanchas que los guiaban con reflectores y no podían hacer el rastrillaje.

Todo el pueblo se acercaba por las tardes a tomar mate y presenciar el operativo, cada vez que llegaba una lancha con posibles novedades.

Lo encontraron cuatro días después, entre los juncos de la orilla opuesta.

─Flotaba boca abajo -dijo un paisano que recorría el campo con los perros-, a la altura de la nuca tenía un golpe que le había descosido la cabeza.

 




***
Diego Monsalvo. Arata. La Pampa, 1971.Como poeta publicó: Espuma de rabia. Antología de poesía (2004), Helicópteros y Señoritas (poesía, cuento, comedia y drama; 2005), Poemas postales. Fotografías Monsalvo-Sánchez (2008) y Habitante de los puentes (2010-2012). Este cuento pertenece a su primer libro de varrativa El libro de los corderos (Nulú Bonsai Editora, 2015), que incluye una versión cinematográfica dirigida por Elías Sáez, y una serie de fotomontajes basados en la filmación. 

 

[Ir a la portada de Tachas 330]

 

Comentarios