17:00
04/04/13

Los toreros embisten

"EL Congreso del Estado de Guanajuato analiza una iniciativa de reformas a la Ley para la Protección de los Animales Domésticos, en especial en lo que tiene que ver con el maltrato de los toros bravos en las corridas. El proponente fue la banca del PVEM. Para ello se han iniciado una serie de consultas a los sectores interesados, y el miércoles pasado comparecieron representantes de los pros de la preservación de fiesta..."

Los toreros embisten

El debate se ha caldeado en estos últimos días, al menos en el estado de Guanajuato: ¿La llamada “fiesta brava” debe continuar considerándose lícita? ¿Es en realidad un deporte, una venerable institución cultural o un entretenimiento cruel? ¿Su importancia económica tiene la trascendencia que le atribuyen sus defensores? ¿El maltrato animal tiene justificantes que admiten espacios de excepción, como en “la fiesta”?

EL Congreso del Estado de Guanajuato analiza una iniciativa de reformas a la Ley para la Protección de los Animales Domésticos, en especial en lo que tiene que ver con el maltrato de los toros bravos en las corridas. El proponente fue la banca del PVEM. Para ello se han iniciado una serie de consultas a los sectores interesados, y el miércoles pasado comparecieron representantes de los pros de la preservación de fiesta: el matador de toros Diego Silvetti, el presidente del Centro Taurino de León Manuel Rubio Córdoba, el empresario taurino José Luis Quezada Morán, y el ganadero Ricardo Gordoa Peña. Narran las crónicas periodísticas que de la sesión salieron chispas: los taurómacos tacharon de ignorantes a los legisladores y éstos no se dejaron, sobre todo el presidente de la Comisión de Ecología, Jorge Arenas, quien prácticamente los acusó de groseros. Lo interesante es que el tema se está abordando de manera plural y, hasta lo posible, respetuosa.

El tema no es nuevo: es tan viejo como la propia tauromaquia. En Wikipedia (es.wikipedia.org/wiki/Antitauromaquia) se menciona que incluso un Papa, Pío V, emitió en 1567 la bula Salute Gregis, prohibiendo las corridas y espectáculos crueles con animales (que tanto gustaban a los romanos en sus Coliseos). La prohibición no duró mucho debido a la influencia del poderoso monarca español Felipe II. Sin embargo, a partir de la salida del trono español de la casa austriaca de Habsburgo y el ingreso de la casa francesa de Borbón en 1700, las presiones se incrementaron para prohibir un espectáculo que los ilustrados del siglo de las luces consideraban bárbaro. En el sitio Wiki de referencia se detallan los numerosos intentos de erradicar este tipo de espectáculos, mismos que pronto se vieron reducidos a España, Portugal, el sur de Francia y algunos países hispanoamericanos como México. Sin embargo, incluso en esas comarcas se experimentan fuertes movimientos prohibicionistas que le auguran a esta fiesta un destino incierto.

Quien haya debatido con un aficionado a la fiesta sobre las razones para la permanencia de ésta, estará de acuerdo conmigo que pronto se llega a un diálogo de sordos. Los argumentos más fuertes tienen que ver con el patrimonio cultural e identitario que representa, así como en el hecho de que la especie de toros bravos desaparecería de este mundo, ya que fue producto de la manipulación humana. Fuera de estos dichos, el resto se cae por su propio peso. Es bien sabido que la institución está en franca decadencia, con cada vez menos aficionados –en España dos tercios de la población no tienen ningún interés en la fiesta-, pocos diestros profesionales, una caída dramática en la calidad de los encierros, denuncias de fraude y manipulación en las corridas, etcétera. Mis amigos aficionados me confirman que cada vez es más difícil encontrar buenos carteles y no salir decepcionado de las corridas.

Por otra parte, el argumento económico que manejan los promotores de la fiesta es falaz: se dice que de esta actividad dependen miles de familias. Pero, ¿de dónde salen las cifras? La actividad ni siquiera aparece entre las registradas por el INEGI, pues seguramente se suma al ramo de la ganadería en general. La mayoría de las plazas de toros están abandonadas o subutilizadas. Y es bien sabido que la ganadería extensiva hace uso de muy poca mano de obra.

En cambio me parecen muy válidos los argumentos expuestos por los defensores de los derechos animales –así es: con la novedad de que los animales también tienen derechos- sobre la inútil crueldad que se despliega sobre el toro, a quien se le alarga la agonía para dar lucimiento al diestro y espectáculo al respetable. Sangre y arena se mezclan, en alegoría de la muerte inútil. Pero también se llega a verter el plasma del torero, cuando el pitón le alcanza la próstata o la femoral. Rito peligroso y brutal, que convoca al sadismo morboso del público borracho de sevicia y vino.

¿Cultura, tradición? Sí, como la mutilación genital femenina en África y el Medio Oriente. O la muerte por lapidación en castigo a la infidelidad. O la trata de blancas en tantos países. O el tráfico y venta de niños en el Lejano Oriente. Tantas tradiciones centenarias que bien merecerían desaparecer y quedar recluidas en el museo de la Historia de la Infamia.

Antropólogo social. Profesor investigador de la Universidad de Guanajuato, Campus León. luis@rionda.net – www.luis.rionda.net - rionda.blogspot.com – Twitter: @riondal

Comentarios