Beethoven en pantalla • Fernando Cuevas

Festejando al genio en su cumpleaños 250
Beethoven
Ludwig Van Beethoven
Beethoven en pantalla • Fernando Cuevas

 

El género biográfico tiene riesgos: se puede cargar a la denostación o al panfleto de manera casi desapercibida. Retratar un personaje histórico de relevancia tiene sus desafíos, sobre todo cuando se trata de un hombre como el genio de Bonn, sumamente complejo no solo por su legado artístico o sus vivencias, sino por sus tormentos internos y sus dilemas existenciales. En este 2020 se celebran 250 años del nacimiento del que quizá sea el músico más grande de la historia (seguro está en la terna), expresando sus profundas dificultades experimentadas a lo largo de su vida, en composiciones que forman parte fundamental de la creación humana.

Un breve recorrido por algunos de los filmes documentales y de ficción, en el entendido que sus obras se han utilizado en incontables cintas, que han intentado capturar algunas de las facetas del músico, que a pesar de padecer sordera debido al envenenamiento por plomo (lo que se confirmó hasta 1995) y sobrevivir en una situación económica y de salud precarias, fue capaz de componer obras clásicas en el amplio sentido del término. En la época muda se produjeron en Francia los cortos Beethoven (Jasset, 1909) con Harry Baur; dos de Lacroix en 1912: Beethoven y La gloria y el dolor de Ludwig van Beethoven, y la cinta austriaca La vida de Beethoven (Otto Löwenstein, 1927). Su figura apareció de manera tangencial en El último amor de Franz Schubert (Deutsch-German, 1926).

Ya dentro del cine sonoro, el maestro Abel Gance le entró al tema con Un gran amor de Beethoven (1936), recreando el enamoramiento de dos mujeres hacia el atribulado compositor, en la Viena de principios del siglo XIX, en tanto Eroica (Kolm-Veltée, 1949) se presentó en Cannes, recuperando el proceso creativo de la 3ª. Sinfonía y algunos pasajes de su vida familiar, encarnado en aquella ocasión por Ewald Balser. Apareció como personaje secundario en Rossini (Bonard, 1942) y en Napoleón (Guitry, 1955), sendas biografías de los hombres en cuestión. Volvió a aparecer en una cinta sobre Schubert llamada Serenade (Boyer, 1940).

El documental Ludwig Van (Kagel, 1970) se orientó al impacto cultural y mediático de su obra, incorporando un efecto en la banda sonora como si la escuchara él y sus problemas de oído. Beethoven: días de una vida (Seemann, 1976), se ubicó en los últimos quince años de su vida, contextualizados en el momento político, en tanto El sobrino de Beethoven (Morrisey, 1985), recreando el conflicto que tuvo con su cuñada y su hijo Karl, con base en unas memorias justamente del sobrino escritas por Jacques Brenner y el libro de Luigi Magnani Il nipote di Beethoven (1972), contando con reparto estelar entre quienes estaban Nathalie Baye, Jane Birkin, Wolfgang Reichmann y Dietmar Prinz.

El corto dirigido al público infantil Beethoven vive arriba (Devine, 1992), tuvo una gran distribución con base en la famosa carta sin destinataria precisa, se filmó Amada inmortal (Rose, 1992) con Gary Oldman e Isabella Rossellini. Después del corto Beethoven and Love (Bentley, 1994), se produjo el documental Espíritu inmortal (2000) centrada en el 10º. cuarteto de cuerdas y abundante en coreografías. Eroica (Cellan-Jones, 2003) retomó la historia de la anterior cinta así titulada e Ian Hart encarnó el protagónico que intenta casarse con la viuda Josephine von Brunsvik. En La magnífica aventura de Bill y Ted (Herek, 1989) es uno de los personajes históricos, aquí representado por Clifford David, que conocen los adolescentes viajantes en el tiempo.

Vendría la miniserie de la BBC El genio de Beethoven (Macfarlane, Thomas y Kemp, 2005), interpretada por Paul Rhys y conformada por tres episodios, mientras que la polaca Agnieszka Holland dirigió a Ed Harris y Diane Kruger en La pasión de Beethoven (Copying Beethoven, 2006), sobre la composición de la 9ª. Sinfonía y la inserción de un personaje ficticio. El joven Beethoven (Meert, 2007), retrata su infancia y adolescencia como responsable de mantener a su familia desde temprana edad; In Search of Beethoven (Grabsky, 2009) captura cerca de 60 interpretaciones en vivo y documenta con detalle la vida del músico.

Se filmó el documental Dancing Beethoven (Aguirre, 2018), sobre una presentación de la 9ª. Sinfonía con el Ballet de Tokio y el Béjart Ballet Lausanne, musicalizada por la Orquesta Filarmónica de Israel, bajo la conducción de Zubin Mehta. Barenboim on Beethoven (Nupen, 1970) fue un homenaje en el bicentenario de su nacimiento por parte del músico argentino, continuado en el 2020 con Barenboim sobre Beethoven. Para terminar el recorrido está el filme televisivo Louis Van Beethoven (Stein, 2020), que narra su historia desde que era un niño de ocho años, ya dando muestras de su prodigioso talento.

Comentarios