Liguilla Clausura 2022 [IV]: El Zorro se lleva la final • Fernando Cuevas

"...dos equipos de larga tradición que cuentan con la novena y décima nómina del circuito..."
Atlas vs. Pachuca
Atlas vs. Pachuca
Liguilla Clausura 2022 [IV]: El Zorro se lleva la final • Fernando Cuevas


El título del fútbol mexicano se disputó entre dos equipos de larga tradición que cuentan con la novena y décima nómina del circuito, a contracorriente de la tendencia global que muestra una correlación entre cartera y campeonatos. Fueron el primer y tercer lugar de la tabla general y ambos supieron manejar sus respectivos compromisos previos en el cierre de los mismos, dado que por momentos sufrieron ciertas angustias inesperadas, sobre todo jugando de visitantes.

La astucia del zorro

Juego abierto y de buen ritmo, con los dos equipos buscando hilvanar al frente y de paso demostrando porqué estaban en esta instancia. Pasados los 25 minutos, tras una creciente sensación de peligro en ambas puertas, una clásica combinación que Abelia aprovechó para mandar centro preciso a Reyes, quien con el vuelo y acertado movimientos de cabeza, concretó para que la tribuna explotara en jolgorio teñido de rojo y negro. Tuvo el empate cerca de la media hora el cuadro visitante pero no logró concretar. Buenos achiques de los porteros Vargas y Ustari en un partido que continuó abierto con llegadas secuenciadas de una lado y del otro: se cobraba un tiro de esquina de un lado y al instante del otro.

Fue Furch quien escenificó la primera opción fuerte de la segunda parte, en la que empezaron a abundar saques de mano kilométricos convertidos en centros venenosos; en tanto, Ibáñez dejó una pelota en el travesaño y después otro disparo de la visita se fue apenas desviado, justo cuando el equipo hidalguense empezaba a dominar las acciones a media hora del final. Siguieron generando opciones con remates de diversas formas, lugares y direcciones, mientras que Chalá metió una plancha en la frontera naranja, que bien pudo haber sido de roja. El partido entraba en zona de definiciones.

Vinieron los cambios y los jaliscienses lograron controlar el vendaval durante los últimos quince minutos, en los que pudieron reacomodarse al tiempo que los de azul y blanco dejaron de ser tan precisos al frente, equivocando algunos servicios y perdiendo pelotas en zonas de definición. Todavía empujaron en las instancias finales pero no solo se fueron con las manos vacías, sino que recibieron el segundo a manos de Quiñones en última jugada plena de riñones, a pesar de haber merecido el empate. Lo suponíamos pero no teníamos la certeza: ese gol de sorpresiva despedida, quizá sería clave para la definición del título.

La lucha del tuzo

El Atlas salió con abundancia de centrales para cuidar la retaguardia, mientras que el Pachuca, a sabiendas de la encomienda, saltó alegremente al ataque para buscar un gol pronto que pusiera la disputa más a modo para su causa, disminuyendo presión. Lo consiguieron antes de que se cumplieran los diez minutos, con gran desborde de Ibarra que le puso el efecto preciso al balón para dejarlo fuera del alcance del portero y de la cabeza defensiva. Buscaron el segundo los de casa, sobre todo a través de disparos desde fuera del área, pero la visita se volvió a compactar de sólida forma tras el gol en contra y no se descompusieron, a pesar del ímpetu de los de Hidalgo, tratando de manifestar su estatus de líder de la competencia.

Al cierre de la primera parte, un balón fue a la mano de un defensor del equipo de casa y el VAR llamó la atención del juez para sancionarlo: discutible por la distancia y velocidad de la pelota, pero Furch convirtió con seguridad para emparejar el partido y mantener a dos de distancia a su equipo. Ya en la compensación de la compensación, en un contexto de reclamos, Ibáñez se elevó en la zona de segundo palo para conectar con la cabeza un gran centro y volver a mandar al Tuzo al frente, dejando el complemento para buscar el gol del empate global.

El segundo medio transcurrió en tónica similar, con los rojinegros en plan cuidadoso sin renunciar al frente y los Tuzos insistiendo cada vez con más tesón que claridad. La primera de alto octanaje fue al 53’, cuando el balón se paseó angustiosamente por la puerta de la visita. Vinieron los cambios sin modificar demasiado el desarrollo de las acciones y tanto Ibáñez como González tuvieron sendas oportunidades para los anfitriones pero no consiguieron mandarlas al marcador. Vino una rigorista expulsión para Chalá, a falta de diez minutos, que no fue aprovechada por el Pachuca, incluso cometiendo alguna falta que ameritaría también la roja de acuerdo con el estándar, pero el arbitraje desafortunadamente se extravió desde la parte final de la primera mitad.

Más allá de los muy atendibles temas sobre la multipropiedad, el sistema de competencia, los extranjeros y el arbitraje, el Atlas ha resurgido de una forma poco usual en el fútbol: en varios torneos, sobre todo con Bielsa y Lavolpe, fue el equipo que mejor se desempeñaba y que producía grandes jugadores, pero no ganaba campeonatos. Ahora, con Cocca, la apuesta fue buscar esos títulos que durante tantos años no se alcanzaron: ojalá en un futuro pueda combinar ambas tendencias. Por su parte, el Pachuca volvió al protagonismo de la mano de Almada, con un proyecto sólido en el que sigue cabiendo la generación de futbolistas, responsabilidad que han abandonado los equipos con mayor presupuesto, cuya única solución es comprar. Por eso, que llegaran estos dos conjuntos, resultó una buena señal para nuestra liga.

Comentarios