Camino al INE

"...las dos decenas de aspirantes muestran perfiles de alto nivel..."
Camino al INE


El día de ayer el Comité Técnico de Evaluación (CTE), integrado por convocatoria de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión con el objeto de evaluar y seleccionar los aspirantes a cubrir las cuatro vacantes en el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), comunicó a la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) su propuesta de cuatro quintetas de aspirantes a ocupar esas posiciones, de tanta trascendencia para la gobernabilidad de la institución electoral más importante del país.

Al conocer la lista de los veinte candidatos, mitad mujeres y mitad hombres, me llenó de satisfacción constatar que el trabajo desplegado por el comité de expertos fue cuidadoso y atinado. Silvia Giorguli, BlancaHeredia, Diego Valadés, Ana Magaloni, José Roldán,Sara Lovera y John Ackerman cumplieron bien la meta para la que fueron reclutados. Gran inquietud había causado entre muchos la designación,a fines de febrero,de este último, un activista públicamente vinculado con el partido mayoritario. Afortunadamente, como quedó evidenciado en su reacción individual de ayer ante la JUCOPO, el político-académico no logró influir en el ánimo de sus compañeros, y las dos decenas de aspirantes muestran perfiles de alto nivel académico, conocimiento profundo de la materia electoral, sensibilidad política, e independencia partidista y de criterio. Al menos es así entre los que conozco, que son la mayoría.

En particular me entusiasma que ocho de ellas y ellos son o fueron consejeros en los organismos electorales locales.Cuatro más son académicos en instituciones de prestigio. El resto tiene orígenes diversos, pero vinculados a la materia. No tengo todavía el dato, pero calculo que el promedio de edad debe rondar los 40 años. La escolaridad es alta: maestrías y doctorados. Experiencias profesionales amplias en puestos de toma de decisiones.

Pero lo principal es que no percibo vínculos partidistas evidentes. Por supuesto que todas y todos poseen alguna ideología —las personas inteligentes y preparadas se enamoran de las ideas—, pero apuesto a que su profesionalismo les impide caer en favoritismos ante los actores de la política. Eso es lo que requiere un buen árbitro en nuestro campo: conocimiento, experiencia, carácter y amor por la democracia. Desde que el entonces IFE fue totalmente ciudadanizado en 1996,la gran mayoría de los consejeros y consejeras han demostrado ese compromiso fundamental, con alguna(s) excepción(es) —siempre hay un negrito en el arroz.

Felicito al CTE y a la Cámara de Diputados. Esta última tendrá ahora un trabajo más político que técnico, y se vale. Pero hay mucho de dónde escoger.

Por cierto, en Guanajuato se van a renovar tres consejerías del IEEG. El INE emitió la convocatoria respectiva, y se inscribieron 165 aspirantes; 96 hombres (58.2%) y 69 mujeres (41.8%). Les toca ahora pasar los filtros cualitativos —examen de conocimientos, redacción de ensayo, análisis curricular y entrevistas—. Hago votos por que el proceso sea tan transparente como lo han sido desde 2014, por el bien de uno de los mejores organismos locales del país.

(*) Antropólogo social. Consejero electoral del IEEG. Profesor con licencia de la Universidad de Guanajuato e investigador nacional. luis@rionda.net – @rionda – ugto.academia.edu/LuisMiguelRionda

Comentarios