León en el siglo XX [VIII] • 'León necesita con urgencia un plano regulador’ • Miguel Ángel García

“…se puso en evidencia la necesidad de que el crecimiento de las ciudades del país contara con reglamentos, leyes y planos reguladores…”

Periódico La voz de Guanajuato, 14 de enero de 1952
Periódico La voz de Guanajuato, 14 de enero de 1952
León en el siglo XX [VIII] • 'León necesita con urgencia un plano regulador’ • Miguel Ángel García

[Ir al artículo anterior de esta serie, El clamor de los leoneses: ¡agua!]
 

El 14 de enero de 1952 se puede leer en la prensa leonesa la nota que da título a esta colaboración. El cuerpo de la misma dice:

El señor presidente municipal manifestó […] que el municipio está pendiente de las órdenes del Gobierno del Estado para la planificación correcta de nuestra población para el futuro […] Además pudimos informarnos que desde hace cinco años aproximadamente se mandó hacer un estudio para la correcta planificación de nuestra ciudad el cual fue encomendado al ingeniero Chacón pero que todo no pasó de hacerse un proyecto para exhibirse en los aparadores.

Que León contara con un plano regulador era necesidad compartida con las ciudades mexicanas que, iniciado un periodo de expansión intensiva, crecían en ausencia de marcos normativos o de planes que ordenaran el sentido de las expansiones, En 1930 se realizó en México el Primer Congreso Nacional de Planificación. Desde entonces se puso en evidencia la necesidad de que el crecimiento de las ciudades del país contara con reglamentos, leyes y planos reguladores. En ese mismo año, el 12 de julio, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley sobre Planeación General de la República, entre cuyas consideraciones se encuentra la siguiente:

Que entre las manifestaciones del progreso moderno estaba la de alcanzar una vida más cómoda, más higiénica, que buscaba dentro del bienestar individual el interés colectivo, para lograr que toda medida administrativa importante obedeciera a un programa definido basado en el estudio previo del desarrollo ordenado y armónico del país […] manifestándose por la mejor disposición de las grandes ciudades, logrando su embellecimiento, una mejor circulación y la distribución racional de sus actividades dentro del área de su posible ensanche. (Ley 1930)

Las principales preocupaciones de entonces se pueden resumir en tres aspectos: primero, lograr que en las ciudades hubiera condiciones de higiene que la vida urbana y el aumento poblacional demandaba; segundo, que contaran con sistemas viales capaces de enlazar las distintas zonas de expansión con los centros históricos, y que el mismo sistema vial respondiera al flujo creciente de circulación vehicular; finalmente, orientar de manera conveniente las distintas actividades urbanas, en zonas diferenciadas, para que el crecimiento no fuera anárquico. Se pensaba que la ciudad que se ordenara con criterios científicos, de orden, tendría mejores posibilidades de progreso.

Pero el camino fue largo y difícil para que León pudiera tener su plano regulador. La crónica de las noticias de las dos décadas posteriores al planteamiento de la necesidad de contar con un plano regulador, en la nota de periódico de 1952, evidencia la dificultad de llevarlo a cabo.

Intentos por “ensanchar” las calles a través de proyectos específicos, o de implementar la política de “alineamientos” fueron las evidencias en la época, de la necesidad de lograr que León contara con un plano regulador. El 25 de noviembre de 1958, casi nueve años después, en el Heraldo de León se publicó, bajo el encabezado PLANO REGULADOR PARA LEÓN EN 1959 una nota con este contenido:

El actual ayuntamiento no ha descuidado ni por un solo momento el levantamiento del Plano Regulador, máxime que conforme pasa el tiempo se crean complejos y mayores problemas por causa de una adecuada planificación (sic) […] (el plano) […] quedará técnica y científicamente levantado por la Dirección General de Planeación de la Secretaría de Comunicaciones. El departamento de vía pública, anticipándose a las características del plano regulador, ha venido exigiendo que las nuevas construcciones que se levante de lo largo de estas avenidas se sujeten a los nuevos alineamientos, pero se considera que esto no es suficiente para darles la amplitud que requieren […]

En 1959 El Sol de León muestra el estado de avance del proceso. El 13 de agosto publica: El Ayuntamiento tratará lo del Plano Regulador; el 13 de octubre dice una nueva nota: El Ayuntamiento cooperará con los gastos del Plano Regulador. Se reunirá el alcalde con el Comité de Planificación local; el 1 de enero de 1960, el mismo periódico anota al dar cuenta de lo mencionado en el 2º. Informe del presidente municipal: […] la ciudad de León confronta el problema de insuficiencia presupuestaria ante las necesidades que tiene. Su configuración estructural urbana, el acelerado crecimiento de su población […] demandan de mejores y mayores servicios públicos.

El 8 de marzo de 1960 se puede leer la siguiente nota: Todos los sectores sociales se adhieren a la idea de crear un Consejo de Planeación en León. El 16 de mayo de ese año se habla (Sol de León) de que Este mismo año se levantará la esperada planificación urbana, el Gobierno federal se encargará del trabajo, según lo prometió el Gobernador del Estado […] para que posteriormente, el 29 del mismo mes, se tuviera la noticia de que Se pospone la integración del Consejo local de Planeación. El 1 de junio, ante las noticias que circularon por esos días de que las autoridades municipales se disponían a ampliar algunas calles del centro, como la Díaz Mirón y Reforma, apareció la noticia:

LA CÁMARA DE LA PROPIEDAD EXIGE PLANO REGULADOR.

[…] antes de proceder a generalizar la ampliación de calles y avenidas mediante derrumbes parciales, se acelere el levantamiento del Plano Regulador, pues éste es precisamente la base sobre la cual hay que partir para ordenar alineamientos y ampliaciones de arterias.

Nuestros informantes recordaron que en el anteproyecto del Plano Regulador del arquitecto Manuel Chacón se fijaba una amplitud de 40.00 m. para la av. Madero […] Pues bien, si el Plano Regulador que al parecer va a levantar la Secretaría de Patrimonio Nacional prevalece igual criterio, entonces las alineaciones que se están ejecutando actualmente en dicha arteria tendrían que ser objeto de importantes modificaciones […]

El 6 de junio los leoneses pueden leer en el Sol de León la noticia de que Están por llegar los técnicos que levantarán el Plano Regulador […] en tres o cuatro días más estarán los técnicos […] cuya obra ha sido un anhelo muy viejo de los leoneses, quienes con tal levantamiento podrán organizar y zonificar el desarrollo urbano […], para ampliar el día 13 diciendo que […] mientras tanto, se ha suspendido la planeación de nuevas ampliaciones de calles […]

Ya para noviembre del mismo año se dice: El plano regulador estará listo hasta el año próximo, y se plantea la pregunta: ¿Será simple promesa lo del Plano Regulador? (Sol de León, 30 noviembre y 23 diciembre). El 28 de noviembre se publicó en el mismo periódico la siguiente nota:

OTRA VEZ AL CESTO EL PLANO REGULADOR

Ni Comisión de Estudio se Integró (sic)

Escaso interés en el proyecto

Parece que se esfuman las esperanzas de que dentro del año próximo se haga el levantamiento del Plano Regulador, pues el Comité de Planificación no se ha reunido en muchas semanas ni mucho menos se ha integrado el Consejo Técnico que será quien estudie los diversos proyectos que se han presentado o en su caso él deberá tener a su cargo los trabajos técnicos del aludido levantamiento.

El alcalde Ireneo Durán ha expresado sus deseos de dejar terminado el Plano Regulador antes que expire la administración que preside, pero según van las cosas se considera improbable…

Llegó la década de los sesenta y León seguía careciendo de un plan de desarrollo urbano. En 1963 iniciarían las obras del actual bulevar Adolfo López Mateos, inaugurado el 11 de junio de 1964. Su inauguración dio lugar a notas como las siguientes: El boulevard es factor decisivo en el progreso de León, o B.A.L.M. es una viva expresión del León Moderno (El Heraldo, 11 y 13 de junio). El mismo periódico publicaba El 17 de junio, una vez pasada la euforia de la inauguración: El Plano Regulador, solución a graves problemas urbanísticos, la ciudad de León no podrá resolver en forma integral sus problemas urbanos si continúa careciendo de un plano regulador […] En 1967 persistía la noticia:

León tendrá su Plano regulador. Paso trascendental para ordenar el rápido crecimiento citadino.

En forma gratuita y como una cooperación con las autoridades municipales, el Colegio de Arquitectos e ingenieros de León A.C., ha ofrecido a la Presidencia que sin costo alguno. Los miembros de este organismo se abocarán al levantamiento del proyecto del Plano Regulador de la Ciudad, el que se considera indispensable para el correcto y técnico desenvolvimiento de la ciudad. (Sol de León 24 enero)

La historia de la planeación urbana y los esfuerzos por realizarla es interesante en el caso de León. En los primeros años de la década de los setenta se realizaron los primeros trabajos formales a partir de técnicos locales, como antecedentes que culminaron en el primer Plan Director de Desarrollo Urbano de León, trabajos que serán comentados en una siguiente entrega. Aquí se ha mencionado el Plano Regulador de Manuel Chacón, que se habría realizado hacia 1947. En la mapoteca del Archivo Histórico de León Vicente González del Castillo se encuentra una interpretación de este plano, dibujada sobre una copia heliográfica; sin embargo, conocer ese plano regulador en la versión original de Manuel Chacón tiene gran importancia para la historia urbana de la ciudad. Es un documento que forma parte de los planos reguladores que en la época realizaron en el país los primeros urbanistas mexicanos, entre ellos el arquitecto Manuel Chacón.

En la Bienal Territorios en Movimiento, organizada desde la comunidad académica de la División de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de Guanajuato, Campus León, que se realizará del 17 al 19 de noviembre del 2021, este colaborador presentará un trabajo sobre el Plano Regulador de Manuel Chacón, y la versión original del plano, documento importante en los esfuerzos de planeación de León, considerado en su momento como un trabajo que […] no pasó de hacerse un proyecto para exhibirse en los aparadores […], como se anotó más arriba, pero que es un documento de alto valor para la historia urbana de León, y la del urbanismo en México.

[Ir al artículo anterior de esta serie, El clamor de los leoneses: ¡agua!]

 

Comentarios