Roald Dahl: humor sombrío para todas las edades