Es Lo Cotidiano

Andamos en Catar • Día seis: Empates a conveniencia y una despedida • Fernando Cuevas

“Un triunfo esperado y otro no tanto…”
052E2ABC-410B-4079-8EF9-695ACC83A568
Gales vs. Irán
Andamos en Catar • Día seis: Empates a conveniencia y una despedida • Fernando Cuevas

Un triunfo esperado y otro no tanto, convivieron con un par de empates en el sexto día de la competencia, ya con el primer eliminado matemático que, curiosamente, resulta ser el dueño de la casa que tendrá que aguantar a los invitados viéndolos desde el sillón de la sala.

SABER REPONERSE

Después de recibir una goleada, el conjunto de Irán se paró en el campo con mucho mayor orden, como habiendo aprendido de la vivencia reciente. Si bien Gales, su rival en la segunda jornada, no estaba a la altura del cuadro inglés (hasta en las selecciones del Reino Unido hay sus diferencias), podría complicarle el partido si conseguía un gol tempranero, que estuvo cerca de caer pasados los diez minutos pero el arquero iraní reaccionó a tiempo. Después fue el equipo asiático el que empezó a dominar los espacios e incluso anotó pero en posición fuera de juego. Sobre el término de la primera parte, tuvieron otra llegada que no pudo ser rematada en forma y que fue contestada por una más de los galeses pero sin consecuencias. 

La segunda parte arrancó con una escapada iraní que terminó con sendos disparos a los palos, en el mismo desarrollo de la jugada que incluso exigió al portero en un contrarremate de cabeza, avisando desde temprano que buscarían el triunfo como única forma de mantener la esperanza de seguir vivos en el certamen. Otro disparo rasante que salvó el arquero Hennesseyfue su última intervención, dado que salió expulsado al 84’ por una dura patada involuntaria. Tras otro tiro que pasó rozando el poste, el partido entró a la zona de compensación y cuando todo parecía que terminaría sin goles, apareció Rouzbeh Cheshmi al98’ para lanzar certero disparo que provocó el revuelo de los aficionados iraníes, reforzado por otro tanto de Ramin Rezaihanal 101’: fiesta iraní en la que ojalá participen mujeres vestidas como quieran.

LAS VISITAS TIENEN SUEÑO

El anfitrión Catar regresó al campo de juego para su segundo partido, después de decepcionar a propios y extraños en la inauguración del certamen, donde perdieron sin mucho que llevar a casa y sin generar algún tipo de resistencia frente a su rival. Ligera pero insuficiente mejoría para poder superar al cuadro de Senegal, equipo que mereció mejor suerte en su debut y que ahora arrancó también en plan ofensivo, generando dos o tres jugadas de peligro durante la primera mitad contra un arribo de los de casa que terminó en dudoso derribo dentro del área que no ameritó penal. Y ya en la recta final, un feo equívoco dentro del área catarí le dejó la pelota en bandeja a Dia para que llegara con seguridad e inaugurar el marcador a favor de los africanos.

Para la segunda mitad, los senegaleses salieron al frente sin decir agua va y muy pronto encontraron su recompensa. Diedhiou se aisló en el área a segundo poste y remató con la cabeza un servicio preciso para colocar la pelota fuera del alcance del portero Barsham, responsable ahora de la portería dado que el entrenador español decidió sacar a Al Sheeb tras su actuación previa. Con dos en contra, los anfitriones reaccionaron bien y nos regalaron sus mejores minutos. Ahora sí se agigantó la figura de Mendy, el arquero senegalés del Chelsea, deteniendo varios embates y revoloteando por toda su portería hasta que Muntari anotó el descuento con certero cabezazo al 78’. Había tiempo, ganas y fútbol para empatar, pero seis minutos después, Dieng acabó con la ilusión anotando el tercero de un Senegal que había bajado demasiado el ritmo de juego.

EMPATE PROVECHOSO

En partido de ganadores, Ecuador y Países Bajos se encontraron en la segunda jornada. Los primeros no fueron muy amables con el anfitrión y los segundos sacaron un triunfo apenitas. Muy pronto, esta nueva naranja no siempre tan mecánica se puso en ventaja con un bombazo de Gakpo cuandoapenas corrían cinco minutos de partido. Un golpe durísimo para cualquier planteamiento previo y para la moral de un equipo. Pero los ecuatorianos procesaron con madurez la desventaja y siguieron en lo suyo, intentando adelantar líneas sin lamentos innecesarios, en tanto de Jong comandaba el centro neerlandés con la confianza de quien conoce su talento. A partir de los veinte minutos, la cancha se fue inclinando hacia la puerta de Noppert y fue Valencia, otra vez, factor clave hacia delante, mandando un par de mensajes con dedicatoria de empate y hacia el final del periodo, estuvo cerca de empatar con un cabezazo que fue desviado a tiro de esquina, del cual se produjo un gol de Estupiñán que fue anulado de manera muy discutible porque Porozo, adelantado, supuestamente estorbó al portero.

Para la segunda mitad, a pesar de la invalidación dudosa y el marcador en contra, los sudamericanos siguieron jugando con disposición y actitud, olvidando la posibilidad de alguna explicable frustración que los paralizara. Recuperación de la pelota en media cancha, pase filtrado, disparo, rebote del portero y Valencia atento para empujar la pelota al 49’ y ahora sí, emparejar el marcador y darse vuelo porque minutos después, Plata dejó una pelota en el travesaño que pudo haber representado la voltereta. Era el momento para la selección del motivador Alfaro de darle la vuelta al marcador pero no se consiguió y el partido entró en ese territorio en el que el empate no es una mala resolución, si bien se pueden lanzar algunos ataques a ver si pega, siempre y cuando no se descuiden atrás. Ambos en posición de clasificarse a la siguiente ronda.

ALIADOS PAREJOS

Después de su imponente actuación, Inglaterra se presentó para su segundo partido frente a Estados Unidos, cuadro sólido que empató pero que merecía más en su debut. Con rodilla al suelo, los Tres Leones intentaron imponer su juego desde el inicio, aunque enfrente tenían a un rival que plantaría cara a lo largo de todo el partido y que incluso los superó en cierto lapsos. Durante el primer cuarto de hora, los inventores de este deporte como hoy lo conocemos, empujaron fuerte contra la puerta de sus aliados y generaron peligro que terminó conjurándose y a partir de ahí, fueron los norteamericanos los que asediaron la puerta inglesa con un disparo que salió por arriba y otro de Pulisic que terminó en el larguero, además de un par de arribos que fueron contestados hacia el final del primer periodo por los de blanco con igual número de llegadas.

El complemento inició otra vez con los norteamericanos lanzando sus esfuerzos para buscar el arco inglés y si bien no conseguían construir jugadas de alto peligro, mantenían presencia a través de tiros de esquina con cierto riesgo y disparos que salían desviados. Intentaban emparejar el trámite los de la isla pero los circuitos no fluían como desearían y las visitas al marco de los de las barras y las estrellas resultaban demasiado tenues como para poder inquietar lo necesario. Fue hacia el final del partido cuando los británicos presionaron con mayor énfasis y Kane tuvo el gol en un remate de cabeza que no encontró feliz destino. El fantasma de aquel 1-0 en el Mundial de 1950, cuando EU le ganó a los ingleses que por fin se dignaron a presentarse en la justa, deambuló por el partido pero sin incidir en el resultado, aunque sí en el trámite general, que terminó inclinándose hacia los de América.

Comentarios