Es lo Cotidiano

Sobre estaciones y desvelos

10312579_10204157110470987_5950038755203240799_n
Sobre estaciones y desvelos

Los enterados aseguran que ya llegó, a ratos chipichipea, por momentos se oculta en su pereza de jacaranda y mañana quién sabe qué maravillas ofrezca. Por lo pronto, esta primavera regaló a Tachas 94 la poesía de tres mujeres a las que por sus obras juzgaremos.

Para empezar, Rosa Murillo continúa desgranando sus Estaciones, puntos de llegada-partida hacia rutas en las que siempre habrá madres e infancias, por ejemplo.

Yara Ortega terminaría lastimada por el dolor de un país casi perdido, pero el lirismo De la abuelitud y sus circunstancias la reinventa para la esperanza.

Leticia Ávila lo explica Sólo así.

Pablo E. Montes continúa con La dignificación del futbolista, reseñando ahora el origen de La  Ley Bosman y el bienestar que ahora implican sus resultados para los deportistas profesionales, a diferencia de la ruina que significó para su impulsor.

Gerardo Mares, en su dominical sección Cine Coliseo, reseña hoy algo que fue ficción pero ahora infecta gran parte de la piel colectiva: Contrabando y traición.

Guillermo Cano Moreno continúa calentando motores de su sección Frente al tablero, refiriéndose ahora –cómo no- a El ajedrez, juego peligroso.

Jaime Panqueva, a fin de cuentas –o para un afortunado inicio- trata hoy en su Guía de lectura sobre la obra de EugenioTrueba, Cuentos completos.

El desvelo será necesario prolongarlo.