Es lo Cotidiano

De damas y Ah Um

De damas y Ah Um

Todos se tomaron en serio la conmemoración y Tachas 152 es el afortunado sitio de tan jazzeadas letras.

Javier Morales i García ha puesto en cada poste de la cuadra los carteles que celebran a Fine and mellow, y nosotros participamos escuchando a Lester y Bille.

Esteban Cisneros toma en serio su Charles Mingus personal, y mire-lea-escúchese diciendo lo que resulta.

Héctor Gómez Vargas, en recuento de un jazzero aficionado –aunque hablando del cine de éste-,  se despacha una Sopa de ganso.

Rafael Cisneros reconoce que Tolkien no fue Anders Österling en cierto momento, pero eso no logra justificar juicios Sin lugar para los débiles.

Andrés Baldíos acomete un recuento De los primeros peldaños y la minificción se manifiesta.

Asterión –el cómic- lanza el desafío de su página 9, y compadecido él –¿o será su autor?- entrega hoy una de esas escasas acotaciones para acompañar su polisemia.

Luz de Lourdes Gutiérrez tira ciertas Líneas que en la brevedad de su texto pudieran mutar del paralelismo al estruendoso cruce. Determine usted.

Sergio Urbina pone hoy la poesía para contar sobre Sus ojos, mis faros.

Daniela Aguilar sigue mostrando en su Diario de una millenial musicómana y nostálgica que lo de menos es el orden secuencial entre el recuerdo y los motivos.

Dante Alejandro Velázquez explora la espesura de La desgracia ajena, ahora tocando cierto Valle de lágrimas.

C. D. Rose abre hoy su Diccionario Biográfico del Fracaso Literario en la página correspondiente a Charles Hébé, siempre iluminado por la linterna traductora de José Luis Justes Amador.

Giselle Ruiz halla motivos para el sobresalto en su dormir sola. Para conocerlos, revise usted el manual en su entrega de hoy, Qué estás pensando.

Y Jaime Panqueva dedica su Guía de lectura a un tema obligado pero no tanto: Poemas para niños, en libros de Max Santoyo y Rodrigo Pámanes.

Sin remedio, a jazzear.

[Ir a la portada de Tachas 152]