Es lo Cotidiano

Sobre The Who, Sell Out

Ric Menck

The Who, Sell Out, portada
The Who, Sell Out, portada
Sobre The Who, Sell Out

El disco The Who Sell Out cumple 50 años este 15 de diciembre de 2017, uno de los tantos que llega a esa edad. Pero esa no es la cuestión, sino la calidad de todos estos discos que llegan al medio siglo. ¿Qué sucedía en esas épocas? Para hablar de Sell Out reclutamos en exclusiva a Ric Menck, un músico legendario que habla con toda autoridad y en exclusiva primera persona. Adelante, Ric:

Sell Out fue el primer disco de los Who que compré, y uno de los primeros álbumes que compré con mi propio dinero. Tenía once o doce años entonces. Tenía tal vez unos veinte discos en mi colección.

Siendo honesto, había escuchado algunas canciones de los Who antes de comprar este disco, pero lo que me atraía de ellos era su leyenda. Es decir, eran uno de esos grupos de los que hablaban mis amigos y se les caía la baba. Y en esos días yo sólo escuchaba y trataba de absorber lo más posible de los chicos de la escuela que sabían de qué iba aquello (todos ellos tenían hermanos mayores).

En mis primeros días de comprar discos solía adquirir álbumes basado sólo en las portadas. Es obvio que no podía escuchar pedazos del disco en línea y mi conocimiento era limitado, así que me iba por puro instinto. Amé la portada de Sell Out en el instante en que la vi. Me atrajeron los colores, el concepto y, sobre todo, el humor.

Tomé el disco para verlo bien y ya no lo devolví al estante. La primera vez que lo escuché fue una experiencia abrumadora. El lado uno, particularmente, me voló la cabeza. El hecho de que todas las canciones estuviesen conectadas por “comerciales” parecía algo escandaloso para mi mente preadolescente. Además, yo esperaba un rock ruidoso y duro como en sus singles más recientes (“The Seeker”, “I’m Free”, “Join Together”) pero esto era diferente. Con la excepción de “I Can See For Miles”, todo estaba mucho más comedido que lo que yo esperaba, y en muchos casos la música sonaba bonita.

Con mis prejuicios hechos añicos, aprendí una lección fácil de cómo abordar todas las siguientes compras de discos: con una mente abierta. Sería increíblemente difícil convencerme de que este no es un disco pop perfecto. Es, en definitiva, uno de mis diez discos favoritos en mi vida. Y para ser más claros, la versión que compré aquel día era en monoaural; yo no sabía, pero es una mezcla totalmente distinta a la más conocida en estéreo. La versión en monoaural es la que está incrustada en mi cerebro.

Así es como pasó.

***
Ric Menck (Champaign, Illinois) es músico. Militó con Velvet Crush, banda de culto dentro del mundillo power pop. Su biografía podría detenerse allí y ser asombrosa, pero no basta. Ha tocado también con The Springfields, Choo Choo Train y Matthew Sweet, girado por todos lados, escrito sobre música y está actualmente muy activo para contrarrestar la ola de estulticia que ve en el mundo.

La traducción es de Esteban Cisneros.

[Ir a la portada de Tachas 236]