Es lo Cotidiano

EL HOMBRO DE ORIÓN

El hombro de Orión • Birdemic: una puerta al inframundo • Juan Ramón V. Mora

Juan Ramón V. Mora

Juan Ramón V. Mora
Tachas 403
El hombro de Orión • Birdemic: una puerta al inframundo • Juan Ramón V. Mora


Antes de empezar con Birdemic tengo que hacer una distinción fundamental. Hay muchos ejemplos de basura repugnante en el cine. Yo mismo tengo predilección por la basura nacional: Zapata, el sueño del héroe (Arau, 2004), Cañitas (Presencia) (Estrada, 2007), Paradas continuas (Loza, 2009). También recuerdo con horror cosas como Son of the mask (Guterman, 2005), Book of Shadows: Blair Witch 2 (Berlinger, 2000), Catwoman (Pitof, 2004) o las carreras de Adam Sandler y Rob Schneider. Son películas que me molestan mucho, pero el caso de Birdemic es muy diferente. No sé qué es exactamente lo que me provocó. Todo se mezcla en un torbellino inexpresable que sólo me atrevo a equiparar con una epifanía sacrílega.

El director de Birdemic, James Nguyen, es un exiliado vietnamita que utilizó 10,000 dólares y fines de semana para realizar su obra soñada durante cuatro años. Su entusiasmo y tesón nos recuerdan al legendario Ed Wood, pero incluso esa comparación es insuficiente. Ed Wood tenía ciertas cualidades redentoras, un encanto camp inimitable, mientras que Birdemic falla en todo lo falible, llevando la ineptitud hasta los bordes mismos de la cordura.

La secuencia inicial establece el tono del filme. Son tomas de una carretera californiana enmarcadas con una tonada sintética que se repite sin descanso. Digo que establece el tono porque provee el primer ejemplo de lo que será una característica fundamental de Birdemic: cada toma sin sentido, cada secuencia estúpida, cada mala idea, se prolonga justo lo necesario para que uno se cuestione si lo que está sucediendo ante nuestros ojos es real o se trata de una alucinación inducida por alguna perversa inteligencia alienígena interesada en probar los límites de la conciencia humana. Hablando de alienígenas, cabe mencionar que uno de los objetivos es difundir un insípido mensaje ecologista muy parecido al que nuestros amigos interestelares nos traen cuando tienen la gentileza de visitar el planeta. Ya saben, “sean buenos con el ambiente o esperen lo peor. Paz y amor”. Pero el apocalipsis de Birdemic no va por el rumbo del desabasto de agua potable, las guerras petroleras o el calentamiento global inminente.

En esta obra visionaria la verdadera amenaza son bandadas de pájaros-kamikaze que secretan orina ácida y se precipitan sobre las ciudades haciendo ruidos de avioneta. Dicha amenaza no aparece sino hasta la mitad del metraje, cuando ya tuvimos que soportar 45 minutos de locura inconducente y una supuesta historia de amor que parece escrita —insisto- por un alienígena que jamás ha tenido una cita con nada parecido a un ser humano ni tiene idea de cómo se comporta nuestra especie.

Birdemic se resiste a las descripciones. Es algo que debe ser padecido de primera mano para experimentar todo su poder. Si están en busca de experiencias al límite y retos serios para su espíritu, les recomiendo que no pierdan el tiempo y contemplen esta puerta al inframundo.




***
Juan Ramón V. Mora (León, 1989) es venerador felino, escritor, editor, traductor y crítico de cine. Ganó la categoría Cuento Corto de los Premios de Literatura León 2016 y fue coordinador editorial en la edición XXII del Festival Internacional de Cine Guanajuato. Escribe sobre cine en su blog El hombro de Orión.


[Ir a la portada de Tachas 403]